miércoles, 24 de septiembre de 2014

Hipocondría. El miedo a la vida y a la muerte puesto en el cuerpo.


relajacion audio_hipocondriacos por AdriPaoletta

 Este audio de relajación está dedicado a todos aquellos que deseen reencontrar la sabiduria puesta en el cuerpo...



Entrevista con la psicóloga valenciana Amparo Belloch Fuster
Los misterios de la hipocondría, la enfermedad del miedo a morir.

Ocurre cuando una persona, con o sin síntomas, teme en forma obsesiva todo mal.

* Es más frecuente entre los hombres

* A veces no consultan por temor a que les confirmen un diagnóstico grave

* Las ideas sobre posibles enfermedades son continuas

Hay personas -aunque no se sabe cuántas- que conviven con un pensamiento permanente: el temor a estar enfermas y a morir inevitablemente por esa causa. Aunque en su cuerpo no haya indicios claros de alguna dolencia, y sean sanos y rozagantes, cada paso dado (o que tal vez no se animan a dar) está atrapado en ese pánico.

El trastorno, cuyo nombre deriva del supuesto órgano del cuerpo donde creían en una época que se originaba -el hipocondrio, que es la zona situada en la región superior y lateral del abdomen-, es por cierto muy antiguo pero aún despierta misterios.

La doctora Amparo Belloch Fuster, catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia, España, hizo de la hipocondría tema central de sus últimas clases en nuestro país, que visitó una vez más invitada por la Fundación Aiglé.

-¿El hipocondríaco es un enfermo imaginario?

-No exactamente. Es alguien que le tiene pánico a la muerte. Una de las situaciones del entorno cotidiano que nos recuerdan que nos vamos a morir son las señales que nos envía nuestro cuerpo y eso, en el hipocondríaco, implica interpretar una manchita o un picor como un indicio inevitable de su finitud. Está todo el tiempo alerta a lo que sufre en su cuerpo.

-¿Es del tipo de persona que siempre va al médico?

-Depende, cuando está muy angustiado puede ir y pedir pruebas y por más que los resultados den bien sigue sintiéndose mal... No suele ser del tipo que consume muchos medicamentos: tiene miedo a los efectos adversos, entonces no se automedica.

-Tiene miedo a todo síntoma...

-En realidad más que miedo a los síntomas tiene miedo a que "eso" que siente realmente sean síntomas. Y a veces no va al médico por miedo a que le confirme que realmente tiene algo.

-¿Y entonces qué siente?

-No siempre síntomas físicos. Hay una confusión entre la hipocondría y el trastorno por somatización. El somatizador es aquella persona que convierte sus miedos y preocupaciones en síntomas físicos: jaquecas, dolores musculares, de espalda o gástricos que como son reales para él los interpreta como enfermedades y recorre consultorios buscando el origen de su mal.

-¿Todos somos somatizadores?

-En algún momento de la vida... Pero no hay ningún síntoma que por sí solo indique enfermedad. También todos podemos tener una hipocondría transitoria, como luego de la muerte de un familiar o un conocido, y pasar un período durante el cual podamos sentir temor a sufrir un problema similar. La hipocondría como trastorno crónico, en cambio, es estar preocupado todo el tiempo por estar enfermo y que eso cause una muerte inevitable.

-¿Expresan ese temor obsesivo?

-Generalmente lo que expresan es que no pueden dejar de pensar en la posibilidad de estar enfermos. Lo fundamental no radica en qué síntomas tiene -puede tenerlos o no-, sino en la rumiación continua, en la cabeza que no para de dar vueltas: y entonces si hago esto a lo mejor me pongo enfermo... mejor que no lo haga ¿y si muero?...

-¿Entre quiénes sucede más?

-En los hombres. Clásicamente se dice que la hipocondría es al hombre lo que la histeria a la mujer. La histeria es un trastorno disociativo: la persona convierte sus conflictos, en este caso en síntomas físicos tremendamente llamativos, y se desmaya de golpe, deja de hablar o se queda ciega, sin una causa orgánica que lo justifique. Hace una conversión a un síntoma físico de un problema psíquico y es más frecuente entre las mujeres. En la hipocondría tampoco hay un problema físico. En cuanto la mayor frecuencia, estamos obteniendo los primeros datos de una investigación que encaramos el doctor Héctor Fernández Alvarez de la Fundación Aiglé, sobre un estudio aplicado en poco más de 200 sujetos y corroboramos la tendencia: los hombres puntúan mucho más.

-¿Qué pasa cuando realmente tiene un problema físico?

-Generalmente, la hipocondría cede. Y como enfermos son muy obedientes. Con una adherencia extrema al tratamiento, no se saltan un régimen ni una pastilla, ni toman nada por iniciativa propia.

-¿Esta enfermedad se hereda?

-No hay datos. Pero la clínica dice que los hipocondríacos tuvieron padres que se preocupaban mucho, que por un resfriadillo no los mandaban al colegio. Y luego, en su vida juvenil, el hipocondríaco es ya aquel que no tomará conductas de riesgo, que será prudente al conducir y no cometerá excesos, entonces la familia suele apoyar sus actitudes, no lo ven mal.

-¿Y cómo son los tratamientos?

-Nosotros trabajamos con terapias cognitivas. Tenemos un programa de 15 sesiones, una vez por semana, de una hora de duración, con el objetivo de que la persona pueda organizar su mundo de manera diferente. Intentamos confrontarlo con sus creencias disfuncionales básicas. Y utilizando distintas técnicas. Por ejemplo, se usa un cuaderno donde la persona va anotando las ideas que lo asaltan, la acción automática que eso suscita, la emoción que genera y el pensamiento. Y luego se trabaja con esos elementos. También proponemos la hora de la preocupación : se le pide que no piense en su temor durante todo el día, pero que sí reserve algunas horas para hacerlo, y hasta cansarse. Y pasa tanto tiempo pensando en su miedo básico que llega a aburrirse. Pero, sin embargo, nada ocurre después, entonces el temor obsesivo va cediendo.

-¿Hay curación?

-No. Este un problema crónico, de larga data, y esto significa que no tiene curación. Buscamos mejorar el componente de la ansiedad por la salud. El objetivo no es que deje de ser hipocondríaco, pero que conviva razonablemente con su problema. Y, en etapas posteriores, animarlo a cosas más riesgosas, pero cuando le haya perdido el miedo a los pensamientos.

Por Gabriela Navarra
De la Redacción de LA NACION

sábado, 20 de septiembre de 2014

Serie para dolor de espalda en niños. Lic. Adriana Paoletta




El sedentarismo en los niños y adolescentes, dificulta el desarrollo óseo normal de la columna vertebral, conlleva la pérdida de fuerza y resistencia muscular y hace que la espalda sea más vulnerable al exceso de carga. De ahí la importancia del ejercicio físico y del yoga, tanto para reducir la influencia negativa de otros factores, sobre todo el excesivo peso de la mochila, como para que se formen las curvaturas normales de la columna: los estudios realizados han demostrado que la rectificación de la columna es más frecuente entre los adolescentes sedentarios.

Debemos diferenciar entre molestia ocasional y dolor y no darle mayor importancia a esas molestias ocasionales que no interfieren en la vida cotidiana de los chicospor el contrario, ante el dolor persistente y si además impide las actividades escolares y deportivas, aconsejamos  acudir al especialista para llegar a un diagnóstico. Para luego realizar un tratamiento para la espalda. 
También refleja un estudio español,que un 37% está mal sentado durante el horario escolar y que el mobiliario tampoco es el adecuado para la estatura actual de nuestros escolares. Inciden en la necesidad de educar en la higiene postural, tanto a la hora de dormir, colchón y almohadas adecuados, como al estar sentados, ante el ordenador, consolas…y adecuar el mobiliario escolar a la talla de cada niño.
En cuanto al polémico tema de las mochilas, concluyen que no hay relación entre el peso de las mochilas y las molestias de espalda, debido al corto espacio de tiempo y distancia que las llevan. Es necesario instruir en el uso correcto de éstas: llevar la mochila en la parte superior de la espalda, centrada con los dos tirantes y que sea adecuada a la talla del niño; si no es así es posible que puedan producir molestias.
 Hay que fortalecer la espalda del escolar y no ablandarla.
Sin embargo, por consenso, la comunidad científica internacional recomienda que la carga que el niño transporte no exceda el 10% de su peso corporal. Y también hay acuerdo unánime en que la mejor prevención es fomentar el ejercicio físico desde la infancia, es necesario potenciar la tonificación muscular del niño con la práctica deportiva y ejercicios de organizacion postural como llevamos a cabo en al Escuela Taitoku.
Tips para la espalda.
La Lic. Paoletta, especialista en Crianza y Yoga terapéutico para padres e hijos te aconseja lo siguiente:
  • Fortalecer extensores de la columna con posturas como natarajasana, el danzarín. Haciéndolo de  dos es mas sencillo.




