viernes, 3 de diciembre de 2010

Un círculo de amor


Qué emoción me produce estar cerrando este año, tan plena de logros sutiles, de alegrías por ver crecer a mis alumnos , mejorando en sus dificultades, en sus síntomas, que poco a poco van logrando entender y disolver.



Este camino de enseñanza y aprendizaje es tan fascinante que vibro cada vez que puedo observar, como un testigo ecuánime, el flujo de los movimientos de los cuerpos vitales de mis pequeños y grandes alumnos. Un círculo de amor se ha creado entre nosotros.


Ver los gestos de compañerismo, cuando el otro no puede solo, la escucha atenta y silenciosa, cuando compartimos nuestro sentir después de la meditación, la conquista de posturas nuevas y complejas, la transformación profunda de los hábitos que nos dañan y perpetuan el sufrimiento... son tan solo algunas de la maravillas que comtemplo en cada clase, cuando abro mis sentidos a mis alumnos y comparto con ellos este don.Experimento una vívida plenitud ,que no depende de los logros, sino del aprecio y aceptación de todo lo existente.


Aquí está todo lo que necesito.


Hoy recibí un regalo hermoso, me relajé entre mis dos hijos guiada por Fabi, mi compañera de clases de armonización para niños. No podía creer sentir tan bella experiencia y poder disfrutarla junto a ellos. Atardecía y la noche caía dulcemente sobre nuestro cuerpo. Rodeada de amor, calma y felicidad.

Gracias Vida por este milagro!

No hay comentarios: