martes, 9 de octubre de 2018

Somos esclavos de nuestros pensamientos. Matthieu Ricard



El monje budista y escritor Matthieu Ricard participó del ciclo Conversaciones en LA NACION y contó cómo es su vida en los Himalayas donde reside hace 50 años, habló de la espiritualidad y del budismo como filosofías de vida.
"El budismo es una ciencia empírica, pragmática, que viene antes de la psicología", señaló Ricard y remarcó que con el amor altruista se produce una "activación cerebral de gran intensidad".
Para Ricard es importante que los pensamientos no se multipliquen inútilmente y subrayó: "Las emociones destructivas causan sufrimiento a los otros y a nosotros mismos".
Además, el escritor hizo hincapié en la necesidad de transmitir métodos para ser mejores personas desde la escolaridad. "Hay una carencia en la educación de las cualidades humanas", sostuvo.
Audio de la entrevista a Matthieu Ricard. 

martes, 2 de octubre de 2018

La sanación de nuestra biografía energética

No sabemos que al iniciar un camino espiritual,el relato interno que es nuestra historia , está atravesado por conmovedoras historias de amor, de una sencillez y una calidez extraordinarias.

La imagen puede contener: Adriana Paoletta, sonriendo, texto
Cada uno de nosotros se va transformando lentamente en el símbolo de una búsqueda espiritual sin tregua. Sin renunciar a nuestra esencia,nos entregamos a la vida que nos toca juntos.

La imagen puede contener: 6 personas, incluido Adriana Paoletta, personas sonriendo, personas de pie, calzado e interior

Habrá mucho por comprender de nuestra historia. Nuestro desafío de luchar con la enfermedad y la muerte, la oscuridad de nuestras pasiones y batallas.

La imagen puede contener: 4 personas, incluido Eduardo Seoane, personas sonriendo
Nuestro método terapéutico psiconeuroemocional te permite vivir en un “ mundo lleno de significados”, en total coherencia y en un honesto intento de armonía con tus convicciones más profundas.
Te propongo un viaje lleno de belleza y sutileza , de a ratos insospechada, para abrazar la dimensión espiritual humana.


Lic. Adriana Paoletta
www.taitoku.com.ar 

consultas@taitoku.com.ar

miércoles, 28 de marzo de 2018

Mi diario de meditación

No hay texto alternativo automático disponible.



Llevar un diario de nuestra práctica de meditación es una tarea muy creativa y reveladora.📒
Encender siempre una velita para🕯para iluminar el espacio interno y alejar toda oscuridad.
Me gusta esta alfombrita de piel en tonos nude que abriga y suaviza la tensión en los pies.🤗Y por supuesto no puede faltar mi banquito de meditación de inspiración teresiana. Gracias Santa Teresa por crearlo!!!!🤷‍♀️🙏para que nuestra espalda sea una pluma y podamos seguir el vuelo de la respiración en busca de nuestro corazón espiritual👃.

Que tengan una hermosa práctica contemplativa y puedan brillar como un diamante (Vajrasana)💎y preparar nuestra alma para recibir a Dios en nuestro hogar.

#profesoradodemeditacion #yoga#meditacioncontemplativa #tradicionessagradas#semanasanta #meditation #bancodemeditacion#vajrasana #pascuas #easter #taitoku#meditaciónbudista
#meditationdiary

lunes, 26 de marzo de 2018

¿Por qué meditar puede ser peligroso para tu salud?



¿Puede un remedio muy recetado y respaldado causar el efecto opuesto? O quizás, más bien, ese es uno de los efectos posibles y tenemos que contemplarlo.

 ¿Estás sentado cómodamente? Cierra tus ojos. Tómate unos minutos para calmarte. Cuando estés listo, préstale atención a tu respiración. Simplemente observa cómo el aire viaja dentro y fuera de tu cuerpo, mientras inhalas y exhalas. Si tu mente vaga, como lo hará, sólo percibe el pensamiento, pero descártalo delicadamente, y vuelve a concentrar tu atención en la respiración. A medida que haces esto, tu atención se enfoca en el momento presente, tu mente se calma por sí sola y el estrés y la ansiedad se reducen. Si haces eso periódicamente, vas a lograr una mayor concentración, creatividad, tranquilidad y bienestar, además de mejores relaciones. O al menos eso es lo que se asegura. 