  • Trabajar con elementos de ayuda te permite fortalecer el trapecio, como elevador  de hombros y evitar sobre cargas en la columna.


  •  Posturas laterales como el triángulo, Trikonasana, ayuda a estirar los laterales de los ligamentos vertebrales y fortalecer el tren inferior, las piernas. 


  •  Nada mejor para el dolor lumbar que pavana mukthasana o postura de bebe.



Video para dolores de espalda. Escuela Taitoku.


Para solicitar turnos por sesiones de masoterapia, acupuntura, reeducacion postural y yoga terapéutico para niños comunicarse a consultas@taitoku.com.ar - tel 1558002600

Lic, Adriana Paoletta

domingo, 14 de septiembre de 2014

La fugacidad. La belleza en un soplo.



Las flores del cerezo en primavera son el símbolo de la fugacidad. Nacen una noche, viven unos días y se van. No puedes conservarlas. Es como la belleza de este día y de cada instante, aprende a apreciarlo porque pasará! Vivamos en presencia. Disfrutemos de este bello film... 

Gracias  a Vanesa Erlichy a su bella madre por este regalo que volvi a ver.

sábado, 6 de septiembre de 2014

El retorno a la alegría.

Si no podemos ser felices a pesar de nuestras dificul­tades, ¿de qué nos sirve nuestra práctica espiritual?

MAHA GHOSANANDA, el «Gandhí» de Camboya


Cuando aprendes a navegar tus dificultades con gracia y compa­sión, también descubres que la alegría vuelve. Sí, la vida es tener problemas, como declara Zorba y, sin embargo, tus penas y difi­cultades no te definen. No tratan de limitar quién eres. A veces, durante los periodos en los que tus luchas te abruman o cuando duran mucho tiempo, puedes confundirlas con tu vida. Te acos­tumbras a la dificultad, te haces leal a tu sufrimiento. No sabes quién serías sin él. Pero tus dificultades no son el fin de la historia, solo son una parte de ella; forman parte de tu camino hacia el gran amor y la comprensión, una parte de la danza de la humanidad.

Cuando Siddharta se sentó junto al río se dio cuenta de que todas las voces del río componian la música de la vida: el bien y el mal, los placeres y los dolores, la pena y la risa, los anhelos y el amor. Su espíritu ya no estaba en guerra con la totalidad de la vida.

 

Descubrió que junto a las luchas, también hay una alegría in­quebrantable. Esta alegría puede ser tuya.


Maha Goshananda enseñaba a todos aquellos con los que se encontraba -incluso en Camboya, donde todas las familias ha­bían sufrido pérdidas inimaginables durante el genocidio-, que, a pesar de nuestras dificultades, el amor puede retornar. Enseñaba a afrontar las penas con compasión y comprensión, enseñaba a honrarlas, y finalmente a transformarlas. Es importante no dejar que tus penas se conviertan en la totalidad de tu vida.

 

«¿Cuándo vas a un jardín -pregunta Rumí- miras las espinas o las flores? Pasa más tiempo con las rosas y el jazmín».


El maestro Kornfiled nos enseña poder navegar en el mar de nuestras emociones, de nuestros sucesos turbulentos, sabiendo que los sucesos son parte nuestra vida y forman parte de nuestro aprendizaje.
Sino estás cerca del dolor como lograrás la empatía necesaria para entender el dolor del otro, sino has sido traicionado, cómo liberarás al  otro de la desilusión , si no has experimentado el perdón, cómo darás  la liberación  al otro, para poder soltar y perdonar.

