lunes, 30 de noviembre de 2009

Cinco enseñanzas del Budismo



¿Cómo podemos sacarle el máximo provecho a nuestra vida? Para un budista tibetano, la respuesta a esta pregunta siempre comienza contemplando nuestra enorme suerte por tener una existencia humana. Una imagen tradicional dice: “Tiene mayor probabilidad una tortuga de mar ciega de pasar su cabeza por el agujero de un yugo arrojado al océano, que nosotros de adquirir un cuerpo humano”. Entendiendo que la vida humana es un regalo precioso que debemos apreciar, un budista tradicional suele comenzar el día recitando un texto o una frase para invocar la apreciación del cuerpo, de la mente y de los sentidos, los medios de que disponemos para aprovechar al máximo nuestra vida.

Cinco verdades o enseñanzas dharma nos proveen la estructura que orienta hacia una vida plena de sentido. Estas verdades siempre son válidas, independientemente del tiempo y del espacio. En su simplicidad, cualquiera, joven o viejo, puede entenderlas. Estas cinco verdades centrales –apreciación, impermanencia, karma, inutilidad del sufrimiento innecesario y libertad– son el corazón de la práctica budista cotidiana.

Si no logramos integrar estas verdades de vida a las experiencias del día a día, sentimos una suerte de vacío. Algo indefinible nos está faltando. Nuestras metas permanecen inalcanzables, nos sentimos incomprendidos.

Las frustraciones, las emociones, las lágrimas, las resistencias internas y la esperanza infundada de que algún día todo esto mejorará espontáneamente, todo ello es indicio de la falta de conocimiento.


Encarnando estas cinco verdades a través de la meditación y la ejercitación, podremos acceder a la profundidad que tanto anhelamos. Nuestra vida adquirirá dimensión espiritual. A medida que estas verdades formen parte de lo que pensamos, decimos y hacemos, viviremos más armoniosamente con las cosas como son, sin arrepentimiento ni tiempo malgastado. Si estas verdades están presentes en nuestra mente, estaremos preparados para cuando la muerte nos alcance. Ellas forman un marco referencial en el que la mente se despliega hacia su intrínseca perfección. En las páginas siguientes expondré mis propias reflexiones acerca de su importancia, y para ello me basaré en mis estudios y en mi experiencia a través de estos años, cuando me propuse comprender el significado de estas enseñanzas básicas, pero profundas.

Apreciación

El camino espiritual comienza al darnos cuenta de que nuestra vida y la de todos los seres sintientes tienen valor y merece respeto. Cada ser humano tiene cuerpo, mente y la energía vital para usarlos de manera provechosa. Se puede ser feliz y ser útil a los demás de muchas maneras diferentes. El poder apreciar estas oportunidades es la clave de una existencia plena de sentido.

Nuestro cerebro y los circuitos neuroquímicos prosperan en la apreciación. La investigación científica muestra que, así como la adquisición de nuevas destrezas estimula la producción de neuronas, generar sentimientos de apreciación también incrementa la cantidad de neuronas en el cerebro.


La gratitud y la apreciación fortalecen el sistema inmunológico, además de otros sistemas en el organismo. Mejora la circulación y hace que la mirada adquiera brillo. Según las enseñanzas budistas, esta vivacidad y vitalidad son nuestro patrimonio.


Como toda actitud mental, de-sarrollar la apreciación es cuestión de costumbre. Cuando estamos entrampados en pautas negativas, parece que no hay nada que apreciar: toda nuestra energía parece centrarse en los problemas. El negativismo tiene su propia lógica apremiante. Sin embargo, aun cuando no nos sintamos particularmente agradecidos, podemos aprender a despertarnos a los aspectos positivos de cualquier experiencia del momento.

Así como adquirimos pautas negativas por la repetición constante de pensamientos y sentimientos negativos, podemos desarrollar la apreciación cultivando pensamientos y sentimientos de gratitud. Todo sentimiento de apreciación, hasta el más pequeño, estimula nuestra energía y nuestro entusiasmo, y nos impulsa a avanzar. Pronto la mente se acostumbra a la energía vital de los sentimientos y los pensamientos positivos, se pone en marcha una transformación interior y nuestra inteligencia y energía asumen nuevas formas.

Podemos comenzar apreciando todo lo que aprendimos y realizamos hasta este momento. Luego, podemos apreciar las posibilidades latentes en nuestras circunstancias actuales. ¿Cuánta más sabiduría y amor somos capaces de vivenciar antes de morir? En momentos de crisis, la apreciación puede ser un potente remedio. Podemos preguntarnos: “A pesar de todos mis problemas, ¿qué hay de bueno detrás de esta situación y en mi vida?”; “¿De qué cosas estoy seguro entre tanto cambio e incertidumbre?”. Plantearse estas preguntas genera apreciación.

Buscamos soluciones al preguntarnos cosas del tipo: “¿Cómo puedo mejorar esta situación?” y escuchando la respuesta. La gratitud por la orientación que recibimos nos ayuda a entender que ninguna condición es definitiva, ningún sufrimiento es desesperanzado. Cada situación nos brinda la oportunidad de abrirnos a un conocimiento más amplio. Al profundizar la apreciación, nacen el amor y la sabiduría.

Impermanencia

Entender la impermanencia enciende nuestra pasión por explorar aun más nuestro potencial. Se considera que el hombre vive en promedio unas cuatro mil semanas. Es como si viviéramos un tiempo prestado y un reloj de arena invisible midiera los días dejando caer los granitos. ¿Cuántos días nos quedan? Cada vez nos queda menos tiempo. Estamos seguros de que vamos a morir; lo que no sabemos es cuándo ni cómo. Nuestra respiración nos une a la vida. Un día, después de haber inhalado varias veces, exhalaremos por última vez y ése será el fin de esta vida. Toda vida tiene un plazo. Todo momento –sobre todo éste– cuenta.

La impermanencia quizá sea la principal característica de la existencia humana. En nuestra vida diaria, los buenos y los malos momentos vienen y van. Los niños crecen y los adultos envejecen. La vida se perpetúa en infinitos ciclos. Todo tiene un comienzo, un centro y un final, cada comienzo contiene su propio fin y cada fin encierra la promesa de un nuevo comienzo. Nada permanece tal como es ahora: el presente no vuelve.

Parte del arte de vivir es poder comenzar bien cada momento, centrar la atención, soltarse gentilmente y, luego, despedirse dándole a cada instante sus propias cualidades.



Un día que no concluyó adecuadamente proyectará los elementos no procesados al día siguiente
.

Quizá sea algo que descuidamos o pasamos por alto, o un sentimiento que no hemos podido sentir; cualquiera sea su forma, los elementos del día no resueltos nos acompañan como un equipaje molesto.
La frustración de hoy obedece a causas que ocurrieron en el pasado; si tampoco cuestionamos nuestro desengaño, éste se convierte en otro resto de experiencia antigua que va apilándose como basura en una esquina.

Si experimentamos la transición de un día al otro con conciencia, podemos ingresar en el futuro con una mente más liviana y abierta. Al finalizar el día o una fase, podemos pasar revista a todo: recuerdos intensos, logros, arrepentimiento y remordimiento. Aceptamos lo ocurrido y, luego, lo dejamos ir. Así, la transición al día siguiente es más fácil. Ya no cargamos con el peso de relaciones tirantes o penosos recuerdos de nuestras acciones desconsideradas. Nada pesa sobre nuestra conciencia; los pensamientos culposos o la pena de sí no nos consumen. Hasta la muerte se convierte en algo para celebrar, como un nacimiento, una vida valiosa que concluye y el comienzo de algo nuevo.

Impermanencia no es un simple concepto, sino una experiencia vital. Con la práctica, mente y corazón se familiarizan con la impermanencia, y nos movemos con el cambio en lugar de resistirlo. Hay un método para ser conscientes del paso del tiempo: se trata de focalizar la conciencia en el ciclo de la respiración, centrándonos en cada inspiración y exhalación de manera neutra. A medida que nos acoplamos al ritmo de la respiración, la cualidad siempre cambiante del tiempo se vuelve inseparable de la conciencia. La apreciación por el flujo constante del tiempo pasa a ser algo natural en nuestra vida cotidiana. Consustanciados con el flujo, nos sentimos cómodos con el cambio. La impermanencia ya no es más un obstáculo o una amenaza, sino la puerta hacia el cambio positivo.

Karma

En el budismo, la conexión causa-efecto se conoce como ley del karma. Todo lo que pensamos, decimos y hacemos –o dejamos de hacer– tiene sus consecuencias. Hasta el pensamiento más fugaz, la palabra más simple, el más pequeño gesto, todo tiene sus efectos. Nuestra conducta anterior nos ha conducido a las actuales circunstancias.

La tensión corporal expresa la verdad del karma, así como nuestro cuerpo guarda el registro de nuestro pasado.


Si nos falta alguna cualidad en nuestra vida es porque no la introdujimos previamente; sin una causa en particular no podemos esperar el resultado correspondiente. De la misma manera, nuestras acciones en el presente determinan nuestra felicidad futura. Aunque quisiera intentarlo, nadie puede arreglarnos la vida. La gracia no nos llega de afuera, sino de nuestro interior.

