martes, 3 de noviembre de 2009

El síndrome del triunfador fracasado.Yoga y empresa.



MADRID.- Las técnicas de meditación orientales y el capitalismo se dan la mano en un nuevo libro para permitirnos conciliar la vida laboral con la calidad humana. 'Dividendos para el alma' es el aporte a este campo de dos empresarios y un experto en yoga.

Ramiro Calle, pionero de enseñanzas orientales y yoga en España; Marcos Fernández Fermoselle, presidente del grupo inmobiliario Parquesol; y Joaquín Tamames, presidente de la financiera Axel Urquijo, han compilado en una edición todas las conversaciones que han mantenido durante doce semanas sobre el éxito en los negocios y la necesidad de conjugarlo con el ser "mejor persona".

"Hemos pretendido desvelar grandes reglas espirituales para poder aplicarlas a nuestra actividad diaria, en nuestros puestos de trabajo", declaraba Fernández Fermoselle.

El triunfador fracasado

En el libro se observan figuras como "el síndrome del triunfador fracasado", aquella persona que ha conseguido el éxito en su vida laboral o empresarial, pero que eso no se refleja en su vida íntima, en su forma de relacionarse con la sociedad, ni en su aportación al entorno.

Con esta guía conoceremos una serie de claves que nos darán ciertas pistas para que este síndrome no nos llegue a atormentar. "Si orientamos la mente a una actitud más constructiva estaremos favoreciendo una sociedad mejor", aseguraba el experto en yoga, "y, por lo tanto, una mejora también en nuestros trabajos".

Para Tamames, uno de los fines máximos de esta obra es "la generación de espacios donde seamos personas dentro de este mundo capitalista".

Esta obra ha contado con un padrino de excepción, Antonio Garrigues Walker, presidente de la fundación José Ortega y Gasset, que asegura que este libro aporta una visión "divertida a una sociedad crispada y con neurosis".

Como les comenté en el resumen del libro, comparto con Uds una síntesis de ideas que he considerado importantes o interesantes.


  1. Armonía. Una nueva postura en y para el trabajo.


    1. Tomar consciencia de todo lo que nos rodea.

    2. Empatizar con los que nos rodean.

    3. Dedicar los tiempos necesarios a nuestras actividades vitales: dormir, comer, descansar…

    4. Tener una posición clara ante actitudes hostiles, podemos vivir sin ellas.

    5. Ser amables aporta armonía.

  2. Eficacia.


    1. Hacer las cosas con sosiego y tranquilidad, aumenta nuestra eficacia, porque nos permite estar más atentos y conscientes.

    2. Hiperactividad no es eficacia.

    3. Hacer menos cosas, pero hacerlas bien.

    4. Primar la calidad por encima de la cantidad

  3. Energía.


    1. Alimentación. El componente físico de la energía.

    2. Respiración. Regula el funcionamiento de nuestro organismo, respirar mal nos produce ansiedad.

    3. Descanso. Significa desconexión, sensorial y mental, y debe entrenarse…

    4. Sueño. Es el mayor reparador de la mente (consciente)

    5. Pensar positivo. Si la felicidad y el sufrimiento son estados mentales, sus causas no pueden existir fuera de nuestra mente.

  4. Atención.


    1. Nos permite captar nuestro entorno o a nosotros mismos, y a reaccionar.

    2. La atención no es sólo concentración, y nos permite visionar más allá, prevenir.

    3. Atención a los lenguajes verbales, paraverbales (gestos, miradas, situaciones…) y supralenguaje (estados de ánimo).

    4. La atención deriva en mayor visión o globalidad, y por tanto en mayor comprensión del entorno.


    5. La atención es control, lucidez, cordialidad, consciencia, y los demás perciben su presencia o ausencia.

    6. Si estás atento desaparece el discurso dispersante.

    7. La atención te permite captar lo que otros quieren transmitirte.

  5. Ecuanimidad.


    1. Nos permitirá ser pacientes, firmes, imparciales, serenos, crecer, tener claridad sin que nos afecte lo exterior, pase lo que pase.

    2. La ecuanimidad es lo contrario de la ansiedad

    3. La ecuanimidad no persigue un resultado, valora todo el proceso, no solo el fin, y esto es importante porque todo es cambiante.

    4. La ecuanimidad te permite tener tu punto de vista, pero contemplar el de los demás, así puedes ser más justo.

  6. Sosiego.


    1. Retrasamos nuestra tranquilidad para el futuro, así puede que nunca llegue, no debe ser una meta o finalidad, debe ser un proceso.


    2. El sosiego es hacer las cosas con calma, con quietud, con atención, disfrutando y aprendiendo del proceso.

    3. El sosiego no es una falta de tensión o actividad, ni debilidad.


    4. El sosiego nos permite evitar la agresividad, la violencia…y es signo de sabiduría.


  7. Tomar y dar. (no sólo físicos)


    1. Perseguimos bienes o objetivos y perdemos nuestros sentimientos por el camino.

    2. Tomar y dar significa aceptar lo bueno y lo malo, pero ayuda a prosperar.

VIA


IVÁN SERRANO


COSMOCAX.COM



Por último les dejo esta exquisita escena de esa magnífica película llamada El abogado del diablo, espero que hagan una sabia lectura de lo que el personaje de Al Pacino intenta demostrar. Realmente somos concientes cómo nos doblegamos diariamente a nuestra codicia, a perder el Sagrado Tiempo interno, el mundo de los afectos, los sueños más utópicos ,en una búsqueda que sólo tiene un dueño: "el atrapa conciencias". Este "atrapa conciencias" tuvo muchos nombres a lo largo de su reinado pero en su origen fue un un servidor de la luz ."Lucifer" es una palabra latina que significa "portador de la luz". Fue empleada por San Jerónimo en Ia elaboración de la Vulgata —la versión en latín de la Biblia— para traducir el término hebreo Helel (literalmente «resplandeciente») de un texto de lsaías. Hoy bajo distintas formas, simplemente vierte sombra sobre nuestra conciencia, haciéndonos creer que aquello que vemos es LO REAL, aquello que reina es este MUNDO de formas y deseos incesantes que no podemos dejar de buscar. Estemos alerta, entonces, ya que navegamos mares tempestuosos, sin tener conciencia que estamos a bordo de suntuosos barcos que "se estrellan en la nada".


Adriana Paoletta




1 comentario:

Juan Instructorado de yoga dijo...

Hola.

Muy bueno tu blog, lo he recorrido y la verdad que tienes buena informacion.

Gracias por ayudar a los que amamos el yoga.

Un cordial saludo.

Juan Cruz.