Es necesario aceptar la totalidad de nuestra vida, comprenderla profundamente, para no seguir apegados al pasado y seguir caminando disfrutando de la alegría que es puro manantial de Vida, aqui donde más lo necesitas.

Un abrazo desde el corazón.

Adriana

lunes, 25 de agosto de 2014

Aguas sanadoras del cuerpo y del alma.

Somos agua y de ella venimos. Sin dudas el agua es el medio natural más liberador de magia corporal.



Además de calmar la sed, el agua tiene efectos reparadores, purifica el organismo y elimina la energía negativa. Ducharse con frecuencia tiene efectos positivos, especialmente la natación ya que elimina el estrés y elimina la energía negativa.
La medicina tradicional japonesa recomienda beber agua inmediatamente después de despertar. Investigadores aprobaron oficialmente la eficacia de este hábito. Este tratamiento con agua da buenos resultados en el tratamiento de muchas enfermedades y está autorizado oficialmente como remedio natural en los casos de meningitis, diabetes, gastritis, dolor de cabeza, asma, bronquitis, artritis, epilepsia, dolores de otras partes del cuerpo, problemas del corazón, la grasa en el sangre, enfermedades del riñón y vías urinarias, diarrea, vómitos, deposiciones estreñimiento, hemorroides, enfermedades de los ojos, los oídos, la nariz y la garganta, útero, cáncer y alteraciones menstruales.
¿Cómo realizar la terapia del agua?
De acuerdo con la terapia de agua japonés, el tratamiento con agua debe llevarse a cabo de manera regular: por la mañana, antes de cepillarse los dientes, se recomienda beber 4 vasos de agua (4 vasos de 160ml cada uno) lo que significa 640ml de agua. Después de eso, no se recomienda comer ni beber nada durante 45 minutos. Después de este período, se recomienda desayunar con normalidad y luego dejes de comer durante las próximas 2 horas.
La terapia de agua japonesa no tiene ningún efecto negativo y es bueno tomarlo durante toda la vida. Es bueno saber que no se recomienda beber agua fría, pero sí agua caliente pero no muy caliente.
La duración del tratamiento con agua
La duración del tratamiento con agua depende del tipo de enfermedad.
1. La presión arterial alta (30 días)
2. Diabetes (30 días)
3. Gastritis (10 días)
4. Estreñimiento (10 días)
5. Tuberculosis (90 días)
6. Cáncer (180 días)
7. Las personas que sufren de artritis, esta terapia puede llevar sólo tres días en la primera semana, luego a diario.
La agua terapia es muy beneficiosa, es una maravilla que Dios nos ha regalado y debemos de usarla de la mejor manera, no las gastes, cuidala mucho.
Lista de Enfermedades que pueden ser curados con la Terapia del Agua
Presión sanguínea: hiper tensión
Anemia (sangre escasa)
Reumatismo (dolor en articulaciones, músculos)
Parálisis general
Obesidad
Artritis
Sinusitis
Taquicardia
Vértigos
Tos
Leucemia
Asma
Bonquitis
Tuberculosis pulmonar
Meningitis
Piedras en los riñones
Enfermedades urogenitales
Hiper acidez
Disentería
Gastroenteritis
Cáncer en útero
Constipación
Diabetes
Enfermedades visuales
Hemorragias oftálmicas y ojos rojos
Menstruaciones irregulares
Cáncer en mamas
Laringitis
Dolores de cabeza
¿Cómo actúa el agua Pura? 
· El consumo normal de agua bebida con el método correcto purifica el cuerpo humano. Beneficia al colon en forma mas efectiva formando nueva sangre fresca, lo cual es conocido médicamente como hematopsis. Que las mucosidades de los pliegues del colon e intestinos son activadas por este método, es un hecho indiscutido, así como la teoría de que la nueva sangre fresca es producida por esas mucosidades de los pliegues.
· Si el colon es limpiado, entonces los nutrientes de la comida tomada varias veces por día, serán absorbidos y por la acción de las mucosidades de los pliegues se producirá nueva sangre fresca. La sangre es muy importante para curar los alimentos y restaurar la salud y por esto el agua debiera ser ingerida en forma regular.
Para acompañar las comidas evite el agua fria
Es agradable beber un vaso de agua fría o una bebida fría después de las comidas, sin embargo el agua fría o la bebida fría solidifica el alimento grasoso que usted acaba de ingerir. Esto hace que se retarde la digestión: Una vez que este ‘lodo’ reacciona con el ácido digestivo se descompone y es absorbido más rápido que la comida sólida por el intestino. Esto rayará o dañará el intestino. Muy pronto esto se volverá grasa y nos llevara al cáncer.
Es mejor tomar una sopa caliente o agua tibia después de cada comida.
Esto tiene sentido: los chinos y los japoneses beben té caliente con sus comidas y no agua fría, quizás ya es tiempo de adoptar sus hábitos de beber té o agua tibia mientras comemos.
Para personas mayores y con enfermedades serias así como con enfermedades modernas, el tratamiento del agua ha sido de mucho éxito, según la sociedad médica japonesa con una cura de hasta 100% para las siguientes enfermedades:
Dolor de cabeza, dolor de cuerpo, anemia, sistema del corazón, reumatismo y artritis, taquicardia e hipertensión, epilepsia, exceso de gordura, bronquitis, asma, TB, meningitis, enfermedades urinarias y del riñón, vómitos, gastritis, diarrea, diabetes, hemorroides, todas las enfermedades del ojo, constipación, útero, cáncer, leucemia, asma, desórdenes menstruales, enfermedades del oído, nariz y garganta.
Advertencia de beber agua sin regulación:
La cantidad fija de 5 o 6 vasos se calcula en base a los requerimientos diarios de agua. Sin embargo, beber agua sin regulación puede causar hiper-hidratación o intoxicación por el agua. En los casos peores, tomar agua en exceso conduciría a problemas severos en el corazón y daños cerebrales. Lo ideal es consultar primero con el especialista y seguir las indicaciones exactas.