Es fácil confundir karma con destino
. Y decimos “Oh, ése es mi karma”, mientras suspiramos con resignación. Esta respuesta tiende a eximirnos de nuestra responsabilidad, como si dijéramos “en realidad no es mi culpa”. La raíz de la palabra karma es “kr”, que significa “hacer”, “realizar” o “llevar a cabo”. Karma se refiere a acción o motivación, y también a resultado. Si la motivación de los pensamientos es impura, será imposible lograr un resultado plenamente positivo. Una intención negativa socava el valor del ser humano y causa sufrimiento innecesario a todos; no puede producir un resultado constructivo. Sólo una actitud positiva puede, eventualmente, generar un resultado positivo.

Dado que nuestra conducta tiende a ser una mezcla de intenciones positivas y negativas, puede resultar difícil distinguir los efectos de nuestros actos.

Sin embargo, si aprendemos a seguir nuestras motivaciones en sus desvíos y logramos enderezarlas una y otra vez, con el tiempo obtendremos los resultados deseados


Los actos madurarán según cómo fueron realizados. Sus resultados revelan nuestra intención. Si las cualidades del cuidado y la atención focalizada son parte de un proyecto, seguramente se manifestarán en los resultados.

Nuestro buen karma se multiplicará geométricamente en la medida en que otros se beneficien de nuestra obra y que los resultados perduren. Karma positivo significa sabiduría en acción.


Sufrimiento innecesario

En un sentido la mente es neutral, tan capaz de producir felicidad como dolor. No tiene preferencias por una expresión alegre sobre una enojada, o viceversa. No obstante, es cierto que la manera en que funciona la mente –a gran escala o limitada– determina nuestra forma de vida. Si la mente genera felicidad, nuestra experiencia será positiva; si, en cambio, funciona para generar sufrimiento, nuestra experiencia será negativa. Dado que la naturaleza de la mente es neutral, es posible reducir las causas del sufrimiento y fortalecer las de la felicidad.

Un trozo de tela mojado en aceite se empapará de aceite; de la misma manera, los seres humanos asumen las características del ambiente que los rodea. Algunos aprenden desde niños a desconfiar de sus propios sentimientos y pensamientos, lo cual desemboca en alienación respecto de sí mismos y de los demás. Una vez consolidada semejante pauta de desconfianza de sí mismo, ésta tiende a moldear todas las experiencias siguientes. A cualquier edad podemos buscar validación adhiriendo a las normas y valores de otras personas, tomando las expectativas del mundo que nos rodea como la vara que usaremos para medirnos. Al no reconocer nuestro propio valor, somos incapaces de reconocer y apreciar cualidades especiales en los demás.

Los atletas luchan para sobreponerse a pautas personales que socavan su performance proponiéndose aprender de los obstáculos y aprovechar al máximo su talento. También nosotros podemos proponernos abordar los obstáculos en nuestro camino como maestros, es decir, en tanto oportunidades para fortalecer nuestros recursos mentales y de energía. Seremos más sabios reconociendo nuestros errores y aprendiendo de ellos. Nuestras frustraciones, el desamparo y la resistencia a la vida pueden convertirse en importantes fuentes de conocimiento. Observando lo que se esconde detrás de estas experiencias, podemos aprender a descifrar sus mensajes ocultos. Entonces, los contratiempos ya no lograrán desviarnos de nuestro camino porque sabemos que son una fuente invalorable de autocomprensión.

El sufrimiento ocurre en el cuerpo y en la mente, por lo tanto debemos buscar las soluciones en ambas instancias. A través de la pena y el dolor, la vida nos informa de aspectos de nuestro ser que permanecen poco desarrollados. Aunque no siempre podamos descifrar el mensaje o seamos inconscientes de gran parte del conocimiento que yace velado en nuestro interior, aun así podemos reunir la confianza necesaria para profundizar, recordando que somos responsables de nuestras propias desilusiones. En lugar de buscar un culpable afuera, podemos optar por el camino más sensato, el de examinar las causas de nuestro sufrimiento y la dinámica que lo sostiene. Una base sólida de autoconocimiento puede reemplazar gradualmente la base inestable del yo que sufre sin saber por qué. Porque nos ayuda a descubrir las condiciones que conducen a la felicidad, el sufrimiento nos muestra el camino a la libertad.

Libertad

El budismo tibetano sugiere que existen cuatro puertas que conducen a la libertad. La primera puerta tiene un cartel que dice: “Olvida el pasado”. No te aferres a aquello que te ocurrió anteriormente porque podrías perderte todo lo que la vida tiene para ofrecerte. Considera el pasado como una ciudad que has dejado atrás y atraviesa la primera puerta sin arrepentimiento. El cartel en la segunda puerta dice: “Participa en todo lo que ocurre en este momento, no te retengas”. La llave que encaja en la cerradura de esta puerta es la participación plena. Cada vez que te entregues con el alma y el corazón se abrirá la segunda puerta. Cuando no estés obsesionado con el pasado y te halles totalmente inmerso en el presente –en tu trabajo y en tu amor por la vida y por otros seres– naturalmente llegas a la tercera puerta, cuyo cartel dice: “Abandona todo sentido del yo”. En lugar de detenerte en preocupaciones egoístas centrándote en todo lo bueno que pueden procurarte tus actos –como lograr fama y fortuna–, te centras en ser y en hacer con pasión: en experiencia y vida desligada del yo. Ahora, de la manera menos pensada, te hallas frente a la cuarta y última puerta: “Despójate de toda idea de futuro”.

Cuando tu mente deje de divagar por el futuro, por aquello que serás o harás más adelante, te quedarás con el ahora, y la última puerta se abrirá de par en par.


Sin pasado, totalmente comprometido, liberado del yo y sin expectativas, serás libre.
Nos han condicionado a creer que los seres humanos se encuentran imposibilitados de cambiar sustancialmente. Es el conocido “Yo soy así”. Si bien a veces nos sentimos contentos, libres y seguros de nosotros mismos, no tenemos control sobre esos estados de ánimo y no podemos sostenerlos. A la larga nos sentimos frustrados al comprobar nuestra impotencia y nuestra incapacidad para manejar nuestra vida. Si no trabajamos con esa frustración, podremos terminar en un camino sin salida, confiando nuestra sed de libertad interior a un diario íntimo, o encerrándola en algún rincón privado de nuestra mente.

Hay otra manera. Cuando logramos prestar atención a nuestras emociones negativas sin la compulsión de actuarlas, la conciencia se expande y descubrimos que somos libres de elegir la cualidad de nuestras actitudes y respuestas. La conducta compulsiva cede, y los pensamientos constructivos y los actos positivos surgen con mayor facilidad y naturalidad. Ya dejamos de correr detrás de aquello que nos hace felices o de evitar lo que nos ofende. Erigimos nuestro hogar en el espacio y en el poder de la mente abierta, antes que en los límites del yo mismo. La vida es lo que hacemos de ella, y el tiempo nos ofrece oportunidades de cambiar y crecer.

La reflexión sobre estas cinco verdades –apreciación, impermanencia, karma, sufrimiento innecesario y libertad– puede encender una transformación interior que ponga fin a la punzada de la impotencia.

Nos damos cuenta de que no saber cómo darles un giro positivo a nuestras emociones también es conocimiento.


Sabemos que no sabemos, todavía no tenemos el conocimiento que necesitamos. Pero las respuestas no se producen a través del intelecto. Las enseñanzas budistas ofrecen el insight así como también un camino de acción para fortalecer nuestra capacidad de conocer. A nosotros nos corresponde elegirlo, y esta libertad de elección es la libertad de ser.

En el budismo, todos somos estudiantes de por vida. El proceso de desarrollar la conciencia es como tallar un diamante: la paciencia y la pericia harán aparecer las cualidades más exquisitas de la piedra. El proceso de despertar la conciencia tiene múltiples facetas, que cobran sentido y belleza con tiempo y trabajo. A medida que empezamos a entender y encarnar las cinco verdades, esperanza y temor se convierten en certeza y confianza.

Los textos clásicos del budismo se refieren a este viaje como el Camino de los Héroes. El sobreponerse a las pautas personales y culturales requiere coraje heroico y resolución. Como reza un antiguo dicho tibetano, “deberá crecer un hueso en nuestro corazón”.

* Fragmento de Vivir sin arrepentimiento. La experiencia humana a la luz del budismo tibetano (ed. Norma).
Por Arnaud Maitland *
VIA PAGINA 12

Vacaciones para tu cuerpo y tu mente. Retiros en Pinamar. Yoga y Meditación


Retirarse es :

• Abandonar tus problemas para tomar distancia y descubrir las respuestas.
• Conocer tu propia voz alejándote del ruido de los otros.
• Seguir el ritmo de la sabiduría de tu cuerpo.
• Silenciar lo innecesario para descubrir lo esencial.
• Abrazar el espacio ilimitado de tu mente para descubrir aquello que te impide estar en Paz.
• Vivir sin miedos, desde el corazón compasivo.
• Sentir la felicidad que alguna vez sentiste y te cuesta reencontrar.

Quizás te levantes por la mañana soñando caminar descalzo por la orilla del mar, en silencio, mojando tus pies en la espuma blanca del amanecer. Respirar la intensidad de los bosques. Atardecer junto al fuego en la playa, bajo el sonido del mantra. Celebrar en un desierto mil plegarias para que dios se acerque en el silencio de tu corazón. Abrazar a quien tengas a tu lado, sabiendo que tu dolor y tu felicidad están hechos de la misma humanidad…sabiendo que puedes amar sin miedo.

Te dedicaré cinco días de intenso descanso y libertad. En las playas más lindas y tranquilas de Pinamar despertando tu potencial interior.

