Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2018

La belleza del alma según San Agustín

¡Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, 
tarde te amé!  El caso es que tú estabas dentro de mí y yo fuera.  Y fuera te andaba buscando y, como un engendro de fealdad, me abalanzaba sobre la belleza de tus criaturas.
 Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.


San Agustin.