domingo, 24 de agosto de 2014

El yoga puede darte mucho swing...


Alguien que tiene swing, camina con libertad, si se tropieza se rie, no se avergüenza, alza su frente y se levanta con elegancia.

Si tienes swing, puedes entrar en un lugar y mirar serenamente, todo el espacio,  atrapando las miradas de todos.

El swing es algo musical en tu andar ,en el sonido de tus palabras, que hipnotizan a quien te escucha llevando su atención a tu relato.

Nada tienes que copiar, eres puro swing creativo...es más, todos querran imitar tu estilo y sin embargo, el swing no puede ser transmitido. Con el swing se nace, se amanece y se sueña. Si, tus sueños parecen danzar, en tu inconsciente, cuando el swing se apodera de ti.

A veces tu swing se duerme durante alguna etapa de tu vida y tus pasos se vuelven grises y pesados como los del resto de la gente. Piensas... que ya no volverás a sentirte etéreo y despreocupado, alegre sin medida, sano y exultante, ansioso por el asombro, enamorado de la vida.

Y sin embargo el swing nunca muere, suele dormirse, es verdad, pero basta una bocanada de aire fresco, un rayo de sol naranja de atardecer, un sombrero que sacaste de tu placard, para volverlo a sentir. Y vuelves a danzar y a sonreir.

Adriana Paoletta




sábado, 23 de agosto de 2014

Por qué la mente no nos permite ser felices?




Queremos cambiar, ser mejores personas, desarrollar nuestro potencial espiritual; sin embargo, nuestras aspiraciones no bastan. La mente no nos deja. Atrapados por hábitos y tendencias mentales, damos círculos y círculos alrededor de lo mismo.

Cuando uno emprende un proceso personal necesita saber los recursos con los que cuenta y las dificultades que van a surgir. Los recursos son las capacidades personales que nos permitirán llegar a cumplir los objetivos, y las dificultades son los distintos obstáculos que conlleva avanzar en el proceso.