  • Prácticas de Ashtanga Yoga Terapéutico.
  • Ejercicios de purificación.
  • Kriyas y Pranayamas.
  • Sanación pránica para alinear tus chakras.
  • Prácticas de Meditación de todas las tradiciones espirituales, saboreando el sentido del Silencio.
  • Senderismo en dunas, playas y bosques.
  • Rituales del Fuego al atardecer. Mantras ,la voz de tu alma.
Las actividades que se realizarán son de profunda movilización emocional, mental y espiritual . Por ello preferimos mantener la sorpresa para que las descubras con la inocencia de un niño.

Te ofrecemos dos opciones de alojamiento con idénticas actividades a realizar.

Hotel El Dorado

5 noches, desde el 4 al 9 de Febrero
OPCION 1: 5 noches-. Precios alojamiento con desayuno y actividades múltiples, por persona (habitación base doble) 350 dólares
En caso de ser dos personas en una habitación doble el costo del retiro se reduce en 80 dólares por persona siendo entonces su costo total de 270 dólares.

www.eldoradopinamar.com.ar
www.eldoradopinamar.blogspot.com

Hotel Oceanic


Semana del 9 de Febrero al 13 de Febrero.
OPCION 2: 5 noches-. Precios alojamiento con desayuno y actividades múltiples, por persona (habitación base doble) 455 dólares

www.oceanichotel.com.ar

Para saber más escríbenos un mail a adripaoletta@gmail.com

sábado, 28 de noviembre de 2009

Cómo utilizar la meditación para sanar el cuerpo y la mente


Muchos médicos saben que todos disponemos, en nuestro interior, de energías curativas capaces de desempeñar un papel decisivo en la lucha contra la enfermedad. Algunos de mis pacientes que padecían enfermedades me enseñaron que esta energía curativa puede ser muy sutil, pero que es sumamente poderosa.
Estoy convencida de que todos podemos aprovechar los poderes curativos que tenemos en nuestro interior. Quizá la verdadera medicina holística consista en esto, en movilizar todo nuestro organismo, incluida la mente y el espíritu.
Por ejemplo, en su excelente libro Head First: The Biology of Hope and the Healing Power of the Human Spirit (La mente primero: La biología de la esperanza y el poder curativo del espíritu), Norman Cousins expone un trabajo muy documentado que ha ayudado a desarrollar la psiconeuroinmunología, una nueva área de la investigación médica que estudia el modo en que las emociones afectan el sistema inmunológico. Además, un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard ha descubierto que ciertos tipos de meditación prolongan la vida de las personas de edad.
En un estudio publicado en The Lancet, la prestigiosa revista médica británica, un grupo de investigadores informó de que una combinación de dieta, ejercicio y técnicas de reducción del estrés podía invertir el proceso de obstrucción arterial en las enfermedades coronarias. Los cambios en la dieta y el ejercicio, por sí solos, no producen este efecto. De hecho, las técnicas de reducción del estrés constituyen un factor necesario y mucho más importante de lo que los médicos habían creído en un principio.
Como comenta el doctor Dean Ornish, coordinador del estudio, «Este descubrimiento sugiere que las recomendaciones tradicionales [...] pueden ser suficientes para prevenir las dolencias cardíacas, pero no para invertir su proceso>>.
La relajación, la visualización, la meditación y la regresión pueden utilizarse para eliminar, de manera holística, el estrés, las tensiones, los miedos y las fobias.
Yo enseño unas técnicas de meditación que mis pacientes pueden incorporar de inmediato en su rutina diaria y utilizar el resto de su vida. Estas técnicas ayudan, por ejemplo, a eliminar el insomnio, controlar el peso, dejar de fumar, reducir el estrés, reforzar el sistema inmunitario, combatir las infecciones y dolencias crónicas y regulares la presión arterial. Los beneficios sobre la salud parecen infinitos.
Estoy convencida de que la práctica regular de la meditación constituye una herramienta de un valor incalculable para el mantenimiento y la recuperación de la salud. La razón es que las energías mentales y espirituales influyen, sin duda alguna, en las reacciones físicas y químicas del cuerpo. Nos encontramos ante un contexto nuevo que nos permite replantearnos el cuidado de la salud y utilizar las técnicas que liberan nuestras energías curativas.

Bibliografía Meditación. Brian L. Weiss

viernes, 27 de noviembre de 2009

Mantras para entonar el sonido del Ser


La palabra mantra proviene del sánscrito man, que significa mente, y tra, que tiene el sentido de protección, y también de instrumento. Los mantras son recursos para proteger a nuestra mente contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción. Aparte de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente. Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila.

Tipos de mantras

El mantra suele ser una palabra o grupo de palabras, aunque también puede ser eficaz una salmodia de tonos musicales abstractos. Aunque existen algunos que vienen utilizándose desde hace siglos para lograr determinados efectos, nadie nos impide crear nuestros propios mantras, como en el caso de las afirmaciones.

Bija Mantra - Sonido Raíz

Según la metafísica hindú todo está hecho de sonido, y cada cosa contiene una representación simbólica de las pautas de energía que la componen; eso es el sonido “semilla” o raíz, bija mantra. La intención de estos mantras es la de poner a la persona que lo pronuncia en resonancia con el objeto cuyo sonido raíz ha invocado. De esta forma, mediante enl conocimiento de los bija mantras se obtiene un dominio sobre la esencia de las cosas, permitiendo crear, destruir o alterar de diversas maneras. Por ejemplo, cada chakra tiene su sonido raíz asociado, que según se dice, contiene toda su esencia, y por consiguiente todos los secretos del chakra. Teniendo en cuenta que cada chakra guarda correspondencia con su elemento, resulta que los sonidos raíz proporcionan acceso a las cualidades de tal elemento:

Tierra: Mulhadara: LAM
Agua: Swadhisthana: VAM
Fuego: Manipura: RAM
Aire: Anahata: YAM
Éter: Vishuda: HAM
Ajna: OM
Sahasrara: N (nasal)

Mantras tradicionales

Existen miles de invocaciones y mantras de las diversas culturas y religiones de todo el mundo. En algunos se observa una semejanza de ritmo y entonación que nos hacen pensar en un origen común y por lo mismo, en largos ciclos de utilización que le otorgan el poder propio de la repetición inmemorial, aunque el valor más profundo de un mantra tiene que ver con lo que nosotros invertimos en él.

AOM: El gran sonido primordial, el sonido originario a partir del cual se creó el universo, el sonido de todos los sonidos juntos:

OM AH HUM: Tres sílabas de gran poder, que se utilizan para las finalidades siguientes: a) purificar la atmósfera antes de emprender un ritual o una meditación; b) trasmutar una ofrenda material en su contrapartida espiritual.

OM MANI PADME HUM: Significa “la joya del loto que reside dentro” Mani Padme representa la joya del loto, la sabiduría esencial que incardina las enseñanzas budistas, la esencia divina, mientras que Hum representa la realidad sin límites encarnada dentro de los límites del ser individual. ASí Hum une lo individual con lo universal:

YO SOY EL QUE SOY: Esta versión en nuestro idioma tiende también a unir lo individual con lo universal.

OM KLIM CRISTAVE NAMA HA: Significa “en el nombre del todo que mi presencia crísitica venga a mí”.

OM NAMAH SHIVAYA: Significa “en el nombre de Shiva”. Es uno de los muchos mantras que invocan nombres de divinidades:

NAMY HO REN GE KYO: Este mantra japonés tiene un significado similar al anterior.

Afirmaciones

Una afirmación expresada en forma de mantra, surte poderosos efectos, ya que en cualquier idioma, las palabras son una forma de estructuración interna del objeto aludido. Por ejemplo: “Estoy seguro, estoy aquí”; “Soy fuerte, soy capaz”; “Soy feliz, “La vida es amor y armonía”; “Yo soy la pureza que Dios creo”…

¿Cómo funcionan?

Los mantras emplean los mismos canales subliminales que la música y los anuncios publicitarios, aunque con intenciones mucho más benéficas. No es necesario intelectualizar el “significado” o la simbología del mantra para que su sonido ejerza sus efectos sobre nosotros. El ritmo sonoro funcionará en el plano incosnciente y acabará por saturar los pensamientos conscientes, lo cual a su vez, afectará a los ritmos. De hecho, parte de la magia del mantra consiste en que no se debe reflexionar sobre su sentido, pues sólo así trascenderemos los aspectos fragmentarios de la mente consciente y percibiremos la unidad subyacente.

¿Cómo se utilizan?

Pronunciados en voz alta o interiormente de forma rítmica y repetitiva.

Algunas tradiciones hindúes utilizan un mapala, una especie de rosario con 108 cuentas para recitar cada mantra en ciclos exactos al alba y a la puesta del sol.

Amma y otros maestros espirituales nos aconsejan recitarlos también cada que nuestra mente no esté concentrada en un trabajo que requiera toda nuestra atención, para mantener nuestra mente limpia y purificar nuestro entorno evitando los pensamientos impuros, las divagaciones y la falta de concentración.

Anodea Judith dice que pronunciado en voz alta durante algunos minutos a primera hora de la mañana, “un mantra eficaz queda reverberando en silencio, mentalmente, durante toda la jornada, y deja en nosotros la impronta de la vibración, la imagen y el significado. Se cree que con cada eco, el mantra centúa la magia sobre la textura de lo corporal así como de lo mental, en el sentido de promover la armonía y el orden. La actividad adopta un nuevo ritmo; todo baila a la cadencia del mantra. Si lo elegimos rápido, nos servirá para generar energía y vencer la desidia. Si recurrimos a un mantra lento, nos ayudará a obtener durante todo el día un estado de relajación y de calma”.

