viernes, 19 de marzo de 2010

El pálido punto azul donde vivimos.



Sabernos pequeños, pero responsables es la gran enseñanza de todo camino espiritual. La conciencia de nuestra pequeñez nos dará el conocimiento y la medida de todas las cosas.
Nada podemos aprender de nuestra arrogancia de sabernos omnipotentes, infalibles y vanidosos. En el polo opuesto, tampoco sabremos caminar hacia el interior, si no apreciamos nuestros dones y potencialidades, y no nos apropiamos de nuestra conciencia para obrar en el mundo.

Esa pequeñez, es la clara conciencia de ser tan sólo una semilla de luz, sembrada en el interior de la oscuridad de la tierra ,que crece por debajo de todas las acciones arrogantes y poderosas de nuestro ego, que vive en la dualidad, creyéndose dueño y señor de un universo que desconoce, ya que en su limitada visión, no podrá si quiera pensar en esta inmensidad, en la que simplemente flotamos desprotegidos.

Esa diminuta semilla de luz que crece en la oscuridad,es el SER que desconocemos, pero del que nos volvemos concientes al mirar hacia "adentro". Un adentro que es tan hondo y profundo que se abre hacia el universo que te sostiene en tu pequeñez ,para animarte a a crecer junto a otras semillas . ¿Qué es una semilla sino Vida esperando expresarse?.

La imagen del pálido punto azul flotando en los confines del universo, rodeada de lo que nuestra pobre conciencia cotidiana llama vacío ,es una prueba desvastadora para el concepto del YO que manejamos a diario y que nuestro ego se encarga de construir cuidadosamente para sobrevivir, perdiendo en el camino la oportunidad única de reconocer su pequeñez y sentirse como una gota más en este océano de Vida.

Adriana Paoletta

7 comentarios:

Gamusino dijo...

Creo que uno de los mayores problemas de la Humanidad es su cerrazón, el famoso dicho "no ver más allá de nuestras narices" o "que los árboles no te dejen ver el bosque" son aún perfectamente válidos. Y como consecuencia en lugar de vivir la vida día a día, siendo conscientes de la muerte, de lo precio de cada minuto, la gente se dedica a atesorar bienes. En lugar de intentar ser felices y sobre todo hacer felices a los demás, evitar sufrimiento a la gente, se dedican a propiciar guerras, a imponer a los demás sus propios pensamientos y filosofía de vida. Parece que la gente esperara a que muriera un familiar cercano para ser consciente momentáneamente de la muerte, a ver el cielo por casualidad una noche de verano para decir "ohh", que enorme es el Universo. Pero todo esto se procura olvidar bien pronto para volver a caer en la vida standard de hoy día. Es muy triste pero pienso que hasta que la gente no viva la vida de forma "consciente" habrá muchas cosas que no se podrán cambiar, si es que se cambian. Un abrazo..

Claudia dijo...

Totalmente, pone todo en GRAN perspectiva!, a veces lo veo como lo insignificante que soy, que es muy cierto, otras veces lo veo como mi pequenia parte en toda la danza gigantezca del cosmos, esa me hace sentir un poquito mejor y me estimula a dejar que mi luz brille tambien... :-)

Luz del Alma dijo...

Que hermoso post Adri.
Me hace sentir con mas fuerza el Somos Uno, Uno con el Universo, Uno con el otro. Cada partícula del Universo nos representa, ese vacío que nos colma, donde reside la divinidad y nos conecta con el Todo.
Abrazo muy fuerte de luz, Mirta

Adriana Paoletta dijo...

Es tan simple y tan cierto, como eso gamusino... perdemos la clara conciencia de sabernos mortales, efímeros y transitorios, como todo lo que nos rodea y luchamos desmesuradamente por aferrar el instante que en su fuga,nos enseÑa a apreciar este sutil instante de vida.

abrazos radiantes
adriana

Adriana Paoletta dijo...

Hola Clau!
es verdad la danza en la que bailamos cada uno de nosotros es la danza de la estrellas que nacen, brillan con intensidad y mueren apagándose, extinguiéndose ...humildemente

abrazos danzantes
adri

Adriana Paoletta dijo...

Hola Querida Mirta! garcais por tu paso siempre esperado por aquí...
abrazos radiantes

gloria llopiz dijo...

Adri: que bueno pasar por aquí! que placer. Es como pasar por un oasis.
Te dejo un abrazo de luz.
glo llopiz