La premisa fundamental es que todos tenemos recursos para avanzar en el proceso espiritual, y la razón es que todos tenemos cierta capacidad de conciencia. Además, por su naturaleza, la capacidad de conciencia no es algo estático y formado sino que puede desarrollarse y potenciarse. La meditación y las disciplinas que trabajan la mente nos sirven para este fin. Así, el estudio de la mente y de las enseñanzas de los maestros de la humanidad, la atención al momento presente, la práctica del comportamiento ético y responsable, la relación con personas sabias y espirituales, etc. son algunos de los métodos habituales para potenciar nuestros recursos.
Ahora bien, tener recursos no lo es todo. Las capacidades personales necesitan ser utilizadas para tener resultados. Como el que se muere de inanición porque no se alimenta de la comida que tiene, solamente acrecentar nuestros recursos no tiene ningún efecto en nuestra transformación. Así, hoy en día mucha gente se conoce todos los libros sobre espiritualidad, otros muchos están siempre haciendo cursos, otros buscan la cercanía de algún maestro, etc. y de este modo acrecientan su capacidad y fuerza interior, no obstante, pocos desarrollan su proceso espiritual. Hace poco un conocido regresaba de unos días de estancia con su maestro, venía “flotando” con una sensación de paz y de estar “lleno de bendiciones” – como él decía. Sin embargo, cuando le planteé qué iba a hacer para enfrentar sus dificultades personales y para seguir avanzando en el trabajo espiritual no supo responder. No se lo había planteado, sólo quería seguir sintiendo las “bendiciones”.

Apasionamiento



De modo que es preciso aplicar los recursos que tenemos y aquí es donde nos encontramos con dificultades. Los obstáculos es la inercia de la mente, son los hábitos emocionales y racionales, son las tendencias a repetir lo que hemos hecho siempre. Para vencerlos necesitamos pasión. Sólo obtienen resultados en el plano espiritual quienes viven apasionados por la conciencia. Sin la pasión por la enseñanza espiritual y sin la entrega a descubrir la vida más profunda es muy difícil trascender la inercia de tantos años —la inercia personal individual y la inercia que nos rodea cultural y socialmente. La pasión es casi indispensable. Es preciso sentir una necesidad imperiosa por el conocimiento interior, una exigencia personal que surge de saber que sin eso uno no puede seguir, una urgencia interior por emplazar la vida en un orden más elevado. El apasionamiento emerge de la conciencia de las limitaciones y condicionamientos en que uno vive inmerso. Como consecuencia se despierta una claridad mental y lucidez que nos lleva a sentir que la tarea espiritual es justo la solución, la única opción realista posible.
Por otra parte, el apasionamiento encierra el acceso a los métodos apropiados para avanzar en el camino junto con la clara convicción de que son fiables y servirán de ayuda. Además, es importante abrigar la certeza de que ha habido personas que con idénticos procedimientos obtuvieron resultados, y que a lo largo de los tiempos muchos —que eran personas corrientes— consiguieron trascender y descubrir la realidad esencial de su ser, empleando esos mismos métodos.

Clase grupales, Clases de Meditación y Psicologia Budista, Sanación pránica Ashtanga terapéutico
 y Diplomaturas de adultos y niños. Acupuntura, masoterapia, fitoterapia. 
Lic. Adriana Paoletta. Presencial y Virtual. 
1558002600.

martes, 19 de agosto de 2014

Samskāras,las semillas de nuestras acciones.




Romper esta cadena cíclica (causa y efecto) es el próximo objetivo de nuestra práctica espiritual. En primer lugar no debemos dar oportunidad para que los malos samskaras despierten y yergan su cabeza en algún momento de descuido; deben ser combatidos disciplinadamente y a través de la atención plena, en la práctica meditativa.


Swami Vivekananda recomendó este sendero: “Controlar una fuerte ola de ira que se ha apoderado de nuestra mente simplemente levantando una ola opuesta. Pensar en el amor. Por ejemplo: una madre está discutiendo con su esposo, en ese momento llega su hijito; ella lo toma en sus brazos y lo besa tiernamente. La ola anterior muere y una nueva ola surge; el amor por su hijo. El amor es lo opuesto de la ira, el enojo.”

