martes, 2 de marzo de 2010

Fortalece tu columna llevando peso sobre la cabeza

Mariza es una bahiana sonriente y encantadora. Lo demuestra su caminar despreocupado y seguro. Sus ojos miran al frente, trazando los pasos del presente, su columna alineada hace de su andar un ejemplo vivo de buena postura. Como una top model que hechiza , con cada armónico movimiento de su cuerpo. Su pasarela es la arena. Sus joyas son su sonrisa clara y espontánea, su mirada diáfana y su naturalidad. Su andar ligero y confiado transforma a la carga que lleva en su cabeza, en una corona. Es que Mariza se siente reina , en un cuerpo libre de tensiones.



En las clases de Yoga terapéutico , recomiendo a mis alumnos llevar peso sobre la cabeza y para ello practicar con una bolsa de arena sobre la cabeza , fortaleciendo los músculos antigravitatorios. Comienza practicando con una bolsa de arena del 20 % de tu peso corporal y gradualmente llega al 30%. El peso en tu cabeza te ayudará a recuperar el eje.


Para luchar contra los efectos de la gravedad, hay que reestablecer el paralelismo de las superficies articulares de los cuerpos vertebrales para eliminar las zonas de presión y otorgar vida e inteligencia a nuestros músculos anti-gravedad. Lo que busco en las clases es mejorar la eficacia de los diferentes protectores de amortiguación:


- Los erectores de la columna, para proteger las diferentes piezas mecánicas que constituyen las articulaciones vertebrales.
- Los retroversores de la pelvis para reequilibrar las articulaciones coxo-femorales.
- Los grupos musculares del muslo para aliviar a las rodillas.
- Los diferentes grupos musculares de las piernas para "amortiguar" las cargas sobre las diferentes piezas del tobillo y del pie.

Para reequilibrar las diferentes cadenas musculares y reconstituir el paralelismo articular, habrá que estirar lo que esta demasiado corto y acortar lo que es muy largo. El conjunto de Yoga Terapéutico actúa sobre el sistema muscular y su rol de amortiguador dotado de inteligencia reaccional y de un poder de adaptación infinitos que permitirán reeducar la marcha, la postura erecta y la economía energética a lo largo del día, para sentir al cuerpo liviano y estable.

En muchas regiones del mundo la gente lleva cargas pesadas sobre la cabeza. Estudios sobre cómo transportan cargas las mujeres de las tribus kikuyu y luo de África Oriental muestran que, cuando llevan una carga, adoptan un estilo de andar mucho más eficiente que la gente que no está acostumbrada a llevar peso en la cabeza.

Las mujeres kikuyu y luo pueden llevar sobre la cabeza cargas equivalentes a una quinta parte de su cuerpo sin gastar una sola caloría de más, es decir, como llevar un saco de patatas de 25 kilos en la cabeza durante todo el día sin más esfuerzo que el que necesitarían si no llevasen nada. Además, algunas de estas mujeres llevan cargas equivalentes al 70% de su peso con más eficacia que soldados entrenados para llevar pesadas mochilas.


¿Cómo lo hacen? La respuesta está en la física. El caminar se basa en la constante transformación de un tipo de energía en otro cada vez que levantamos y posamos los pies en el suelo para dar otro paso. El primer tipo es la energía cinética la energía del movimiento, en este caso hacia delante. El segundo es la energía potencial, la necesaria para levantar el cuerpo contra la fuerza de la gravedad.

El ciclo de andar implica, en primer lugar, levantar el cuerpo sobre el arco del pie hacia delante y hacia arriba. Esta energía cinética se transforma en energía potencial. Luego el cuerpo cae, hacia abajo y hacia delante, y vuelve a transformar la energía potencial acumulada (al caer, la gravedad trabaja contigo, no contra ti) en energía cinética de movimiento hacia adelante.

Oscilación de metrónomo

Este movimiento es el mismo de la oscilación de un metrónomo, un péndulo al revés. Un péndulo se mueve gracias al constante intercambio de energía cinética y potencial.


Los caminantes humanos son bastante eficaces en términos de energía y recuperan el 65% de la energía en cada ciclo. El resto se emplea en vencer la resistencia del aire, la fricción contra el suelo… y se libera en forma de calor. Los músculos sirven de compensación al trabajar un poco a cada paso para suplir el 35% de energía perdida. Generalmente, la gente anda con una eficacia energética menor cuando soporta una carga, ya que le cuesta más recuperar la energía. Los músculos tienen que trabajar más y aparece la fatiga.

Las mujeres africanas son diferentes y pierden progresivamente menos energía cuanto más pesada sea la carga que llevan sobre la cabeza. Han aprendido a explotar el hecho de que, aunque cuesta levantar los pies para andar con un peso, el acto de posar el pie compensa el esfuerzo al contribuir a la energía cinética del movimiento hacia adelante. El efecto es mayor cuanto más pesada sea la carga, y la eficacia de la recuperación energética aumenta. Con una carga del 20% del peso corporal, la mujer se aproxima al péndulo perfecto.

Gracias a Mariza y a su amiga Maura por ser ejemplos vivos del caminar consciente!

Adriana Paoletta

2 comentarios:

Felipanjali dijo...

Por supuesto, la mujer del vídeo tiene tiene el saco pegado al gorro con pegamento, ¿no? ...¿no? Glubs!

Adriana Paoletta dijo...

Parece, verdad?. Cundo la veía bajar la cuesta corrí en busca de mi cámara. Su elegancia y simpatía me subyugaron. deberíamos probarlo!

Un abrazo
adriana