viernes, 7 de marzo de 2008

Yoga y ESTRES laboral.



El concepto de stress fue introducido en la medicina por el Dr. Hans Selye a mediados de los años veinte, definido como:

* La respuesta no específica del organismo a toda demanda que se le haga.

El fracaso en este sistema general de adaptación al medio y sus agentes estresores generan DISTRESS(stress no saludable, que enferma, disfuncional y que actúa reduciendo la productividad y la eficiencia).

Cualquier demanda, sea física, psicológica, externa o interna, buena o mala, provoca una respuesta biológica del organismo. Si estos cambios se hacen en armonía, es decir, si las respuestas son adecuadas al estímulo y a la capacidad adaptativa de cada individuo, se habla de EUSTRESS o buen stress.

Si las demandas del medio son excesivas, intensas y/o prolongadas, aún siendo agradables, y superan la capacidad de resistencia y de adaptación del organismo, llegamos al DISTRESS o mal stress.

Si aplicamos el concepto al ámbito de trabajo de los individuos, podremos ajustar la definición de stress como el desequilibrio percibido entre las demandas profesionales y la capacidad de la persona para llevarlas a cabo.

De acuerdo con los factores organizacionales de las instituciones, se generan situaciones que provocan o desencadenan procesos o enfermedades laborales.Uno de los mecanismos de respuesta, previa valoración de un estresor, es la lucha o la huída. Si estas situaciones de stress se dan en el plano laboral como ser la inseguridad, la competencia, la búsqueda de eficacia, la responsabilidad en la toma de decisiones, nos encontramos con que no podemos luchar con el gasto energético correspondiente, ni tampoco, teóricamente responder con la huída.

Es claro que la huída en el plano laboral es el ausentismo, que junto con las enfermedades laborales,son índices elocuentes de la repercusión del stress organizacional sobre los trabajadores.



La actividad laboral es generadora de stress y es justamente, por la conveniencia de mantener nuestros puestos de trabajo que esa lucha es hoy más intelectual y psicológica, que física, por lo que en ella no se consume la energía resultante (distress). La imposibilidad de modificar el agente estresor por enormes presiones psicológicas, lleva a menudo a salidas como el tabaquismo, el alcohol, los psicofármacos, drogas , obesidad que terminan agravando el distress y sumando factores de riesgo.

Para estudiar el stress organizacional, es necesario investigar los factores individuales y ambientales.

Es indudable que la capacitación y el equilibrio entre la demanda y la respuesta adaptativa, que permiten al trabajador responder a la exigencia, darán el grado de stress. A mayor control sobre la demanda, menor stress . Por el contrario, un menor control en la decisión laboral, con exigencias crecientes en el trabajo, generará un alto grado de distress, ante el elevado nivel de indefensión y menor capacidad de afrontamiento y control sobre la situación estresante.

Según la O.I.T (Organización Internacional del Trabajo) , “el stress laboral es un peligro para las economías de los países industrializados y en vías de desarrollo. Resiente la productividad al afectar la salud física y mental de trabajadores. Las instituciones que ayuden a sus empleados a hacer frente al stress y reorganicen con cuidado el ambiente de trabajo, en función de las aptitudes y las aspiraciones humanas tienen más posibilidades de lograr ventajas competitivas.”

Por ello es necesario implementar en forma sistemática prácticas de manejo del estrés y qué mejor que el Yoga con 5000 años de experiencia ,en técnicas psicofísicas para el manejo del distress.

Adriana Paoletta
Fotos : yoga de Rose

No hay comentarios: