viernes, 5 de junio de 2009

«La meditación Vipassana observa el cuerpo para llegar a la mente»


Observar las sensaciones del cuerpo en vez de reaccionar contra ellas es la base del entrenamiento para llegar a la paz a través de la meditación Vipassana. El Psiquiatra norteamericano Paul Fleischman es uno de los maestros de esta modalidad; como científico ha publicado en 'Nature' o 'Landscape', como maestro de meditación, lleva desde 1982 enseñando lo aprendido.

-Dentro de la meditación budista ¿qué caracteriza a la Vipassana?

-La palabra 'vipassana' fue inventada por Buda, significa percepción realista, ver con claridad. Lo usaba para describir la meditación que le llevaba al Nirvana. Pero Vipassana no es budismo, yo no soy budista, mi maestro tampoco, ni siquiera Buda.

-¿Y qué la define?

-Tiene varios aspectos. Por un lado, es enteramente gratis, se transmite entre amigos, no es un negocio. Tampoco es tratamiento médico, es una transmisión espiritual, algo que descubre uno y disfruta transmitiéndolo. Por ejemplo los árboles producen oxígeno, no lo venden, es saludable pero no es distribuido por los árboles como un tratamiento de salud. El segundo aspecto es que está basado en las enseñanzas de Buda pero no es budismo. Es una técnica que no está basada en una opinión. El tercer aspecto: es intrínsecamente ético. Parte de una actitud ética -no dañar a los demás-, no se puede practicar la técnica sin esta actitud y si la practicas te acercará más a esa táctica para reducir la presión. Y es intrínsecamente social. Finalmente su objeto de meditación es el propio cuerpo, las sensaciones. Otros meditan sobre nombres, sobre conceptos sagrados, en Vipassana, nuestro objetivo es la realidad y lo más real para casa uno son las sensaciones de nuestro cuerpo; el hambre, el dolor, todo va y viene. Y el pensamiento también está en constante movimiento, centramos la atención sobre el cuerpo para llegar a la mente. Ambos son la misma cosa, si uno cambia el otro también. Finalmente, es una actividad entre amigos, no solitaria.

-¿Por qué cierta parte de la espiritualidad occidental reniega de la tradición cristiana y mira a Oriente?

-En general creo que hay un fenómeno de mezcla, de expansión de la meditación. Todo se mezcla, también las ideas. Por otro lado, la práctica del Vipassana responde universalmente a cuestiones como necesidad de calma, de paz. Ha sido 'experimentada', como decimos en investigación médica, durante 2.500 años de forma exitosa. Su base es el realismo, y hablo de pragmatismo también no de retiros monacales. Las religiones occidentales han decepcionado a la gente porque han sido politizadas. En este caso se trata de algo libre, que no se ha convertido en un negocio ni ha sido manipulado por la política. Y además es compatible con la ciencia, se basa en la observación del propio cuerpo y si tienes una formación científica no hay ninguna incompatibilidad. No es una fe ciega.

-¿Como psiquiatra ha utilizado la meditación?

-He trabajado como psiquiatra y como director de meditación durante 35 años pero ya estoy retirado. Yo no recomiendo el Vipassana como un tratamiento, no lo es. Para mí estaba en mi corazón, no en el hacer profesional. Cuando era psiquiatra, trataba de curar desde el punto de vista científico.

-¿Se puede confiar en exclusiva a la química el tratamiento de los problemas mentales?

-El ser humano es un colección de elementos que se organizan de manera compleja. La suma de sus partes es algo nuevo que se ha llamado tradicionalmente espíritu. Podemos decir pues que el ser humano es cuerpo y espíritu, no creo que sean separadamente nada. La psiquiatría moderna se basa en la eliminación de esa dicotomía. El cuerpo depende de la mente y viceversa. Si cambio tu pensamiento, cambia tu cuerpo. La psiquiatría en EE. UU. ha ido demasiado lejos con la medicación. No estoy en contra de los fármacos, los he usado cuando ha sido necesario, pero se está exagerando. En vez de trabajar con la interacción entre cuerpo y mente, se dan demasiadas píldoras. Debe haber un equilibrio, si no se convierte en una dictadura de la química

3 comentarios:

Malala dijo...

Muy interesante la Vipassana. En los retiros, aca, se pasan varios días sin hablar. Qué felicidad!

Me encantó Adri, muchas gracias.

Pedro dijo...

La ciencia cada día se aproxima más a la sabiduría oriental milenaria. Todos ganamos con este acercamiento.

Un abrazo.

Conspicuo08 dijo...

Hola Adriana.
Me gusta mucho leer tus entradas siempre dejan una enseñanza útil.
Gracias por ayudar al prójimo
Dios te bendiga por siempre.
Besos
Atte,
Conspicuo