Otra alternativa es observar a tiempo el surgimiento de un mal samskara atentamente y recordar el disgusto que eventualmente puede producir. Esta actitud es a menudo suficiente para apartar el samskara negativo. La atenta observación de nuestra propia mente, es uno de los métodos recomendados por los maestros Buddhistas.

Mandar a dormir a los malos samskaras no es la solución porque ellos pueden volver a despertar. Matar definitivamente los samskaras no es nada fácil; además lleva tiempo. Lo que de inmediato es posible es estar atento de manera que ellos, por lo menos, permanezcan inactivos. Lo positivo de esto es que cuanto más tiempo permanezcan inactivos, más lentos se vuelven y como consecuencia les resulta más difícil resurgir. Por supuesto, debemos estar atentos de manera de no crear nuevos samskaras negativos.
Cuando logramos tener en stock una buena cantidad de activos buenos samskaras, ellos mantienen bajo control los inactivos malos samskaras. Si bien no podemos considerarnos seres libres, podemos llevar una vida constructiva despertando progresivamente nuestros buenos samskaras.

Si bien el ser humano oscila entre dos posiciones: 1) el sentimiento de que es un ser libre y 2) la certeza de que vive bajo el dominio de ciertas leyes, hay una salida.
A través de asanas de flexión anterior, generamos calor en el plexo solar. Ese calor es un catalizador poderoso para quemar las samskaras. Los tibetanos lo llaman Tummo.
Hay momentos en que sentimos agudamente nuestra ligadura; aún en ese estado, en algún rincón de nuestra conciencia sentimos el susurro de una voz que nos dice, puedes ser libre!”.

Adriana Paoletta

martes, 12 de agosto de 2014

Las etapas del duelo. Sanar lo que ya no volverá.


¿Qué es el duelo?
Desde el punto de vista terminológico el duelo viene del latín dolus, que significa dolor, dolor ante el desprendimiento de alguien o algo. Dolor frente a los desapegos, que pueden ser de muy distinta naturaleza. Es decir, se produce una situación de duelo en las cosas más sencillas hasta en las más complicadas. Por ejemplo la pérdida de un trabajo, de la pareja, de un partido de fútbol, de un proyecto o de un sueño. El duelo está presente en todas las parcelas de la vida, la vida es un duelo.
¿Todas las personas reaccionan igual ante una situación de duelo?
A lo largo de nuestra existencia todos nos tenemos que enfrentar a diversas situaciones de duelo. Hay personas que afrontan más pérdidas que otras porque hay situaciones que escapan a nuestro control. Sin embargo, el modo en que afrontamos estos duelos varía en función de cada una. Existen personas que desarrollan mayor conciencia y familiaridad con el proceso de duelo diario. Interiorizan que cada cosa es un don, que todo es vulnerable y que todo lo podemos perder en cualquier momento. Este tipo de personas aprecian más lo que viven, son personas para las que las separaciones son menos traumáticas.
Sin embargo, en los países del Norte recibimos mensajes contrarios. Los influjos que recibimos son lo de una sociedad que niega el dolor, las pérdidas y que está obsesionada con el éxito.
Sin duda, la cultura del materialismo, del hedonismo, de la relativización de los valores son obstáculos que impiden ir al corazón de la vida, a la sustancia. Uno cree que lo externo es lo esencial y lo interno es lo secundario. Después de una situación de pérdida, un conflicto, un fracaso hay personas que caen derrumbadas porque a pesar de que externamente lo tenían todo para ser felices, les faltaba la fortaleza interior que les permitía enfrentarse con sus fracasos y pérdidas.
¿Cómo podemos educarnos en la dinámica de la continua separación?
Las personas podemos aprender a vivir con nuestros límites, a vivir con los desapegos que debemos experimentar a lo largo de nuestra vida. A veces es un proceso instintivo. Otras es un proceso racional que se produce cuando la persona aprende a interiorizar el fracaso, frente al desánimo y la autolimitación se dice a sí mismo que sí que puede sobrevivir ante la pérdida. Otras, es un proceso emotivo cuando comunicamos nuestras tristezas, manifestamos nuestro sentido de culpabilidad o desahogamos la rabia. Todos estos procesos nos permiten ver que podemos seguir adelante.
¿Qué es lo más difícil en una situación de duelo?
El mayor desafío ante un duelo es la aceptación, es decir, reconciliarse con la pérdida y aprender a vivir en paz. Algunos logran la aceptación en las primeras etapas tras la separación; otros, en cambio, el desafío de la aceptación se convierte en el logro de su vida y hay otros que nunca lo consiguen. Sin duda, cada persona tiene que experimentar su propio proceso. Profesionales, psicólogos, psiquiatras, sacerdotes, tenemos que estar presentes para facilitar el proceso, pero las personas tienen que asumirlo y aceptarlo. En este sentido, la comunicación es clave para lograr la aceptación de la pérdida. De alguna forma hay que buscar el espacio para comunicar el dolor, el vacío que se siente tras la pérdida.
¿Cómo se afronta el duelo desde la fe?
En primer lugar habría que ver cómo cada persona practica, entiende o da testimonio de su fe. Para algunos su fe está ligada a su pertenencia religiosa en la que su fe se expresa desde una doctrina, la católica, la judía, la islámica… Para otras la fe es tener una conexión con otra realidad trascendente a la vida que va más allá de lo material. Buscan su fe en el significado más profundo de las vivencias humanas. Por otro lado, para otros la fe es en alguien o algo. Para otros la fe es donación, entregarse a los demás, es amar a Dios y al prójimo como a ti mismo. También hay quienes entienden su fe como estar en paz consigo mismos, es decir, con sus propios límites y los dones que han recibido intentando compartir con los otros. Para otros, en cambio, es vivir con la impotencia, aceptar la mortalidad e intentar ver que la única certidumbre es la incertidumbre: valorar el presente. En definitiva, la fe, en cualquiera de sus manifestaciones, ilumina las etapas de la vida, pérdidas incluidas.

