viernes, 27 de febrero de 2009

Historias de vida: la Maternidad y el Yoga


Empecé a tomar clases con Adriana hace unos tres años. Yo sabía algo sobre los beneficios del yoga pero no imaginaba que me iba a ayudar tanto en diferentes aspectos. Con mi hija de casi un año como participante de las clases, la concentración resultaba difícil pero, igualmente, las clases comenzaron a dar sus resultados pronto. Mi mayor problema siempre fue el dolor en las cervicales, el cual poco a poco fue aflojando y hoy es un tema menor para mí. Pero además, logré “bajar de vueltas”, darle lugar a la respiración y fui aprendiendo ejercicios que me sirvieron de ayuda para diversas molestias (dolor de cabeza, de estómago, insomnio, etc.). Con el transcurso del tiempo, la participación de mi hija fue mayor (y ella empezó a divertise con el yoga, a aprender posturas) y yo dividía mi atención entre ella y la clase, pero seguí adelante porque las clases seguían dando frutos, aunque fueran entrecortadas o poco convencionales...con peluches haciendo yoga.

Disfruto de las clases, son bárbaras, dinámicas, interesantes y siempre hay algo nuevo para aprender, ya sea posturas o temas generales del yoga. Los beneficios para mí fueron enormes y, en los momentos en que estoy sola, recurro a todo lo que Adri me enseñó para aliviar molestias.

Adriana es una excelente profesora y persona, luminosa, siempre tiene una palabra (además de un ejercicio, un aroma, una nueva técnica) para hacernos sentir mejor.

Vero


Hoy tengo la alegría de contarles que nacieron los mellis, Andrés y Mia. Vero es una gran mamá que tuvo la sorpresa de quedar embarazada de mellizos.Su disciplina para hacer Yoga es increíble. Su capacidad para trascender la tensión la ha llevado a enriquecerse como persona y poder vivir conciente de su potencial interior . Parece que mi experiencia como mamá de mellis se contagia a veces a mis alumnas, que se atreven a vivir esta experiencia espiritual que es la maternidad con todo su Ser despierto. A toda esta familia hermosa que he visto crecer , a la bobe Sarita, a la bobelé más dulce que me sigue desde sus noventa y tantos jubilosos años, a Gala saltarina ahora acompañada por dos hermosos hermanitos ,les deseo toda la salud, el amor y la conciencia para disfrutar de la mayor y más trascendente experiencia espiritual, crear una familia.


Adriana

No hay comentarios: