sábado, 24 de octubre de 2009

El trabajador holístico :Yoga y metegol en la oficina


En el año 1997 realicé en la Universidad Argentina de la Empresa un curso que se denominó ENCAUZANDO POSITIVAMENTE EL ESTRES EN LAS EMPRESAS .¿Qué me llevó hace 12 años a investigar estos temas? Fué la certeza que la dualidad de la que habla el Yoga ,con la cual miramos al mundo y nuestra vida ,era la misma que hacía que tuviéramos dos vidas una en el trabajo y otra fuera de él generando dos espacios y dos tiempos irrenconciliables
Siempre pensé que la mejor definición tanto del yoga como de la meditación era "son las técnicas que nos permiten , volver a casa, encontrarnos con lo que mas queremos , con la paz ,con un nido cálido y que esa casa , ese nido y esa paz están dentro nuestro".
El curso no hizo mas que confirmar mis creencias, por supuesto que dada la orientación de la universidad el programa estaba sesgado por una mirada economicista , es decir estudiar como el estrés afectaba la vida de la organización y la productividad de los trabajadores.
Doce años después estos temas ocupan espacios centrales en los diarios como en la nota del periódico La Nación que transcribo a continuación.
Son sólo los primeros pasos en la revalorización de aquellas técnicas que siempre tuvieron a la salud física-psiquica-emocional del ser humano como una prioridad .No ha de faltar mucho en términos históricos para que la visión holística del hombre abarque todas sus actividades.

Adriana Paoletta



Desde hace un tiempo, algunas empresas en Buenos Aires incorporaron espacios para la distensión: yoga, metegol, masajes, clases de baile, son algunas de las opciones
¿Jugar al ping pong o al metegol, hacer yoga en la oficina? ¿Y con el visto bueno del jefe? Bueno, ahora no sólo es posible, si no hasta recomendable, a juzgar por una tendencia que se impone en muchos lugares de trabajo en Estados Unidos y Europa, y que también se asoma ya por Buenos Aires.

Compañías como Google, el gigante de Internet, y la desarrolladora de software Globant ya cuentan en sus oficinas con lugares para el ocio y la recreación, con el objeto de que sus empleados puedan distenderse y jugar en el mismo lugar de trabajo. ¿El objetivo?: que el sitio de tareas sea lo más amigable posible, que haga que el empleado se sienta cómodo, casi tan bien o mejor que como en casa.
Esos espacios de distensión pueden ser desde una palestra para escalar, una sala de música para tocar la guitarra, el bajo o la batería, o una Wii para disputar un partido de tenis virtual con un compañero.
Video: ¿Metegol y yoga en la oficina?




"Está demostrado que este tipo de espacios hace que la gente trabaje mejor predispuesta y eso aumenta la productividad", afirma el arquitecto Víctor Feingold, presidente de la empresa Contract, que diseña oficinas con áreas dedicadas al esparcimiento del personal. Feingold señala que hasta no hace mucho los directores de las compañías pedían que el lugar donde se tomaba café fuera pequeño e incómodo, para que los empleados no se demoraran demasiado allí.

Ahora ocurre todo lo contrario. "Ese sector se hizo más cómodo porque se lo considera no tanto como un lugar de ocio, sino de sinergias, de colaboración entre la gente, de encuentro. Y la empresa de hoy promueve eso. Puede ocurrir en el lugar donde se obtiene el café o la comida o en otro, depende del rubro de la empresa. También puede haber playrooms, lugares para dormir la siesta, y hasta hemos hecho algunas salas para masajes", explica Feingold.
La tendencia, eso sí, parece más firme en aquellas compañías que tienen a la creatividad como el motor principal de su actividad.
Sin embargo, hay quienes no están tan convencidos de los beneficios de esta nueva moda. Para la psicóloga Ximena Pensado, esta clase de espacios no hace más que "crear una ilusión", porque el empleado hace todo dentro del mismo lugar. "Estando ahí, tiene pautado el ocio, y en ese sentido, sería mucho menos esnob una empresa común y corriente, donde uno termina de trabajar y es dueño de decidir qué tiene ganas de hacer".
Si bien aclara que esos lugares no son nocivos, los compara con tener una casa en la costa atlántica. "A uno no le queda más remedio que veranear ahí todos los años", dice Pensado. Al hacer todo sin cambiar de entorno, para el empleado "nunca se corta la relación de trabajo".
Otra tendencia actual en las empresas para hacer que su personal tenga un momento de distensión es contratar servicios de masajes, stretching o yoga para su personal, que se realizan en la misma oficina. La debacle económica que vivió el país entre 2001 y 2002 tuvo no sólo un impacto fulminante en los bolsillos de los argentinos. También afectó su salud, incluso en los más jóvenes. El temor y la inestabilidad laboral hicieron estragos.
Hemos visto mucha más gente con estrés, hipertensión, úlceras y hasta
ataques de pánico. Los masajes y el yoga ayudan a liberar las tensiones",
señalaViviana Kello, fundadora y directora de Matwork una de las muchas
empresas que ofrecen este tipo de servicios.
Los masajes y el yoga han resultado muy efectivos en los casos de empleados de sectores dispares, desde entidades bancarias o compañías petroleras hasta los call centers. En este último caso, la gran exigencia laboral por la atención que exige la tarea hace que los que trabajan allí permanezcan en general por períodos cortos y luego deban ser reemplazados

Un caso curioso es el de Julio Aguirre, quien puede afirmar que ha estado "de los dos lados del mostrador". Luego de pasar por gerencias de compañías de construcción, siderurgia e hidroeléctricas, decidió crear una PYME para ofrecer un servicio de yoga, que difunde desde su página web "Uno empieza a somatizar por todos lados. El cuerpo se ve afectado por cuestiones externas. Puede sufrir insomnio, jaqueca, mal humor. Se alimenta mal. No descansa adecuadamente. Yo era un prototipo de todo esto hasta que incorporé el yoga a mi vida profesional", señala. Los beneficios alcanzados lo convencieron para que creara un servicio de yoga para ejecutivos y personal jerarquizado.
En los últimos tiempos han aparecido también otros servicios que incluyen la enseñanza de técnicas para mejorar la postura corporal o de relajación, ejercicios respiratorios o la incorporación de hábitos de salud en la vida cotidiana. Todo para completar una batería de opciones para ponerse nuevamente a punto y retomar la tarea estando cero kilómetro. Y si eso implica jugar un partido de metegol o recibir un masaje reparador, pocos se atreverían a decir que no.




Video: oficinas con lugar de esparcimiento
ENCUESTA SOBRE LO QUE PREFERIRIA HACER PARA RELAJARSE EN LA OFICINA



NOTA,VIDEOS Y FOTOS EXTRAÍDOS DEL DIARIO LA NACIÓN

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Creativa, tu nota Adri. Como siempre. Qué bueno, q tb los docentes antes de dar clases se armonicen y/o mediten para poder trasladar más armonía y Amor a sus clases, no sólo conocimientos. ABRAZOS DE LUZ. GRA

Adriana Paoletta dijo...

GRA:
Sería tan importante lo que sugerís!!! Si los docentes aprendieran estas técnicas y fueran vehículos en su enseñanza....Creo que una vez que formásemos una generación de niños que se apropiaran de éstas enseñanzas y las vivieran como un derecho es seguro que viviríamos un cambio increíble en la calidad de vida.
Un abrazo de luz y un feliz fin de semana.