Via:al otro lado del espejo

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Una oración hacia la inmensidad. Atravesando una crisis espiritual.



A mis hermanos de meditación: Lu, Gabo, Manu, Humberto, Pao, Moni, Carlos, Silvia y Sandra.

Una oración hacia la inmensidad es una oración hacia tu intimidad, hacia tu adentro. Sé que estás fluctuando entre las palabras vacías y la necesidad de algo que de sentido a tu existencia, para qué estoy aquí, cuál es mi deber en esta vida, junto a quién caminar, hacia dónde ir...

Si descartás lo que suele pesar, queda en su lugar un gran agujero, que llenás con aquellas cosas que debés realizar ,más allá de tu deseo esencial. Y negás que este vacío es tu oscuridad, y te asustás de tu propia oscuridad como si nadie te hubiese enseñado a moverte entre las sombras de un mundo indomable , tu propio adentro, tu centro, oscuro y silencioso. Y así, un día sin desearlo, te enfrentás con tu oscuridad, con inmenso desconcierto, una tristeza que no se alegra con nada de este mundo y un desconsuelo que nadie puede calmar.

Aunque añorás todo lo que no es,o algo celestial para calmar tu sed, así no ves que la inmensidad se hace tu amiga cuando nada esperás. El entregarse sin esperar nada a cambio es la definición de amor. Serás vos, guerrer@,con tantas heridas la que descubra que son marcas divinas, ese dolor que ahora no comprendés, hará fricción en tu ser ,provocando la chispa que encenderá el candelero ,que permitirá iluminar mundos nuevos que ni siquiera soñabas que existieran.

Más allá de la oscuridad ,hay un lugar ,que tiene la llave de tu dolor, sólo entregáte a él...y ve la luz en tu oscuridad.

A Solange, una guerrera espiritual .

Dedicado a todos aquellos buscadores del adentro que están atravesando sin saberlo, la noche oscura del alma.

martes, 24 de noviembre de 2009

Vivir sin arrepentimiento. Arnaud Maitland


Arnaud Maitland es un holandés muy vital, con sentido del humor y aire de galán de cine francés, pero su vida no fue un camino de rosas. La progresiva decadencia de su madre, que padeció el mal de Alzheimer, la desestabilización que esto provocó en el grupo familiar, el toparse con el sufrimiento, la vejez y la muerte lo enfrentaron con emociones oscuras. Miedo, desesperación, culpa, inercia... y remordimientos.

Graduado en Leyes aunque no ejerció (“En Holanda, si no sabés qué estudiar, estudiás Derecho. Aprendí a hablar con los dos lados de la boca: a favor de unos y de otros, ¡es lo que hacen los abogados!”), Arnaud trabajó en compañías navieras en Nueva York y en Hong Kong. Comenzó a leer sobre filosofía oriental, estudió con el lama Tarthang Tulku y obtuvo un máster en Filosofía y Psicología en Budismo Tibetano en la Universidad de Berkeley (California). La debacle de su madre inspiró su libro “Vivir sin arrepentimiento” (Editorial Norma), donde se basa en enseñanzas budistas para reflexionar sobre las emociones negativas y enseña a no temer al sufrimiento, propio y de los demás.

Casado con Carolin van Tuyll van Serookesrken, editora y colaboradora en el libro, Maitland vive en San Francisco y tiene un hijo de 25 años. Es instructor de meditación y consultor de empresas para Skillful Means, un sistema de management basado en las enseñanzas budistas.

Noticias: En Occidente no nos preparan para enfrentar la enfermedad grave, la vejez ni la muerte. ¿Cuál es el error más común que se comete?

Arnaud Maitland: Cuando mis abuelos murieron, la casa estaba en silencio, hablábamos en susurros, las cortinas estaban cerradas y no fuimos al funeral. Nunca pude ver lo que, en realidad, era normal. A medida que fui creciendo, si había algún enfermo no estábamos cerca: era algo privado, negro, oscuro. Según el budismo tibetano, tenemos un tiempo limitado y la muerte es el momento de celebrar y apreciar lo que esa persona hizo con su vida.

Noticias: Hoy se teme más envejecer que morir.

Maitland: Para quien está envejeciendo, las enseñanzas tibetanas indican tres cosas: apreciar los buenos momentos vividos, pasarle todo lo importante a las siguientes generaciones, y prepararse para el proceso de morir. En Occidente no se hace ninguna de las tres.

Noticias: ¿Somos negadores porque esas instancias nos enfrentan con el límite, con el hecho de que nada es permanente?

Maitland: Sí, vivimos buscando seguridad y permanencia, cosas transitorias y sujetas a cambios, como tener más dinero, prestigio o estatus, y así se va montando el tinglado del sufrimiento. Aquello donde ponemos nuestra base, no dura, todo se evapora, especialmente cuando vas envejeciendo. Pero hay otra base muy real: si bien contamos con un tiempo limitado, tenemos creatividad, un corazón, energía, podemos hacer cosas.

Noticias: Usted señala nuestra mala relación con el tiempo: nos alienamos porque no alcanza, o lo malgastamos pensando que falta mucho para morir.

Maitland: Y cuando tenemos un buen momento nos sentimos culpables. El budismo tibetano dice que el tiempo es nuestro aliado, pero la alienación es el verdadero problema de Occidente. No tenemos muchas oportunidades, no podemos hacer todo de nuevo. Por lo tanto, el momento de vivir la vida es el presente. Quien no tiene los ojos brillantes, vivos, está en el pasado, con los arrepentimientos y resentimientos que conlleva, o está en el futuro.

Noticias: Ese estilo de vida que genera temores, dudas y ansiedad, saca a la mente de su eje. ¿La realidad crea nuestros pensamientos, o es al revés?

Maitland: La mente se contrae, y ese es un patrón: si pienso mucho en problemas, genero más. Si empiezo a pensar diferente, esos patrones negativos empiezan a cambiar: la mente moldea la realidad. La mente es neutral, no es mala, somos buenos por naturaleza.

Noticias: Si actuamos y reaccionamos según determinados patrones, ¿el sufrimiento tiene una dinámica que lo realimenta?

Maitland: Eso se llama karma. Hoy estamos formando el karma del futuro, pero el antiguo sigue funcionando. Sin embargo, como ocurre con el jardín, podemos sembrar buenas semillas en el suelo.

Noticias: Pero las emociones positivas también crean sufrimiento: un enamorado teme que la relación se termine o que lo abandonen.

Maitland: Las emociones positivas como la alegría, el amor, abren la mente y hacen fluir la energía. En cambio, si uno tiene resistencias, está negativo, la energía no fluye, la mente está cerrada y es como una goma pinchada en un auto. En mis charlas, cada vez que uso la palabra “amor” la gente se incomoda, algunos lo traducen como alegría o felicidad, pero en el budismo es un concepto muy diferente.

Noticias: ¿Qué es el amor, según esta doctrina?

Maitland: Es un estado de la mente, por el cual reconocés tu ser único y el valor único del otro, y lo debés respetar. Si estás relajado, hay naturalmente amor. No es algo que tratás de conseguir, y si empezás a manipularlo porque querés quedártelo, eso único se esfuma y el temor termina siendo una coraza que te estrangula. Amor no es enamorarse, sentirse atraído, el “me siento bien con vos” o el encantamiento.

Noticias: ¿Cómo cultivar pensamientos positivos?

Maitland: El budismo dice que hay algunas verdades y que si no vivimos de acuerdo a ellas vamos a sufrir y arrepentirnos. Una es la apreciación de que nuestra vida es única. Otra es la impermanencia: las cosas cambian y nuestro tiempo es limitado, debemos usarlo bien. La tercera es el karma: ¿qué semilla estás plantando? Si piensas negativamente, el resultado será igual. Y tu vida actual muestra lo que pensaste e hiciste en el pasado. ¿Querés escuchar más?


Noticias: Desde luego, continúe.

Maitland: La cuarta verdad es que la mayor parte de nuestro estrés y sufrimiento son innecesarios. Tenemos que ir detrás de lo que abre el miedo, las tres verdades anteriores. Y la quinta, es la libertad interior, el basamento: si estás relajado sentirás que tenés muchas posibilidades; estresado, sentís que no tenés alternativas. La relajación no es apagar la energía, es calmar lo que está sobreactivado y despertar lo que está dormido en nuestro corazón y en el flujo energético. La mayor parte de nuestro estrés es consecuencia de que en el pasado suprimimos nuestros sentimientos sobre muchas experiencias, incluso las buenas.

Noticias: Cuando un ser querido enferma y se va deteriorando día a día, surgen emociones difíciles, ¿nuestro andamiaje tambalea?

Maitland: Cuando un enfermo empeora tenemos que pensar cómo ayudarlo y, al mismo tiempo, cuidarnos a nosotros mismos. No es buen momento para priorizar las propias necesidades. Y no hay que esperar algo del enfermo, sino recurrir a los amigos.

Noticias: Cuando su madre con Alzheimer iba perdiendo el control sobre su vida, ¿sentía un correlato similar en la suya?

