miércoles, 18 de noviembre de 2009

Una taza de té consciente.Thich Nhat Hanh.

Thich Nhat Hanh, monje budista y filósofo vietnamita, utiliza la metáfora de saborear una buena taza de té para ilustrar la atención en el presente. Para disfrutar del té, debemos tener todos nuestros sentidos en el presente. Sólo entonces nuestras manos sienten la agradable calidez de la taza y percibimos el aroma, saboreamos la dulzura y apreciamos la delicadeza del té.

Si le damos vueltas al pasado o nos preocupamos por el futuro, nos perdemos la experiencia de disfrutar esa taza de té. Miraremos la taza y el té ya habrá desaparecido.

Lo mismo ocurre con la vida. Si no vivimos el presente con todos nuestros sentidos, cuando miremos alrededor aquélla ya habrá transcurrido. Nos habremos perdido la experiencia, el aroma, la delicadeza y la belleza de la vida y nos parecerá que ésta ha pasado de largo.

El pasado ha terminado. Aprenda de él y déjelo ir. En cuanto al futuro, ni siquiera ha llegado.

Como es lógico, usted debe hacer planes en relación con el futuro, pero no malgaste su tiempo preocupándose por él. Preocuparse es inútil. Cuando deje de fijarse en lo que ya ha sucedido y en lo que quizá nunca suceda, estará en el momento presente. Entonces empezará a experimentar alegría en la vida.

Debes rememorar el pasado y, a continuación, olvidado. Déjalo ir.

¿Cómo puedes percibir algo de una forma clara y nueva con todos los pensamientos que llenan tu mente? ¿Qué ocurriría si tuvieras que aprender algo nuevo y desde una perspectiva diferente?

Deja de pensar y utiliza tu sabiduría intuitiva para experimentar de nuevo el amor. Medita. Sé consciente de que todo está relacionado. Percibe tu verdadero ser. Percibe a Dios.La meditación y la visualización te ayudarán a pensar menos y a iniciar la vuelta atrás. Entonces tendrá lugar la sanación. Empezarás a utilizar la parte de la mente que normalmente no usas y percibirás y comprenderás la verdad. Entonces te convertirás en una persona en busca de la sabiduría y que encontró la paz.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Aunque no me gusta el té, haré la ceremonia del mate. Hermosa meditación, encontrarnos con esa parte nuestra, tan dejada a veces, Gracias Adri, por acercarnos a esta sabiduría.
Abrazos de luz y jazmin.
Gra

Adriana Paoletta dijo...

Cierto Gra el mate es escencialmente una ceremonia
Abrazo de luz
Adri

maju dijo...

como siempre, hermoso. Las ceremonias vitales son hermosas. Gracias, es bueno reflexionar acerca de esto, maju

XM dijo...

fantástica explicación de la atención mental. Gracias

lucía// dijo...

gracias por el artículo que termina de endulzar el sabrosísimo té de ayer (quiero la receta completa!).

un abrazo grande!
lu

Adriana Paoletta dijo...

Hola A todos! Gracias por estar a tentos a los pequeños rituales que enriquecen nuestro día!

Un abrazo de luz
Adri

Adriana Paoletta dijo...

Hola A todos! Gracias por estar a tentos a los pequeños rituales que enriquecen nuestro día!

Un abrazo de luz
Adri