jueves, 24 de septiembre de 2009

El Yoga ¿activa o relaja?


Cuando concluimos una correcta sesión de Yoga, nuestro cuerpo-mente goza de un estado inusual: estamos despejados, livianos, serenos y llenos de energía. ¿Cómo es posible?.

La acción de un Yoga vigoroso como el que enseño nos reeduca en la postura de pie, aquella que permite la acción en la vida,el estar de pie en el mundo real. Por ello le dedico a las posturas de pie y de equilibrio más de 40 minutos de clase. De esta manera regeneramos los músculos antigravedad y la fuerza en las palancas dinámicas de nuestro cuerpo, brazos y piernas. Lo cual dará salud a nuestra columna debilitada por el sedentarismo. Los ejercicios de respiración contribuirán a volvernos concientes de nuestra energía vital y como dirigirla a voluntad hacia aquellas partes de nuestro organismo que requieran ser serenadas, energizadas, sanadas.

El yoga Nidra nos procura la entrada en nuestra mente conciente y subconciente para reprogramar nuestras acciones bajo el efecto sanador de las visualizaciones , el sankalpa y el chidakaskdharana, permitiendo el equilibrio de nuestro sistema nervioso neurovegetativo, atormentado por la aceleración de estímulos que nos alejan del ritmo vital. Por ello es que se ha venido a denominar" sereno vigor", facilitando mediante múltiples técnicas que se complementan y favorecen, toda la unidad psicosomática para que la persona esté más integrada, tranquila, vital y plena.

Hay por ello, que utilizar sabiamente las técnicas. El yoga psicofísico

más antiguo es el hatha yoga, donde las posiciones se mantienen

para lograr la interiorización máxima y conectar con la fuente de

la mente. Se apoya también en las técnicas de control respiratorio,

en métodos de higiene interna y externa, en procedimientos

de aprovechamiento de energía y acción neuromuscular. Y todo

ello con el soporte de la atención y la consciencia, pues no hay

verdadero yoga sin consciencia, ya que el yoga mismo es una vía

para completar la evolución consciente. No dejes de practicar y

cada día te sentirás más aquietado y vital.

Adriana Paoletta

No hay comentarios: