sábado, 4 de julio de 2009

Empatía

Ayer por la tarde me tocó viajar en subte.Para aquellos que no lo saben los habitantes de Buenos Aires estamos con una epidemia de Gripe A H1N1.
En épocas en que la peste no circulaba por las calles el subte era igual un lugar caracterizado por gestos adustos,miradas perdidas, vacías y silencios abrumadores.

Si uno lo deseaba , podía tomar cientos de clases de maquillaje, viendo como las mujeres sacaban innumerables artículos de su neceser y transformaban su palidez y ojeras, en rubor y miradas gatunas.

También podía descubrir en los títulos de los libros que leían los pasajeros perfiles de ellos que no hubiera imaginado a simple vista, registros de un mundo interior que rara vez se expresaba .

Pero con la peste sobre nuestras espaldas , un paisaje inédito llenó los subtes .Como en un homenaje póstumo a Michael Jackson, cada pasajero cubría su rostro con un barbijo (como lo hacía el Rey del Pop) , noté que las miradas eran las mismas, quizás cargadas de un poco mas de paranoia.
Me dí cuenta que la peste no había cambiado nada, solamente nos había ayudado a ocultar y a validar antiguos miedos y fobias.

La peste nos servía ahora como excusa para expresar de la forma mas extrema nuestro egoísmo, había sido útil para confirmar que cada pasajero en este viaje en subte (como en la vida) era un sospechoso que venía a quedarse con lo mío o a arruinarme una fiesta que nunca comenzaría pero donde yo era el único invitado.

¿Cómo podía ayudarlos a salir del pozo, a recuperar la sonrisa, a tomar conciencia de que lograr ser felices implicaba indefectiblemente disfrutar del viaje ?

Recordé entonces un corto cinematográfico sobre un Bodhisattva en el subte y me dí cuenta inmediatemente que como decía Lennon

Puedes decir que soy un soñador
Pero no soy el único.



Eduardo Seoane

5 comentarios:

Mónica Fabiana Leguizamón dijo...

hermoso Adri!!! Nos vemos el martes y el miércoles...abrazo de amor
Moni

Charo dijo...

Hola Adriana,
Con este tema de la gripe A y las vacaciones pensaba que quizás nos haga estar más "para adentro", que puede ser una oportunidad de estar más en casa y pasar más tiempo con nuestros hijos. No vamos a poder salir salir y salir (cine, teatro, comida chatarra, peloteros, etc etc). Podemos pasar los días frente a la pantalla de la compu o de los videos, pero también podemos reinventar las vacaciones: cocinar panqueques o tortas fritas los días de lluvia, jugar a las cartas u otro juego de mesa, conversar, etc.. Digo, nos da la posibilidad de interactuar más, como eran las vacaciones de invierno hace unas décadas atrás.
Siempre es lindo leerte. Besos!!

Adriana Paoletta dijo...

Esos es Charo, no vivir tanto para afuera, reencontrarnos como miembros de una familia y no ser solamente miembros de una sociedad de consumo que nos consume.
Abrazo de luz
Adriana

Adriana Paoletta dijo...

Mil gracias Moni por tu presencia te mando un abrazo de luz
Adriana

Charo dijo...

Adri,
Perfecto resumen de lo que lo que quise transmitir. Besos!