Maitland: Hay montones de esas preguntas... Mi mamá estuvo conmigo como siempre, de alguna manera, y me tomó un tiempo darme cuenta de cuán asustada estaba. Ella sentía que ya no valía, y me asusté. No le podía hacer preguntas, porque estaba perdida en su mundo. Más tarde los sentimientos surgieron, devastadores.

Noticias: Cuenta en el libro que no pudo conectarse con la persona que ella era en ese momento.

Maitland: Los sentimientos se manifestaron lentamente, fue un proceso. Y no quise enfrentarlo, lo que ves es tan penoso... Cada vez hablás más de ella y menos “con” ella. Por autoprotección íbamos tomando distancia, en vez de acercarnos de otra manera y hacerla hablar de sus propias vivencias y temores. La ves sentada, caída, ves temblar en la silla a esa mujer que aglutinaba a la familia... Yo vivía en Nueva York y me arrepentí de no haber viajado más seguido a Holanda, no haber estado en sus últimos días, muchos arrepentimientos... Pero el budismo me enseñó a trabajar esos sentimientos.

Noticias: ¿Cómo se hace?

Maitland: Las experiencias pasadas penosas no son permanentes, como creemos en Occidente: se pueden reconfigurar, incluso si los involucrados no participan, porque están en nuestra mente y corazón. La teoría del yoga tibetano es que si tenés un mal sueño te levantás mal, y las malas experiencias son como un mal sueño. Quedamos apegados a nuestra forma de pensar, sin embargo la memoria es adaptable, no hay que retener nada. Siempre estamos enfocados en los problemas –que en muchos casos son consecuencia de estar quejándonos todo el tiempo– y no en las cosas valiosas. Lo más importante es conocer, y se logra haciendo preguntas y dejándolas abiertas. No hay que preguntar “por qué” sino “cómo”: ¿cómo me gustaría vivir? ¿cómo me gustaría comunicarme con mi hijo?

Noticias: ¿Se puede cambiar así como así una manera arraigada de pensar?

Maitland: Nunca es demasiado tarde para desprenderse del pasado. Mi hermano vive en Buenos Aires y siempre pienso que cuando le ocurra algo importante viajaré inmediatamente. Aprendí que el presente es importante. Podemos modificar pensamientos viendo los hechos desde la perspectiva del otro, o dejando de dar vueltas incesantemente sobre un tema. La relajación ayuda a abstraernos de pensamientos, personas y cosas: sentarnos en silencio en un lugar tranquilo ayuda a conectarnos con los sentimientos de amor que están en nuestro corazón. El yoga contribuye a la relajación, elimina los bloqueos energéticos, crea una sensación de bienestar y completitud. Con la meditación se puede registrar el flujo de los pensamientos: positivos, negativos y neutros. Sabiendo que hay opciones, hay que empezar a buscar el lado positivo de las cosas y proceder en consecuencia.

Noticias: ¿Cómo podemos acompañar a un enfermo que va a morir?

Maitland: Tenemos que respetar cómo está muriendo, y la mayoría muere como vivió. Mi padre, de 97 años, dice: “No me arrepiento de nada”, luego, no tiene chances. Yo quisiera que fuera de otra manera, pero bueno... Hay que estar, sentir, prestar atención, tratar de que pasen por el trance lo más confortablemente posible.

Noticias: ¿Parte de su arrepentimiento tuvo que ver con que en el momento oportuno no se compadeció, en el sentido de “com-pader”?

Maitland: Sí, pero ya no. No tengo emociones negativas. Mi madre está en mi corazón, en mi mente, en mi libro, sigue viviendo.

Via : Revista Noticias

lunes, 23 de noviembre de 2009

¿Cómo empezar tu día sin dolor de espalda?



Los problemas de columna son el fundamento de mi investigación en el área de Yoga. Les propongo realizar todas la mañanas y antes de dormir esta vinyasa(asanas encadenadas) de pie para estirar aductores e isquiotibiales, con la ayuda de un bloque o taco que permitirá trabajar a la columna en descarga mecánica.

Recuerden: que el detrás olvidado de nuestra espalda necesita estirarse todos los días para evitar pinzamientos, artrosis, lumbalgias etc.

Lo haremos a través de movimientos que estiren la columna respetando la simetría lateral, anterior y posterior. En el triángulo, recuerda acortar los músculos laterales para evitar el pinzamiento posterior en las vértebras.

En la variante de parsvottanasana, establece la flexión del tronco desde la articulación coxofemoral para evitar plegarte desde las vértebras lumbares ya comprometidas.

Estírate, buscando espacio entre tus vértebras. Para ello utiliza la respiración nasal y conduce el aire cargado de prana hacia la zona de dolor posterior. Abre tu espalda permitiendo que el prana sane tu dolor.

Escucha tu espalda, estírate con ella y respira para encontrar la raíz del dolor y liberarlo!.

Namasté!
Disfruta de tu sadhana!

Adriana Paoletta

domingo, 22 de noviembre de 2009

Tu volatilidad


Nuestro cuerpo y nuestra mente están creándose y disolviéndose a cada momento .Démonos cuenta que de todas nuestras experiencias (imágenes, sonidos, pensamientos, emociones,sensaciones, olores o sabores) tienen una existencia meramente transitoria. Momento a momento nuestras experiencias aparecen y se desvanecen, nacen y mueren. Lo único que existe es un proceso de transformación constante, inmediato y continuo.Por más desesperadamente que lo intentemos no tenemos la menor posibilidad de detener ese proceso.

Tendencias.Relax en el trabajo



Santander Río incorporó el servicio dentro del Centro de Empleados, un espacio donde se concentran distintos beneficios para quienes trabajan allí: desde consultorios médicos hasta actividades de formación sobre vida sana y gimnasio. Adrián Elstner, gerente del Centro de Empleados de Santander Río, cuenta que la iniciativa fue local. “Venimos trabajando en tema de salud preventiva desde hace más de cuatro años. El concepto fue creciendo. Comenzamos poniendo un consultorio e invitando a especialistas, como una deportóloga, nutricionistas, cardiólogos, pensando que esto favorece la consulta de los empleados. Si les acercamos los profesionales tenemos una doble ganancia: hacen la consulta y no se distraen de su tiempo personal y laboral. ¿Por qué hacerlo en el horario de la oficina? Trabajamos por objetivos y las personas pueden dedicarle en el horario que quieran media hora y recuperarla en el momento que sea necesario”, explica. Así empezaron a contratar servicios de masajes express, los cuales se dan tres veces por semana, de 13 a 17, en una sala antiestrés que está ambientada con aromatización, música y un diseño zen en piedras y madera.

En Novartis, iniciaron una prueba piloto de masajes en junio del año pasado. Pero tuvo tanto éxito que la hicieron servicio permanente para quienes trabajan en el edificio del barrio del Núñez, unos 200 empleados. Todos los jueves, de 10 a 18, se instala
una sala para masajes orientales a base de shiatzu, en turnos de 20 minutos. “Hicimos una campaña de comunicación al principio y tuvo tan buen impacto que no tuvimos que hacer nada más. Es una iniciativa de beneficio y de climas. Si bien está orientada a la gente que está en la computadora en la oficina todo el día, surgió en el área como una iniciativa para que por 20 minutos por semana uno se logre distender y ayudar a nuestro sedentarismo”, explica Alexandra Zwaal, analista de Recursos Humanos de Novartis Argentina.

Hay 2500 empleados que trabajan en el edificio de Santander Río ubicado en el microcentro porteño y otros de los alrededores, así que la sala está siempre llena. Además, para quienes no pueden tomarse un turno, Antei va con sus sillas de masajes a los distintos pisos y les hacen masajes en su oficina. Marcelo Dosa, de la Gerencia de Comunicación Corporativa, dice que usa las dos formas. “A mí me resulta complicado irme de la oficina a la tarde, entonces uso las sillas de masajes. Y si no, cuando voy al gimnasio del banco trato de coordinar los turnos para que me hagan shiatzu. Fuera del horario de trabajo, se me hace difícil hacer algo así porque voy a la facultad o hago otras actividades”, dice.

La iniciativa fue tan bienvenida en Novartis que este mes Sandoz, otra empresa de la multinacional, va a empezar con el mismo servicio. Además, están evaluando la posibilidad de incorporar clases de yoga.

En los dos casos, quienes toman el masaje deben hacer un aporte simbólico, de entre 5 y 10 pesos, para tomar el servicio. De esta manera se genera cierto compromiso y la idea de que es algo que la empresa hace junto a sus empleados
VIA PAGINA 12

viernes, 20 de noviembre de 2009

Yoga en dupla. Navega en el mar de tus emociones tomándote de la mano

Ellas son Silvia y Flor, madre e hija. Las clases de Yoga en familia son una manera divertida y saludable de reencontrar un lugar para habitar el cuerpo y el vínculo familiar desde la expresión total del ser. Todas aprendemos de todas. Flor, con su juventud, nos recuerda que siempre podemos brillar y desafiar nuestra destreza intentándolo cien veces. Silvia ,le entrega a su hija el cuerpo de una mamá que sigue aprendiendo y disfrutando de cada intento y de cada conquista de equilibrio, con disciplina y espontaneidad enseña a su hija el límite y el poder del cuerpo.
Verlas realizando las vinyasas de Yoga es un deleite para los sentidos. Siempre llegan puntuales a su clase cansadas de sus múltiples tareas. Pero mágicamente su potencial se despierta y no nos detenemos en esta danza de Yoga que despierta en ellas la complicidad de la energía compartida.Transpiramos, nos reímos, respiramos al unísono en silencio,compartiendo el juego de ser mujeres danzando en nuestro potencial corporal.Aprendemos una de la otra,encontrando el eje dinámico de la emoción expresada a través del movimiento. Liberando la tensión cotidiana que perturba nuestra añorada libertad ,que se desata en cada clase regalándole a Silvia, el alivio a su cuello dolorido,la destreza redescubierta de la fuerza y la elasticidad, la profundidad de la propia interioridad y la calma en el no hacer. A Flor,el disfrutar de su cuerpo joven alimenta su potencial dormido, tanto es así que ahora supera a su profesora con las asanas que despliega; esa blandura recuperada y a veces escondida, se apodera de su corazón para hablar de su sentir interno.
Mujeres que exploran su femineidad sin competencias, compartiendo diversas edades y vivencias ,desde el juego, la expresión emotiva, la risa, el abrazo y las lágrimas ,para silenciarnos en un abandono total a la madre tierra ,que es nuestra primera maestra en el camino sensible de "ser, en femenino".

Un abrazo de luz a mis queridas Sil y Flor

Coaching. Transformar al espectador en protagonista.



El coaching es una disciplina que ayuda a las personas a hacer su maravilloso camino de transformación. Para ir del que somos al que queremos ser, del espectador al protagonista.

Invita a descubrir una manera de ser auténticamente propia, despojarnos de creencias limitantes, generar vínculos más constructivos y estrategias más eficaces para ser simplemente más felices. Y uno comienza a caminar por la vida con un trajecito interno que nos va como de sastre: perfecto, cómodo, natural...

Resulta inconsistente en un diseño natural tan sofisticado como el que habitamos que se nos haya dado la posibilidad de saber qué nos hace felices sin que tengamos la posibilidad de serlo. No tiene sentido.

Un proceso de transformación interior no es sólo es posible, es necesario, porque el mundo que vemos es el mundo que construimos y sólo podemos hacer uno mejor trabajando en lo que verdaderamente tenemos a nuestro alcance: UNO MISMO, siendo a la vez, por esta razón, el entorno más favorable para aquellos con los que vamos eligiendo o cruzándonos en la vida.

Cada acto, cada encuentro, cada circunstancia tiene sentido y uno puede elegir en cada oportunidad el que quiere ser, cobrando conciencia de que cuando no elegimos también estamos eligiendo.

Esta es una invitación a construir el sueño de Gandhi: ser el cambio que queremos ver en el mundo. Abrir nuestro pequeño mundo personal a uno de infinitas posibilidades.

Taller de la Confianza

 Tenete confianza!, le decían a Juan cada vez que estaba por rendir examen.
Y esa sensación desagradable vuelve por momentos en cada ocasión en que siente en que es evaluado: cuando presenta un proyecto, cuando hace una exposición.

En la vida damos por sentado que aquellas habilidades generales con que llegamos a la vida adulta son las que tenemos y así, en cada desafío, desplegamos nuestras habilidades hasta donde supimos hacerlo siempre.

Uno debe prepararse para cada desafío en lo que cada desafío tenga de particular: estudiar para rendir un examen, entrenar para una competencia, ensayar para un concierto pero detrás de todas ellas como un muro de contención ajeno al contenido la CONFIANZA establecerá la diferencia entre el fracaso y el éxito.

En el taller se dan respuestas a decenas de inquietudes: Por qué confío en unos y en otros no? Cómo puedo hacer para que me vean más confiable? Cómo puedo atravesar el desafío sin atravesar los miedos? Por que no me tengo confianza en algunas oportunidades? Cuál es la estrategia para el cambio?, entre otras...

La vida está esperando que desarrollemos una vida plena y la CONFIANZA es una herramienta fundamental para esta tarea.


Taller de las Emociones

Llegan y se van.
A algunas queremos llamarlas a los gritos para que aparezcan: amor, paz, alegría.
A otras no las queremos ver ni en figuritas.
Sin embargo pareciera que todas son ajenas a nuestra voluntad y, como dice Pablo Neruda:

“cuando todo está preparado para mostrarme inteligente, el tonto que llevo escondido se toma la palabra en mi boca”

¿Para qué están allí? ¿Cuáles son las mías, cuando es que aparecen y donde están aquellas que necesito? ¿las puedo conocer? ¿las puedo controlar?

Conocerlas implica un alto porcentaje de control. Ella hablan de mí, de quien soy, de qué puedo lograr.
A partir de las emociones me muevo en el mundo y estaría bueno, muy bueno, que en determinado momento yo pueda empezar a moverme en el camino de mis sueños acompañado por mis emociones dejando de ser el que lucha permanentemente con ellas para lograr un umbral mínimo de funcionalidad.

E-motere, algo se está moviendo... para qué?.

Nora Balocco

Te invitamos a participar hoy del Taller la Confianza y el próximo viernes 27 de Noviembre del Taller de Emociones.

TALLER LA CONFIANZA

20/11/2009
Escuela de Psicología Social y Counseling
Yerbal 1755
4631-9424-3582
Inscripción previa - $ 70
Para más info:la posada del alma
nbalocco@gmail.com

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Múltiples beneficios de la Acupuntura.


La acupuntura es parte de la vieja ciencia de 2500 años de la medicina china tradicional llamada curativa natural. La práctica de la acupuntura ha resultado ser un tratamiento aceptado para el dolor de cuello por todo el mundo. Las agujas de la acupuntura se insertan en los puntos empírico exactos, que están situados a lo largo de meridianos del órgano, para estimular el flujo de la energía de Qi. La energía de Qi es parte de cada cosa viva que exista, como fuerza de la vida o energía espiritual.

La acupuntura apunta afectar el sistema nervioso central, incluyendo la médula espinal, el mediados de-cerebro y el intrincado hipotalamo-pituitario. Los estudios también han demostrado que la acupuntura promueve la vasodilatación y aumenta flujo de la sangre. Las concentraciones de trigliceridos, del colesterol y de phospholipidos en la sangre pueden disminuir mediante tratamientos de acupuntura. La acupuntura puede afectar positivamente el sistema inmune. Se piensa que esto es debido a los endorfinas que actúan como mediadores entre el sistema nervioso central y el sistema inmune.

"Los efectos específicos de la acupuntura se dan a corto plazo [menos de tres meses], pero tienen importantes beneficios prácticos", concluyen los autores de la revisión, que ha examinado los resultados de 10 ensayos clínicos con más de 660 pacientes aquejados de dolor de cuello. "El número de sesiones de acupuntura estaba relacionado con los resultados. Lo ideal serían al menos seis sesiones", agregan los autores en el último número de la 'Cochrane Library', una publicación que se dedica a revisar las evidencias científicas sobre los tratamientos médicos.

Estos investigadores, pertenecientes al Cervical Pain Group (que investiga las evidencias disponibles acerca de numerosos tratamientos para el dolor de cuello), han examinado investigaciones con pacientes aquejados de cervicalgia mecánica —el dolor que se produce con el movimiento y afecta a las cervicales, músculos y otras estructuras de la zona—.


La acupuntura demostró ser más eficaz que tratamientos placebo ('falsa' acupuntura, lista de espera...), tanto en los dolores cervicales como en las molestias que se irradiaban también a los brazos.

La terapia consiguió aliviar las molestias durante los tres meses posteriores al tratamiento.

También en la artrosis y la fibromialgia
A la revisión de la Cochrane se unen dos recientes estudios que evaluaron los beneficios de la acupuntura en otros dos tipos de dolor: la artrosis y la fibromialgia.

Hasta el momento, había mostrado resultados contradictorios en la fibromialgia, una enfermedad caracterizada por dolores musculares y articulares por todo el cuerpo. Según un estudio realizado en la Clínica Mayo (EEUU) con medio centenar de pacientes, la acupuntura no sólo alivia el dolor, sino que también mejora los niveles de fatiga y ansiedad. Las voluntarias recibieron durante dos o tres semanas seis sesiones de acupuntura o de falsas agujas.

"Los resultados de este estudio me convencen de que existe algo más que un efecto placebo en la acupuntura", dice David Martin, anestesista y principal firmante del trabajo, publicado el mes pasado en 'Mayo Clinic Proceedings'. "Confirma muchas impresiones clínicas de que esta técnica de medicina complementaria es útil para los pacientes".

El trabajo sobre la artrosis de rodilla, publicado recientemente en 'Annals of Internal Medicine', también se propuso aclarar las supuestas bondades de la terapia china, en este caso combinada con fisioterapia.

Más de un millar de pacientes aquejados por este trastorno degenerativo fueron divididos en tres grupos: además de seis sesiones de 'fisio', podían recibir 10 de acupuntura, 10 de falsa acupuntura o bien 10 visitas médicas.

Los grupos que habían recibido la acupuntura, ya fuese la administrada según la medicina tradicional china o placebo (las agujas se colocaban en otros puntos y de modo superficial), obtuvieron mayor alivio de su dolor que los demás participantes.

Los voluntarios que recibieron la acupuntura clásica fueron los más satisfechos con el tratamiento.
Adriana Paoletta

Una taza de té consciente.Thich Nhat Hanh.

Thich Nhat Hanh, monje budista y filósofo vietnamita, utiliza la metáfora de saborear una buena taza de té para ilustrar la atención en el presente. Para disfrutar del té, debemos tener todos nuestros sentidos en el presente. Sólo entonces nuestras manos sienten la agradable calidez de la taza y percibimos el aroma, saboreamos la dulzura y apreciamos la delicadeza del té.

