sábado, 25 de diciembre de 2010

Compartir el pan

Una de las cosas más lindas de la navidad es cocinar en familia. Desde muy chica, amaba ser la anfitriona de las reuniones familiares, cocinar platos navideños , cantar villancicos y armar el pesebre viviente con mis hermanos. Con mis hijos ocupamos la cocina de nuestro refugio en Pinamar y nos pusimos manos a la obra con el pan dulce navideño.


Todo un proceso de 5 horas que disfrutamos entre juegos, aromas y una masa gigante, que me ayudaron a dar forma con secretos de amor , risas y anhelos para estas bellas fiestas.


Qué aroma inolvidable, qué alegría estar compartiendo con nuestros hijos cada Navidad!.

Crecer,sabiendo dar este pan ,a cada familia que trabaja con nosotros, pan para aquellos que están solos, tristes o enfermos. Pan que alimenta el cuerpo, que llena de esperanza, que alienta a que seamos cada vez más humildes, sencillos y generosos.

Siempre imagino a Jesús dando el pan, como un regalo que nutre y a la vez ,nos invita a celebrar en comunión.

Un símbolo de todo lo que nos falta y debemos cultivar.Generosidad, aprecio por lo que tenemos y no sabemos valorar; compartir , sabiendo que no tendremos más ,si acumulamos, dar lo esencial de nosotros mismos, para perdonar a quienes no pueden entender este milagro: que al dar se multiplica la generosidad ,como luz que abre el corazón.

Seamos ejemplo, de dar en comunidad ,para que haya pan en cada hogar y que su dulzura nos transmita, que el verdadero alimento ,es la solidaridad, el amor y el crecer en comunidad.

Disfrutemos de la Navidad Compartiendo!

Adriana

1 comentario:

Luz del Alma dijo...

Gracias Adri por compartir éste pan!
FELIZ NAVIDAD FAMILIA!!!
Abrazo muy fuerte de luz, Mirta