 La meditación mindfulness o conciencia o atención plena se ha extendido ampliamente, y no sólo entre los místicos orientales, hippies occidentales y sanadores alternativos. Se ha convertido en algo que tu médico de cabecera podría sugerir. Hasta hay aplicaciones online que te ayudan practicarla. Se afirma que es eficaz como tratamiento para enfermedades mentales, pero que también es algo de lo que cualquier persona puede beneficiarse, incluso aquellas que están bien. Al fin y al cabo, sentarse en silencio y respirar no nos puede hacer ningún daño... 

 Limítate a respirar... ¿O sí? Eso es lo que Suzanne (no es su nombre real), una francesa de 20 años, pensó. Hace poco más de un año, decidió ir a un retiro de meditación en silencio en Manchester, Reino Unido. El plan de meditación era bastante intenso: 10 días seguidos; estaba prohibido hablar o hacer contacto visual con otras persones, incluso cuando terminaban las sesiones diarias. 

 Hay cursos muy intensivos, pero otros lo practican con menos tezón y lo incluyen en la vida diaria. Todo estuvo bien hasta el séptimo día, cuando tuvo un ataque de pánico. "Sentí como si mi cerebro hubiera explotado", me contó. Y agregó: "Me sentí como si estuviera completamente separada de mi propio cuerpo". Acudió a buscar la ayuda de sus profesores, pero le dijeron que continuara meditando. Al final del curso, volvió, con dificultad, a Francia, donde efectivamente se derrumbó en la casa de su madre. "Traté de seguir adelante con mi vida, pero fue imposible. No podía salir de la cama, no podía comer. Estaba teniendo síntomas de terror y pánico. Tenía mucho miedo y tuve 'despersonalización' -eso es, básicamente, cuando uno se mira en el espejo y no es capaz de reconocerse- y "desrealización", que es cuando se mira el mundo y parece irreal". 

Mirarse y no reconocerse: una experiencia aterradora. Suzanne ingresó en un hospital psiquiátrico donde le dieron medicación antipsicótica. Un año más tarde, todavía la toma. Dice que se siente mucho mejor, pero, "todavía tengo un largo camino por recorrer". "Ni buenas ni malas" El caso de Suzanne es extremo, pero quizás no tan inusual como se podría pensar. Hablé con un número de personas que aparentemente estaban en buen estado de salud mental antes de probar la meditación, y que tuvieron graves crisis durante y después de practicarla. El problema no se limita sólo la gente que va a cursos intensos de meditación. Tim Lomas, un psicólogo de Londres, publicó recientemente un artículo académico acerca de los hombres que habían estado haciendo meditación por razones no clínicas. Aunque la mayoría de ellos se beneficiaron de ella, un 25% encontró lo que Lomas llama "dificultades sustanciales", incluyendo "experiencias desafiantes del yo" y una "disolución aterradora de la identidad". A algunos, la atención plena "los hizo conscientes de su angustia, pero incapaces de lidiar con ella, por lo que encontraron que la meditación era no sólo inútil, sino contraproducente". 

Uno de cada cuatro hombres sufrieron de problemas severos de identidad. Lomas no es enemigo de la meditación. De hecho, me dijo que estas experiencias no eran "necesariamente buenas o malas", y que un hombre que al parecer después de la meditación se sentía "cerca de la psicosis" no sólo salió de ella, sino que le pareció "una de las experiencias más transformadoras de su vida". La noche oscura Otro fan de la meditación es Daniel Ingram, un médico de urgencias en Alabama, Estados Unidos, que también dirige un foro de meditación en línea que cuenta con 5.000 miembros. Desde el punto de vista de Ingram, experiencias fuertes producto de la meditación es exactamente lo que uno debe esperar, si se sigue la teoría del budismo Theravada. En esa tradición hay una fase de meditación llamada "surgir y desaparecer", después de lo cual se obtiene la "noche oscura"... y para algunos, la noche oscura es muy oscura.

