sábado, 20 de marzo de 2010

Yoga otoñal


Ellos son Manu, Brenda, Fanny, Carmen y Mauricio. Sus edades oscilan entre los 70 y los 80 años. Hace muchos años que compartimos esta clase de Yoga que tan bien nos hace a todos. Nos divertimos, dialogamos, nos acompañamos en todos los procesos de la vida. Para mí fue siempre un aprendizaje estar junto a ellos, ya que me revelan lo que seré dentro de unos años y me animan a respetar y apreciar los ritmos otoñales de la vida, más serenos, más lentos.

Ya casi es otoño en el hemisferio sur y aún se sienten los últimos calores de un verano fuerte y caluroso.

Las hojas se caen y predomina una suave nostalgia, a veces emparentada con cierta tristeza. Hay momentos que saben a puro otoño y uno de ellos es el atardecer. También están las estaciones del alma en la que maduramos y envejecemos para bajar el ritmo y la prisa... El otoño expresa una transición importante en el devenir de los incesantes cambios que caracterizan a la vida: está entre el esplendor exuberante del verano y el recogimiento del invierno. Por eso se nota tanto el cambio en los hábitos del sol, que duerme más temprano y se levanta más tarde que durante el verano, cuando todo parece luz y fuego. También cambia la temperatura, que va disminuyendo en promedio.

Y tanto las plantas como los animales nos enseñan cómo debe cuidarse la vida cuando cambia: aquellas dejan el follaje que no podrán mantener y éstos acopian alimentos para superar la incertidumbre del frío invierno. Con el otoño llega el sentimiento de recoger, de guardar, mezclado con la sensación de pérdida cuando la luz empieza a debilitarse y el aire se enfría. Por eso el Nei Jing dice que la energía del otoño es cortante, retractiva y supresora: tiende al recogimiento y resecamiento. La función crítica del Metal (el Otoño en la Medicina Tradicional China se relaciona con el elemento Metal) es la respiración, ya que aquí los pulmones y el resto de las vías respiratorias son protagónicos. Y el olfato es el sentido más desarrollado o inhibido, según la evolución de las cosas y la vida.

En la vida de los hombres también hay un otoño, que coincide con la madurez del ser y permite la irrupción de los recuerdos sin que estos paralicen o entristezcan demasiado. Es el momento de cosechar lo que se ha sembrado, el tiempo de dar y recibir con esa paz que ya no necesita la euforia incendiaria del verano, un poco veleidoso y tal vez inseguro.

Según la Medicina Tradicional China , el otoño es la expresión de un conjunto de cualidades que pueden encontrarse tanto en los hombres como en la naturaleza. Pero algunas personas tienen un predominio estable de estas características: son los que corresponden a la constitución metal, una de las cinco opciones básicas en las que podemos ubicar al conjunto de los humanos (las otras son: madera, fuego, tierra y agua)

Equilibrar nuestra naturaleza es indispensable para vivir una vida en armonía. Los movimientos vigorosos del Yoga, la apertura a nuevos patrones de respiración, el aprendizaje de formas de descanso como la relajación ,harán del otoño de la vida un caminar suave hacia la sabiduría interior.

Te invito a escuchar The secret garden
Ir a descargar

Adriana Paoletta

7 comentarios:

AVISO EN LA WEB dijo...

Muy bueno tu blog..Felicitaciónes…
Saludos, Jorge de Monte Grande,Pcia.Bs.As.

Dasha dijo...

qué preciosa la música! muchas gracias pro la entrada!

saludos,
Daria

Adriana Paoletta dijo...

Gracias Jorge, abrazos radiantes!

Adriana Paoletta dijo...

me alegro que te guste Dasha!!!!
abrazo de luz

Mercedes Thepinkant dijo...

Aquí justo empieza la primavera después de un invierno duro pero bueno. Todo renace y me siento vital. Me he despojado de capas y corazas. Los textos que pones en tu blog me han ayudado, en cierto modo, a comprender los procesos del cambio.
Gracias. Te sigo.Un abrazo

Adriana Paoletta dijo...

Mercedes,saberte cerca y en primavera, me hace sentir el cambio y la transformación permanente ala que somos sometidos. Qué maravilla sentir el renacer!!!! en cada instante fugaz...
abrazos radiantes
adri

maravillosa tierra dijo...

Hola Adriana,muchas gracias por ofrecernos música bellísima,artículos interesantes,tu sabiduría.
Besitos de luz
cris