domingo, 22 de noviembre de 2009

Tu volatilidad


Nuestro cuerpo y nuestra mente están creándose y disolviéndose a cada momento .Démonos cuenta que de todas nuestras experiencias (imágenes, sonidos, pensamientos, emociones,sensaciones, olores o sabores) tienen una existencia meramente transitoria. Momento a momento nuestras experiencias aparecen y se desvanecen, nacen y mueren. Lo único que existe es un proceso de transformación constante, inmediato y continuo.Por más desesperadamente que lo intentemos no tenemos la menor posibilidad de detener ese proceso.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una manera de trabajar el ego, sería (creo q es Castaneda q lo afirma) recordar q nos podemos morir ahora mismo. Que bueno si nos acordaríamos de eso cada vez q se nos infla el ego y nos creemos hacedores.
Feliz domingo, Adri.
Gra

Adriana Paoletta dijo...

Gra: el ego siempre está allí el flujo de pensamientos y sentimientos es incesante, sólo la atención plena nos revela la magnitud de esto que NOS SUCEDE. Sólo una actitud personal y cotidiana de desacondicionamiento nos permitirá liberarnos del sufrimiento que genera la ignorancia de no conocer nuestra naturaleza
Gracias por tu compañía
Un Abrazo de luz
Adriana