viernes, 26 de marzo de 2010

Retirarnos para encontrarnos

Un grupo es una fuerza en transformación permanente hacia el despertar. Un grupo de Yoga en retiro es un campo magnético de sanación, de la que participa cada uno de sus integrantes.

Un grupo nos sostiene con dulzura cuando el camino se hace demasiado cuesta arriba. Caminar por la vida sabiendo que tenemos a alguien en quien confiar es un regalo que debemos cultivar.


En tiempos de individualismo extremo y conductas grupales masificadas, mi propuesta como docente es desarrollar primero el crecimiento y desarrollo individual mientras vamos autoconociéndonos, sabiendo acerca de nuestras fortalezas y debilidades ,para luego en grupo y en retiro, compartirnos desde una individualidad consolidada ,para sentir cómo es crecer junto a otros en comunidad .

Sólo así se podrá entender el sentido de interdependencia que plantea el budismo o el cristianismo en sus versiones más comunitarias y sociales.

El otro es un espejo en el que puedo reconocerme cuando no puedo ver o expresar mis propios miedos internos. Siempre habrá alguien en el grupo que posea mayor claridad emocional, ayudándome desde el ejemplo a soltar mis propios temores a sentir , siempre habrá alguien calmo que me ampare en mi confusión. Pero ante todo descubrir en el silencio que somos una semilla de luz sembrada en la tierra y que creciendo en comunidad , el espíritu ,que es Luz en nosotros , se expresará en actos de amor.

Abrazos radiantes para este grupo de seres increíbles que acompaÑan mi camino interior.

Adriana Paoletta

2 comentarios:

Ana dijo...

Preciosa entrada.

Es realmente importante compartir y aprender de las relaciones.

Un abrazo

Adriana Paoletta dijo...

Gracias Ana, crezcamos entonces en la distancia sabiendo qué es compartir.
Abrazos radiantes
adriana