 Las emociones fuertes son parte de la experiencia, asegura el doctor Ingram. "Para unos cuantos desafortunados, puede ser una depresión bastante extrema, episodios micropsicóticos y depresión psicótica, y puede hacer que la gente llegue al borde del suicidio, y en ocasiones incluso matarse", concede Ingram. "Es realmente sorprendente que la ciencia occidental de alguna manera no haya notado esto. Lo cual es lamentable, teniendo en cuenta el gran número de personas que ahora están meditando en dosis suficientes como para cruzar el surgir y desaparecer", agrega. "¡Debería ver los correos electrónicos que recibo!", exclama Ingram. "Hay un montón de gente sintiéndose así. Y no son sólo las personas que pasaron largo tiempo en retiros de meditación intensas. Sé de muchas personas que han cruzado ese territorio de forma espontánea, incluyendo un número de miembros de la familia. Sé de alguien a quien le dio la crisis cuando iba de regreso a casa de una clase de yoga y destruyó su auto". 

 Atención: en algunos casos, puede causar lo que debe curar. "Todo tipo de gente me llama para decir: 'Acabo de hacer un curso de reducción del estrés basado en la conciencia plena y, de repente, estoy teniendo experiencias locas'". ¿Cree el doctor que esto aumentará a medida que crece el interés por la atención y la mediación plena? "Sí. Yo diría que es casi garantizado". Si uno es parte de una tradición religiosa que tiene un componente de meditación –y muchas lo tienen–, entonces es posible aceptar estas dificultades como parte del camino hacia la iluminación. Pero lo que es curioso es la forma en la que una práctica contemplativa espiritual se ha convertido en un tratamiento casi médico, o incluso una parte de un ambiguo estilo de vida. La meditación tiene el potencial de poner la vida patas arriba. Eso podría ser bueno pero también podría ser mucho más de lo que te esperabas.

miércoles, 28 de febrero de 2018

La belleza del alma según San Agustín

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas de pie, cielo y exterior

¡Tarde te amé, belleza tan antigua y tan nueva, 

tarde te amé!
 El caso es que tú estabas dentro de mí y yo fuera.
 Y fuera te andaba buscando y, como un engendro de fealdad, me abalanzaba sobre la belleza de tus criaturas.

 Tú estabas conmigo, pero yo no estaba contigo.


San Agustin.

sábado, 27 de enero de 2018

El yoga es bueno para la salud pero cuidado con las lesiones

(Getty)
El yoga puede ser la clave para envejecer bien, según un creciente cuerpo de investigación sobre sus beneficios potenciales para el cuerpo y la mente, beneficios que incluyen reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial, aliviar la ansiedad y la depresión, y aliviar el dolor de espalda. Un estudio reciente incluso planteó la posibilidad de cambios positivos en los marcadores biológicos del envejecimiento y el estrés en las personas que hacen yoga.
Así que sorprende que el número de practicantes de yoga en Estados Unidos se haya más que duplicado a 36,7 millones en la última década, con beneficios de salud como la principal razón por la que las personas lo practican, de acuerdo al estudio Yoga in Americarealizado en 2016 en nombre del Yoga Journal y la Yoga Alliance.
Mientras que los entusiastas del yoga, a menudo, se representan como jóvenes y flexibles, la realidad, según el estudio Yoga in Americaes que el 17 por ciento están en sus cincuenta y el 21 por ciento tienen sesenta años o más.
Junto a este aumento de interés ha habido un aumento en las lesiones, particularmente entre los practicantes de mayor edad. "Los participantes de 65 años o más tienen una mayor tasa de lesiones al practicar yoga en comparación con otros grupos de edad", escribieron los investigadores el año pasado en un estudio de casi 30,000 lesiones relacionadas con yoga atendidas en los departamentos de emergencia de los hospitales de Estados Unidos de 2001 a 2014. "Si bien hay muchos beneficios para la salud al practicar yoga, los participantes y aquellos que deseen convertirse en participantes deben consultar con un médico antes de dedicarse a la actividad física y practicar solo bajo la guía de instructores certificados".

