viernes, 24 de diciembre de 2010

Meditación para la Nochebuena


Cierra tus ojos y relájate, observando tu cuerpo.

Imagínate que alguien golpea tu puerta. Sales y encuentras que te espera alguien , que sientes como un maestro, es Jesús.

El te observa amablemente y te pregunta:¿tienes un día malo?. ¿Qué te parece si cambiamos los papeles?- te sugiere.

Dame tu cuerpo y déjame que te muestre cómo puedo manejar la situación, puedes permanecer invisible mientras te muestro lo que es posible. Entonces cedes tu cuerpo convirtiéndote en invisible y le acompañas al núcleo de tus dificultades. Deja que la conversación y los problemas sigan como antes ,simplemente se consciente de lo que se te enseña.

¿Cómo responde Jesús a la situación?.¿ Mediante el silencio ?
¿Con qué tipo de energía?
¿Qué palabras escoge?
¿Cuál es el estado de su corazón en dicha circunstancia?.
¿Cuál es el estado de su cuerpo?.

Deja que te enseñe el camino. Permanece con él mientras te enseña.Deja que se retire momentáneamente al lugar donde lo has encontrado.

Amorosamente te devuelve el cuerpo...y antes de dejarte, te toca suavemente de la forma más sanadora, mientras te susurra al oído algunas palabras en forma de consejo. Escucha estas palabras de amor y comprensión. Oyelas, imagínalas siéntelas y compréndelas de la forma en que te sea posible y permite que constituyan aquello que necesitas para vivir con sabiduría.

Felíz Navidad!
Adriana

No hay comentarios: