sábado, 13 de junio de 2009

YOGA PARA NIÑOS . Brindar raíces y Alas para su crecimiento


¨Dos cosas deben recibir los niños de sus padres: raíces y alas¨. Sin embargo este sutil equilibrio a veces no es tenido en cuenta por padres y educadores. Como mamá y educadora de niÑos, pionera en el campo del masaje de bebés, el yoga para niños y el desarrollo espiritual de los más pequeños, me pregunto siempre acerca de los conocimientos que debo transmitir. Sin duda hoy es de gran importancia afianzar a nuestros hijos en la inteligencia emocional, el conocimiento del propio cuerpo, el control y expresión de toda la gama emocional, la expresión creativa y el desarrollo paulatino de valores humanos y espirituales. Ello nos conducirá al desarrollo de un ser humano sano, felíz y comprometido con los otros y el medio ambiente.

El YOGA PARA NIÑOS es una disciplina cuyo objetivo consiste en mejorar la calidad de las experiencias tempranas del niño y madurar su personalidad hasta un estado responsable que le permita actuar, pensar y sentir por sí mismo, capacitándole para poder hacer frente a las situaciones de la vida adversas a su desarrollo integral y armónico.

Actualmente vivimos en una sociedad que impone un ritmo de vida estresante donde cada vez hay menos personas satisfechas de sí mismas. Dentro de esta sociedad moderna en la que se tiende a excluir algunos valores del ser humano, sustituyéndolos por normas estereotipadas de conducta que no están acordes con su propia naturaleza (ya que a veces son patrones de restricción y control que no le permiten expresarse libremente); el YOGA PARA NIÑOS permite acercarlos a un mayor bienestar y a un equilibrio físico, mental y emocional, favoreciendo y desarrollando sus facultades y potencialidades inherentes: espontaneidad, creatividad, comunicación...

El yoga le puede ofrecer la posibilidad de conocer su cuerpo, moverse con soltura, adquirir unos buenos hábitos posturales y estar consciente de sus propias sensaciones, respirar bien, reponer y canalizar su energía, comunicarse y expresarse dentro de un clima favorable de distensión, despertar una actitud de aceptación hacia sí mismo y hacia los demás, aprender a relajarse y desarrollar su capacidad de atención, memoria y concentración.


La respiración

Existe la necesidad de una educación temprana y sistemática de la respiración por su vinculación con aspectos como: la percepción del cuerpo, la capacidad de atención e interiorización, el control muscular, el estrés y la ansiedad; y ante todo, como fundamento para mantener una buena salud física y mental.

Su aprendizaje debe hacerse progresivamente. Se empieza haciendo hincapié en la observación del proceso respiratorio y el descubrimiento de sus posibilidades (soplar, absorber, olisquear...), usando toda clase de elementos que estimulen al niño hacia su práctica y al mismo tiempo la enriquezcan (globos, velas, pelotitas de papel, pelotas de ping-pong...). Poco a poco se va progresando en el control de la entrada y salida del aire (rápido, lento, fuerte, suave...) y en el aprendizaje de coordinar movimientos sencillos con la respiración.

La expresión corporal

En las clases de yoga podemos integrar juegos y ejercicios que permitan desarrollar las capacidades de imaginación, comunicación y creación por medio del lenguaje del cuerpo, dando al niño la posibilidad de expresarse libremente y de acercarse a sus posibilidades físicas, emotivas y relacionales. Él puede de esta manera vencer la timidez, adquirir confianza y afirmarse a sí mismo. Todo ello le conducirá de una forma más fácil a un trabajo posterior de mayor interiorización.

En clase se pueden utilizar una gran gama de juegos de esta índole: juegos de creación colectiva, juegos teatrales, juegos de imitación, juegos con la voz y el lenguaje, juegos con el ritmo y el sonido...

Asanas

Rueda de la vida Las posturas de yoga deben ser presentadas de forma diferente que en las clases de adultos, utilizando recursos motivadores variados: se elegirán posturas que se identifiquen con el nombre de animales (el león, la serpiente...), de objetos (la tetera, el arado...), ejercicios en parejas, y elementos como fotos, dibujos o historias sobre los asanas que sensibilizan y acercan al niño hacia su práctica. Usaremos elementos de ayuda para facilitar el armado de las posturas. Es un buen medio para que ellos aprendan a lentificar el movimiento, mantengan su atención, tomen conciencia de la progresión en la postura, el silencio en ella y la importancia de no competir con él mismo ni con los demás, de trabajar suavemente y sin brusquedad. El asana nos brinda la autoconfianza y la alegría por los autodesafíos.

Los sentidos

En las clases de yoga podemos emplear actividades lúdicas enfocadas específicamente a conseguir afinar la percepción sensorial.

* Juegos con el olfato: identificar con los ojos cerrados fragancias diferentes...
* Juegos con el gusto: reconocer alimentos con los ojos tapados...
* Juegos con el tacto: reconocer y descubrir texturas...
* Juegos con el oído: reconocimiento de voces y sonidos...
* Juegos con la vista: percibir detalles en una fotografía...

Concentración

Las prácticas de concentración son muy positivas para el desarrollo de la percepción, de la atención y de la memoria, al mismo tiempo que calman y equilibran la mente. Son técnicas que deben realizarse sin ningún esfuerzo. En muchas ocasiones no es necesario practicarlas con los niños en postura de meditación, sino que se pueden integrar dentro de juegos y actividades creativas (por ejemplo: memorizar la secuencia de asanas realizada y dibujarla en orden. Retener una sucesión de colores que el profesor mostrará durante un minuto para después tratar de ordenarla. Practicar el ejercicio de “la concentración sin esfuerzo”: sentados, los codos se apoyan en una mesa y las manos cubren los ojos, repetimos veinte veces una respiración profunda y lenta, evocamos un paisaje que nos guste, imaginamos que estamos allí...). De nuevo, la imaginación del profesor hará que estas prácticas resulten atractivas y asequibles para los pequeños.

Música

La música es un elemento importante en el desarrollo de la “expresión”, un medio para focalizar la atención, para conocer las posibilidades del cuerpo como instrumento sonoro, para desarrollar la sensibilidad y el gusto estético, la imaginación y la creatividad. El yoga nos ofrece algunas técnicas concretas ,que van a permitir que el niño, sin buscar la perfección en el canto, desarrolle su concentración, su sentido del ritmo, su voz... El uso de instrumentos musicales de pequeña percusión (crótalos, sonajas, claves...) es un complemento importante que ayuda a lograr estos objetivos.

Relajación

La relajación le propicia una distensión mental que le ayudará a desarrollar su capacidad de concentración, permitiéndole eliminar tensiones inútiles que le producen fatiga y cansancio. Mediante la relajación aprenderá a utilizar sus músculos voluntariamente reduciendo los movimientos parásitos que le impiden canalizar su energía creativamente. En el aspecto emocional, a través de la liberación de la ansiedad y preocupación excesivas, el niño permitirá, de una forma más fluida, la expresión de sus necesidades afectivas.

En las relajaciones no hay que forzar la atención durante largos periodos de tiempo; la variedad y el empleo de elementos creativos ayudarán a que permanezca alerta y disfrute de la relajación.En las relajaciones favorecemos:
  • la creatividad
  • la imaginación
  • el desarrollo del hemisferio derecho
  • la propiocepción
  • la regulación del tono muscular
  • la circulación
  • el aumento del sistema autoinmune
  • la atención
  • la reparación de sistuaciones dolorosas
  • reprogramación positiva de hechos traumáticos, miedos ,fóbiasetc
  • mejora de los trastornos del sueño
Utilización de cuentos

Los cuentos les motivan y podemos servirnos de su aspecto lúdico para que su contenido les ayude a desarrollar una actitud flexible frente a los eventos de la vida: desde aprender a amar y conservar su medio ambiente y su entorno potenciando una conciencia ecológica, hasta ampliar y atraer “verdades espirituales” sin que lleguen a aburrirse . Lo podemos hacer a través de fábulas que nos muestren en las voces de los animales las enseñanzas de un proceso de vida.

Los esperamos a participar de nuestros talleres para niños los sábados de 11 a 12hs.
Info:adrianapaoletta@gmail.com


Bibliografía consultada:Isabel Serrano Olalla.

2 comentarios:

amor y libertad dijo...

una manera genial de desarrollar su equilibrio y su paz interior

un beso, adriana

Adriana Paoletta dijo...

Hola Santi!
Cómo estás? Ya me doy una vuelta por tu mundo.
Gracias por tus palabras!
Un abrazo mágico
Adri