(Archivo)
Como terapeuta de yoga que ha enseñado en entornos médicos durante casi 20 años, me resulta angustiosamente común escuchar las experiencias negativas y las lesiones que las personas han sufrido en las clases de yoga. Las historias que relatan mis alumnos sugieren clases que fueron demasiado difíciles para ellos y / o que fueron enseñadas por un instructor inexperto o poco capacitado. Incluso los instructores que están preparados para enseñar a jóvenes capaces, generalmente tienen una comprensión limitada de las consideraciones de seguridad que son esenciales cuando trabajan con personas de mediana edad o mayores y personas con problemas de salud tales como lesiones del manguito de los rotadores, artritis, glaucoma, hipertensión y enfermedad cardíaca.
Afortunadamente, hay un reconocimiento creciente de la importancia de la práctica segura de yoga junto a la profesionalización del campo. Para practicar yoga mientras se reducen los riesgos, aquí hay cinco estrategias para ayudar a los adultos mayores, así como a las personas con problemas de salud, a envejecer bien con el yoga.
1- Comienza donde estás, no donde crees que deberías estar. Si eres nuevo en el yoga, prueba una clase para principiantes, incluso si estás en forma y activo, porque el yoga no se trata solo de lo que haces, sino de cómo lo haces. A diferencia del ejercicio occidental, el enfoque yóguico es equilibrar el esfuerzo con la relajación, lo que puede ser sorprendentemente difícil para muchas personas acostumbradas al énfasis de nuestra cultura en esforzarse, competir y estar "en ello para ganar". De hecho, aprender a no forzarse, apresurarse o ser ambicioso para verse de cierta manera puede ser una de las partes más desafiantes (y terapéuticas) de la práctica. Tómate el tiempo para aprender cómo pasar a una postura en un punto en el que te sientas desafiado pero no forzado.
(iStock)
(iStock)
2- Reconocer que los estilos de yoga varían ampliamente. Las clases de yoga van desde vigorosas y atléticas hasta relajantes y reconstituyentes, con una confusa variedad de híbridos modernos como yoga con cabras y gatitos, y yoga ofrecido en una tabla de paddleboard. Para encontrar una clase diseñada para cuerpos maduros busca "Yoga para mayores de 50" o "Senior Yoga".
Hatha Yoga es el nombre para cualquier tipo de yoga que enseña posturas físicas. Esto significa que prácticamente todas las clases de yoga en el oeste son Hatha YogaPero cuando una clase se comercializa como tal, generalmente significa un enfoque no artificioso para las posturas básicas y la respiración, que puede ser un buen punto de partida. Viniyoga y Kripalu son estilos relativamente suaves que pueden ser apropiados para personas con problemas de salud. El yoga restaurativo implica el uso de soportes (como mantas y bloques de yoga o almohadones) para apuntalar a los estudiantes hacia posturas pasivas que promueven un profundo descanso. Los centros de medicina integral y de bienestar basados en hospitales pueden ofrecer clases diseñadas para personas con dolencias específicas, como cáncer o dolor de espalda.
(iStock)
(iStock)
3- Encuentra un maestro bien entrenado y experimentado. Pregunta a los posibles instructores sobre sus credenciales, cuánto tiempo han enseñado yoga y si han tenido algún tipo de capacitación especial y / o experiencia enseñando a personas mayores. Pide ver una clase para comprobar si es adecuada. Esta una buena forma de evaluar al instructor. Un buen profesor de yoga actuará como guía, ayudando a los estudiantes a explorar qué funciona mejor para ellos mientras intentan cada postura. Para las personas con problemas de salud, puede ser ideal trabajar individualmente con un terapeuta de yoga certificado.
(Archivo)
(Archivo)
4- Habla con tu proveedor de atención médica. Si tienes problemas médicos, obtén orientación sobre precauciones de movimiento específicas. Por ejemplo, se puede aconsejar a las personas con glaucoma que eviten posiciones "cabeza abajo", lo que puede aumentar la presión en el ojo. El yoga caliente puede ser problemático para las personas con enfermedades del corazón porque las altas temperaturas pueden aumentar la carga de trabajo cardíaco. Reconoce, sin embargo, que muchos médicos saben muy poco sobre el yoga y puede suponer que estás planeando ponerte de pie por la cabeza. Dile a tu proveedor que te gustaría probar yoga suave que consiste en movimientos simples, estiramientos y prácticas de respiración.
5- Deja las excusas de que eres muy viejo. No es necesario ser joven, apto o flexible para probar yoga. Si puedes respirar, puedes practicar yoga.
Por Carol Krucoff (Especial para The Washington Post)