sábado, 6 de marzo de 2010

En busca del Qi




Qi es similar al concepto de prana en la India. Al aire que inhalamos se lo llama QI Celeste o Qi Puro. Éste es absorvido por los pulmones y luego pasa a nuestra sangre.

Dentro del patrim0nio de la energía del pulmón como órgano, meridiano y función vital, aparece esta calidad de QI llamada WEI QI o Energía Protectora. En cada exhalación la Energía del pulmón se expande en forma diseminante hacia la piel, y a través de los poros arma un “escudo” por sobre nuestra piel protegiéndonos de los factores climáticos adversos: frío, viento, cambio repentino de temperatura.

Es notorio el “desequilibrio” de nuestros pulmones cuando estamos en los cambios de estación.
Para colaborar con el reajuste energético son recomendados ejercicios respiratorios centrando la atención en le hara o abdomen inferior y la práctica de ejercicios de Qi Gong y Tai Chi para favorecer e incrementar el flujo de QI en nuestro cuerpo.

El QI puro entra por las vías respiratorias y se mezcla con el “QI Cereal” proveniente de los alimentos que ingerimos. Al unirse,estas energías van a recorrer y nutrir nuestro cuerpo por medio de la sangre y de los Meridianos (canales de energía que atraviesan y unen todo nuestro cuerpo).


La respiración focalizada en el abdomen posee varios beneficios:

* Al relajar nuestro pecho y llevar el aire hacia abajo, los pulmones son utilizados con mayor eficacia, ingresando más oxígeno.
* Al descender el diafragma se produce un masaje interno en nuestros órganos y vísceras.
* El descenso suave del diafragma puede, a su vez, aliviar la tensión alrededor del corazón y favorecer la función cardíaca.
* La concentración de la respiración en lo profundo de nuestro vientre tonifica la “energía del agua”, el QI de los riñones se estimula y, de esta manera, se enciende la llama de la vida
*El hara es nuestro segundo cerebro. A través de él podemos tener una impresión clara del mundo a través de las sensaciones que nos llegan de él. El intelecto puede enmasacarar un pálpito, pero tu primera impresión energética te dará el primer golpe de conocimiento de una situación. Confía en esta sabiduria interna.

De la manera en que utilicemos el Qi de los alimentos, del aire que respiramos y de la energía primordial que traemos al nacer, dependerá cómo viviremos y qué actitud tendremos frente al mundo y a nosotros mismos. El Qi es transferible a las relaciones interpersonales. Fluye o se obstruye entre las personas. El ejercicio consciente,las terapias herbolarias, la acupuntura, la respiración y la meditación son métodos para aclarar la fuerza del Qi y maximizar su flujo.

Adriana Paoletta

1 comentario:

Lucas dijo...

Adriana

Conversando con un practicante de tai chi, me decía que una de las respiraciones que efectúa durante los ejercicios de preparación a la práctica, es realizada en la postura del árbol (un tanto diferente a la que practicamos en yoga): de pié, con rodillas flexionadas, brazos extendidos hacia delante pero con codos flexionados (como si se estuviese abrazando el tronco de un árbol).

Agregaba que la idea era “imaginar” que el aire ingresa por un punto intermedio entre los genitales y el ano, para subir por delante del tronco hasta la coronilla, y desde allí regresar por la espalda hasta volver a salir por el lugar de ingreso.

Me decía esta persona que esta forma de respirar le otorgaba al mismo tiempo una fuerte sensación de plenitud y calor en el cuerpo.

Gracias.