viernes, 20 de noviembre de 2009

Yoga en dupla. Navega en el mar de tus emociones tomándote de la mano

Ellas son Silvia y Flor, madre e hija. Las clases de Yoga en familia son una manera divertida y saludable de reencontrar un lugar para habitar el cuerpo y el vínculo familiar desde la expresión total del ser. Todas aprendemos de todas. Flor, con su juventud, nos recuerda que siempre podemos brillar y desafiar nuestra destreza intentándolo cien veces. Silvia ,le entrega a su hija el cuerpo de una mamá que sigue aprendiendo y disfrutando de cada intento y de cada conquista de equilibrio, con disciplina y espontaneidad enseña a su hija el límite y el poder del cuerpo.
Verlas realizando las vinyasas de Yoga es un deleite para los sentidos. Siempre llegan puntuales a su clase cansadas de sus múltiples tareas. Pero mágicamente su potencial se despierta y no nos detenemos en esta danza de Yoga que despierta en ellas la complicidad de la energía compartida.Transpiramos, nos reímos, respiramos al unísono en silencio,compartiendo el juego de ser mujeres danzando en nuestro potencial corporal.Aprendemos una de la otra,encontrando el eje dinámico de la emoción expresada a través del movimiento. Liberando la tensión cotidiana que perturba nuestra añorada libertad ,que se desata en cada clase regalándole a Silvia, el alivio a su cuello dolorido,la destreza redescubierta de la fuerza y la elasticidad, la profundidad de la propia interioridad y la calma en el no hacer. A Flor,el disfrutar de su cuerpo joven alimenta su potencial dormido, tanto es así que ahora supera a su profesora con las asanas que despliega; esa blandura recuperada y a veces escondida, se apodera de su corazón para hablar de su sentir interno.
Mujeres que exploran su femineidad sin competencias, compartiendo diversas edades y vivencias ,desde el juego, la expresión emotiva, la risa, el abrazo y las lágrimas ,para silenciarnos en un abandono total a la madre tierra ,que es nuestra primera maestra en el camino sensible de "ser, en femenino".

Un abrazo de luz a mis queridas Sil y Flor

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sublime encuentro.. Gracias por compartirlo.
Gra.. Intentare hacerlo con mi hija.