Arnaldo Pangrazzi

Dedicado a la memoria de mi hermana Romina quien me enseño el camino del desapego, de la renuncia, de la verdad y el camino espiritual que podemos solamente transitar entendiendo el dolor, a través de la fe y la paz de saber que la muerte forma parte de la vida y con ella debemos convivir para VIVIR con más intensidad y valor por los demás y los seres con los que tenemos una alianza terapéutica para superar el duelo. 

jueves, 7 de agosto de 2014

Receta esencial para llevar a cabo tus sueños. Parte 1.








Para llevar a cabo un proyecto nuevo , debes generar un campo propicio para darte la oportunidad del cambio.

Todo cambio genera MIEDO, no solamente dentro tuyo sino a tu alrededor. Los seres queridos, notarán tus dudas y el cambio de esquemas mentales, hábitos, costumbres , lo cual hará que generes INCERTIDUMBRE.

La incertidumbre es quizás el estado mental más difícil de atravesar en la vida ya que nos vemos como equilibristas en un delgado hilo, sobre un precipicio sin poder ver cuál será el final del camino.

Nunca podremos determinar a ciencia cierta cómo se desenvolverán los acontecimientos que te lleven a emprender un nuevo proyecto. Pero si te animás a los riesgos y a sostener durante algún periodo de tiempo esta incertidumbre propia ante lo nuevo, podrás saltar a la siguiente etapa: la concreción del proyecto.

Frente a tus miedos y al de los demás debes tener ecuanimidad. Es decir escuchar y ponderar a qué le temes y si esos temores son reales o imaginarios.
Evita compartir tus nuevos proyectos con personas con las cuales no empatices.

Mantén la mente alineada en la visualización de tu sueño y día a día lleva a cabo una lista de tareas, desde las más básicas , hasta las más complejas, para establecer un orden de prioridades en tus quehaceres.

Y lo más importante de  la receta ,es amar lo que haces, generar pasión a tu alrededor e inspirar con tu energía de cambio a quienes hayan decidido acompañarte en este nuevo emprendimiento. No olvides lo que enseñaba Buda, ¨el mundo es lo que pensamos y con nuestros pensamientos hacemos el mundo que nos rodea¨. Y así será ...

Adriana Paoletta