Si le damos vueltas al pasado o nos preocupamos por el futuro, nos perdemos la experiencia de disfrutar esa taza de té. Miraremos la taza y el té ya habrá desaparecido.

Lo mismo ocurre con la vida. Si no vivimos el presente con todos nuestros sentidos, cuando miremos alrededor aquélla ya habrá transcurrido. Nos habremos perdido la experiencia, el aroma, la delicadeza y la belleza de la vida y nos parecerá que ésta ha pasado de largo.

El pasado ha terminado. Aprenda de él y déjelo ir. En cuanto al futuro, ni siquiera ha llegado.

Como es lógico, usted debe hacer planes en relación con el futuro, pero no malgaste su tiempo preocupándose por él. Preocuparse es inútil. Cuando deje de fijarse en lo que ya ha sucedido y en lo que quizá nunca suceda, estará en el momento presente. Entonces empezará a experimentar alegría en la vida.

Debes rememorar el pasado y, a continuación, olvidado. Déjalo ir.

¿Cómo puedes percibir algo de una forma clara y nueva con todos los pensamientos que llenan tu mente? ¿Qué ocurriría si tuvieras que aprender algo nuevo y desde una perspectiva diferente?

Deja de pensar y utiliza tu sabiduría intuitiva para experimentar de nuevo el amor. Medita. Sé consciente de que todo está relacionado. Percibe tu verdadero ser. Percibe a Dios.La meditación y la visualización te ayudarán a pensar menos y a iniciar la vuelta atrás. Entonces tendrá lugar la sanación. Empezarás a utilizar la parte de la mente que normalmente no usas y percibirás y comprenderás la verdad. Entonces te convertirás en una persona en busca de la sabiduría y que encontró la paz.

martes, 17 de noviembre de 2009

Cosmogonía Tántrica.El universo y el hombre.Evolución de los elementos.



Según el Tantra, el hombre es una réplica a pequeña escala del universo.En el proceso de manifestación del universo físico la consciencia absoluta Shiva Shakti aparentemente se escinde para dar origen a toda la creación .
Es un desarrollo evolutivo que conlleva una degradación de la Shakti suprema que da nacimiento al mundo manifestado y,dentro de él, al hombre y la naturaleza.
Todo el universo nace así de una misma sustancia o energía que va diferenciándose por unas frecuencias de vibración cada vez más lentas y pesadas.
Estas diferencias vibratorias crean mundos o distintos planos vibratorios , cada uno de los cuales tiene sus formas,actividades y leyes.
Los aspectos fundamentales de la consciencia absoluta Shiva-Shakti siguen estando presentes en el hombre ,
Shakti energía cósmica adopta la forma de Kundalini residiendo como poder latente en la raíz de la espina dorsal y Shiva , consciencia suprema se aloja en el centro superior de la cabeza llamado sahasrara chakra.
Aunque la consciencia y la energía se separaron para dar origen a la creación , permanecen en el hombre en un constante intento de unión para poder reexperimentar la unidad desde donde evolucionaron.

Veamos ahora en líneas generales y de forma sintética cómo se produjo la evolución de los elementos que conforman la consciencia Absoluta general del mundo manifestado.
El universo de materia y energía que conocemos se ha desarrollado directamente desde el principio absoluto ,Shiva-Shakti , a través de la diversificación de Shakti o energía pura..Como decíamos anteriormente , los dos principios Shiva- Shakti que e separaron momentáneamente para dar nacimiento a la conciencia individual, siguen coexistiendo juntos , tanto en el aspecto cósmico como en el individual.La primera manifestación que emana de ellos en este proceso es conocida como los tres aspectos .Nada ,Bindu y Kalaa.Nada es la vibración pura que en el universo inmanifestado existe como vibración cósmica y en el universo manifestado surge como sonido en sus distintas frecuencias.Bindu, es el núcleo (fuente de la creación.Kalaa el rayo o fuerza que brota de Bindu).
El juego o interacción de estos tres aspectos, da lugar a los elemento sutiles o groseros de los que esta formado el hombre.Los elementos que conforman todos sus estratos(denso ,sutil,causal) son treinta y seis aunque en su constitución final se le suman otros quince (los siete dhatus o constituyentes del cuerpo físico, cinco vayus o aires vitales y las tres gunas o cualidades básicas de
Prakriti) llegando a un total de cincuenta y una letras del alfabeto sánscrito(Devanagari).Los treinta y seis tatúas o elementos se clasifican en tres categorías ,Shiva Tattwa,Viya Tattwua y Atma Tattwua.

En el próximo post hablaremos sobre ellos.

Publicado por Adriana Paoletta

Bibliografía:Claves del Yoga .Teoría y Práctica.Danilo Hernandez

lunes, 16 de noviembre de 2009

El yoga, un calmante natural




La pinza, el saltamontes, el triángulo invertido o el columpio son posturas que se pueden adoptar cuando lo practicamos. Es una técnica relajante, buena para el organismo, y que se practica desde hace más de diez mil años. Estamos hablando del yoga. Ramiro Calle, 'padre' de esta técnica en España, nos lo ofrece 'contado con Sencillez' en su nuevo libro. Lo ha presentado entre posturas, relajaciones y respiración. Toda una experiencia.

'El yoga contado con sencillez' es el título de este compendio para principiantes y curiosos del arte de vivir mejor.

La primera parte prepara el terreno explicando la procedencia, las utilidades y las técnicas de esta "ciencia integral de la salud".

Ante un grupo de periodistas, que extendidos en la moqueta intentaban seguir las posturas del flexible Calle, éste ha explicado que

"no es doctrina, no es religión. El yoga no se mueve por creencias sino por experiencias" .
Por eso la segunda parte del libro trata la práctica, que es el núcleo central del yoga. Según un proverbio yogui
"Vale más un grano de práctica que toneladas de teoría".


Aunque parezca difícil, el experto y profesor de yoga asegura que no lo es: una alfombra o manta doblada, concentración y constancia son suficientes para superar el estrés, agilizar el cuerpo e incluso amortiguar los efectos de enfermedades psico-somáticas.

Hay hasta 12 clases de yoga aunque principalmente podemos distinguir el somático o físico y el mental. El primero influye en nuestra salud mejorando la circulación o los transtornos de espalda.

El mental, en el que no se ejercita el cuerpo en absoluto, influye sobre nuestra conducta evitando el estrés, la ansiedad o la depresión. En definitiva, el yoga en cualquiera de sus modalidades da lugar a "un mejoramiento y evolución del ser humano" proporcionándole "equilibrio y armonía".

Muchos pueden pensar que es una nueva moda dentro del marco de la admiración por lo oriental que parecen experimentar los occidentales, (sobre todo en los ambientes más 'chic'). Pero el escritor opina que simplemente "en esta era de ansiedad, competitiva y cruel necesitamos mirar a Oriente para encontrar allí un punto de calma y armonía".

El autor del libro, que saldrá a la venta el día 29 de este mes, asegura además que "el yoga no es un 'boom'. Ya en 1980 los medios de comunicación hablaban con frecuencia de él". Calle asegura además que el número de alumnos en la actualidad es el mismo que hace casi tres décadas. La diferencia está en que esta técnica se ha extendido a muchos campos a los que antes no llegaba.

Drogadictos, enfermos terminales, presos, minusválidos y embarazadas se estiran en el suelo buscando objetivos diferentes en un camino común. Calle, que ha viajado más de 60 veces a la India, país de origen del yoga, asegura que los médicos no sólo lo recomiendan, sino que también lo practican.

En el yoga tampoco hay edad. Los jóvenes estudiantes acuden al salir de las duras clases acompañando a sus abuelos de hasta 80 y 90 años. Y es que esta ciencia "no es competición, cada uno respeta sus límites obteniendo en todos los casos los mismos resultados y beneficios".

Una vez en el suelo, las clases consisten en unos 10 minutos de calentamiento, la adopción de las diversas posturas o asanas, como las denominan los maestros yoguis, unos minutos de respiración (Calle asegura que muchos no sabemos respirar) y un tiempo de relajación que nos hace liberar tensiones y olvidar que, al salir, nos espera el móvil, el tráfico y las presiones que, los indios padres de esta técnica, no podían ni imaginar.

VIA ELMUNDO.ES

sábado, 14 de noviembre de 2009

Chopra ,hacia la espiritualidad

Deepak Chopra nació en Nueva Delhi, India, en 1947. En 1968 se graduó de médico y al poco tiempo emigró a los Estados Unidos. Fue jefe de staff en el prestigioso New England Memorial Hospital.

En 1981 conoció al prominente médico ayurveda Brihaspati Dev Triguna y, posteriormente, se incorporó al movimiento de la Meditación Trascendental, liderado por Maharishi Mahesh Yogi, más conocido como “el gurú de Los Beatles”.

Autor de 25 libros traducidos a más de 30 idiomas, Chopra posee su propia editorial: Quantum. Sólo en inglés, lleva vendidos más de 10 millones de ejemplares. También ha publicado más de un centenar de cintas y videos, incluidos cinco programas de televisión aclamados por la crítica estadounidense.

Desde 1993 es director ejecutivo del Centro Chopra para el Bienestar, con sede en La Jolla, California. En Lancaster, Massachusetts, coordina el Centro de Salud Maharishi Ayurveda para el Manejo del Estrés. Además, es presidente fundador de la Asociación Estadounidense de Medicina Ayurvédica.


FOTO

Chopra, hacia la espiritualidad

El brazalete se asoma con cautelosa suntuosidad bajo la manga del saco negro de cuello mao. Como titilando, contra el castaño fosco de su piel bronceada. La muñeca izquierda, en cambio, está vacante. Deepak Chopra no usa reloj.

¿Por qué? “No lo sé –responde, un tanto riéndose y otro tanto con cara de qué se le va a hacer–. Nunca sentí la necesidad de medir el tiempo; es más, la verdad es que no creo en su existencia.”

La agenda vertiginosa, al menos, no parece intimidar en lo más mínimo a esta suerte de poeta-profeta de la medicina alternativa, a quien la revista Time distinguió, en 1999, entre los 100 principales iconos y héroes del siglo XX.


En sintonía con el mensaje del Dalai Lama, al afirmar que “si queremos cambiar el mundo hemos de empezar por nosotros mismos”, Chopra subraya que," es fundamental que la gente pueda sosegar su mente; ya sea por medio de la meditación, el yoga o como más a gusto se sienta. Y que en esa abstracción del incesante ruido cotidiano pueda preguntarse, genuinamente, quién soy, qué quiero en esta vida.

“De lo contrario, seguiremos hipnotizados por los condicionamientos impuestos desde afuera; a la máscara social, por miedo al rechazo, le gusta la aprobación, y cuando uno se transforma en eslabón de esa hipnosis sociocultural deja de ser quien verdaderamente es”, advierte el autor de Las siete leyes espirituales del éxito, Curación cuántica y otro buen puñado de best sellers.

“¡Eso!, desenchufar la radio y el televisor”, asiente, con una leve inclinación de cabeza. Confiesa, además, no compartir en absoluto “esa idea tan naïf del pensamiento positivo” (positive thinking), que en ocasiones le suelen atribuir.

“Creo, sí –aclara–, en el ejercicio de ver la realidad de manera creativa, algo que sólo se logra conectándose con uno mismo en el más profundo de los silencios. Claro que, primero, hay que saber qué se está buscando y cuáles son las posibilidades que nos ofrece cada situación, por más trágica que parezca.”

En la vacuidad del recinto, su voz gruesa, algo monótona, trae ciertas reminiscencias de ese sonido sordo, constante y de fondo (drone), tan característico de la música india.

“Entonces, ¡ajá! –exclama, interrumpiendo su discurso uniforme con un fuerte chasquido de manos–, desde ese silencio, que ha sido la fuente de inspiración de las grandes comedias, pensamientos filosóficos y descubrimientos de la humanidad, brotan respuestas originales, y uno se encuentra en condiciones de superar la adversidad.”

Según Chopra, la costumbre de condenar, criticar y quejarse no sirve más que para perturbar la propia mente; por lo que invita a transformar esa energía malgastada en un acto feraz. Como participar junto a quienes están haciendo tareas concretas por el bien de la comunidad.

“Ese ya es un buen comienzo –alienta–. Y, en este sentido, considero de un valor extraordinario las alianzas estratégicas entre medios de comunicación, instituciones científicas, líderes espirituales e industrias de entretenimiento. Después de todo, allí está ese diez por ciento de la población que marca las tendencias: desde ropa, autos o políticos de moda, hasta cada minucia del quehacer cotidiano.”

Ahora, ¿a qué se debe el tremendo peso de apenas unos pocos? “Básicamente, al alto desarrollo de su potencial creativo; eso los hace pioneros en los más diversos ámbitos de la cultura”, explica.

El lenguaje del alma

Bien plantado en sus zapatos negros abotinados tipo Prada, de esos que se ven cómodos pero elegantes, Chopra no se sorprende por las salas de espectáculos porteñas rebalsadas de bote a bote. “Es otra demostración de que las necesidades básicas del ser humano permanecen inalterables en tiempos críticos; la poesía misma, que es el lenguaje del alma, ha sobrevivido a todas las revoluciones”, reflexiona el médico indio que supo amalgamar, y transmitir, la quintaesencia de la física cuántica, la salud, el arte y las enseñanzas de la antigua tradición védica.

“Es más –añade–, con la poesía se puede influir positivamente a toda una población; en este sentido, el actual presidente de la República Checa, Václav Havel, que es poeta y dramaturgo, ha sido un líder visionario.”

Chopra reconoce haber descubierto la poesía, “esa fuente inagotable de pasión, amor e inspiración”, en la obra del poeta bengalí Rabindranath Tagore.

“Este frágil recipiente lo has vaciado una y otra vez para llenarlo eternamente de vida nueva… Pasan los siglos, y tú continúas vertiendo, y todavía hay espacio para llenar”, escribe Tagore, en Gitanjali, aludiendo a la pletórica cualidad del desapego: esa actitud frente a la vida, con sello bien oriental, que no debería confundirse con la apatía o la insensibilidad.

–No obstante, cuando no se ha vivido plenamente con pasión, el desapego suele ser síntoma de miedo e inseguridad; primero –sugiere Chopra– hay que sentir el sabor de la pasión. Ustedes los latinos son conocidos en todo el mundo por su sangre caliente. ¡Sientan toda la pasión que puedan! Hace poco estuve en España. Allí viven mejor que en los Estados Unidos. ¿Qué ha cambiado? Expresan su espíritu; algo que no es posible cuando se tiene baja la autoestima.”

La importancia del silencio

Deepak Chopra encarna un personaje controvertido. De este lado del Canal de Suez, peca por trascender la rigidez de la mente occidental que, como describe Jung en un prólogo del I Ching, todo lo selecciona, pesa, tamiza, clasifica y separa; para la austeridad oriental, acaso sean excesivos tantos dígitos en su haber.

En 1994, la revista Forbes lo definió como “el último de una serie de gurús que han prosperado combinando ciencia, psicología e hinduismo pop”.

Como fuere, sería ocioso detenerse en los dardos de las diatribas, que ni al mismo Chopra parecen pincharle el sueño.

“Las mismas sociedades científicas que hasta hace poco concebían aspectos meramente materialistas y tecnológicos están cambiando radicalmente –observa–; de hecho, cada vez más facultades en los Estados Unidos y resto del mundo me solicitan cursos sobre medicina ayurvédica.”

El autor de Conocer a Dios: El viaje del alma hacia el misterio de los misterios insiste en la trascendencia del silencio: “Es el punto desde el cual la consciencia humana cruza los límites cuánticos; es decir, abandona el mundo material y se sumerge en una región compuesta de energía e información, más allá del tiempo y el espacio.

“Allí donde sólo existe amor, compasión, intuición, creatividad y una genuina sensación de conexión, la espiritualidad impone sus propias leyes, que le pertenecen al campo de la sabiduría. Las religiones, que expulsaron a Dios de su propia creación, ni siquiera incluyen nociones de cosmología y evolución; y eso sólo las vuelve demasiado primitivas”, dispara Chopra, sin ningún esfuerzo por reprimirse. Y, sin vacilar, remata: “Cristo no era cristiano, así como tampoco Buda fue budista o Mohammed musulmán; la religión, que ha hecho de Dios un jefe tribal, no es más que una mera institucionalización, bien podría decirse diabólicamente fundamentadas, de las verdades reveladas por Dios a cada uno de esos hombres santos. Por eso digo que las religiones, separatistas y amedrentadoras por naturaleza, son sinónimo de dogma, poder, ideología y minuciosos sistemas de manipulación”.

Ciencia y espíritu

Las psicoterapias, principalmente las de origen freudiano, tampoco quedan a salvo de la aspereza de sus comentarios.

“Es llamativa toda la gente que se sigue analizando después de más de veinte y hasta treinta años, y que, encima, se vuelve dependiente del terapeuta”, comenta Chopra.

Más benévolo con las escuelas jungianas, “que al tener en cuenta la existencia de un inconsciente colectivo permiten un acercamiento mucho más profundo del ser”, pronostica que la espiritualidad pasará a ser el eje central en la incesante búsqueda del conócete a ti mismo.

“Nada más fascinante que ver cómo la psicología confunde sus límites con el espíritu”, ironiza.

Actualmente, la física cuántica, que revela el universo como una red indivisible en el cual todo está conectado, va fundiendo en lenta alquimia ciencia con espiritualidad. “No obstante, eso todavía no ha ocurrido”, señala.

En íntima analogía con aquel fragmento del Ajedrez borgeano, que reza: Dios mueve al jugador, y éste, la pieza./ ¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza/ De polvo y sueño y tiempo y agonías?, Chopra, al igual que Einstein, también quiere “conocer los pensamientos de Dios”, porque “lo demás son detalles”. Y desde la milenaria concepción hindú condensada en la palabra lilah, que en sánscrito significa juego y vida a la vez, reconoce: “Es cierto que el fragor cotidiano no siempre resulta sencillo o alentador, pero la vida es y seguirá siendo un juego, aun en los peores momentos. Así son las reglas: las fuerzas creativas son tan necesarias como las de la inercia. De lo contrario, sin dualidad, sería la nada.

“¿Queremos permanecer atrapados en el melodrama de este mundo de valores opuestos?”, pregunta Chopra, sin rodeos.

“La decisión de transformarse en un guerrero cósmico, como Arjuna, el príncipe del Bhagavad Gita, y formar parte de la energía creadora, depende de cada uno –dice–. Y no para provecho personal, sino por las fuerzas del universo mismo. Sólo entonces sentiremos pasión por este juego divino llamado vida.”

Texto: Ignacio Escribano