lunes, 30 de agosto de 2010

Meditación con Mandalas. La entrada en los Reinos sutiles de la Mente.



“Quien se conoce a sí mismo, conoce a Dios”. San Clemente

Cuando meditamos, se abren nuevos Reinos interiores, nuevos niveles de conciencia que es necesario reconocer. Cuando meditamos con mandalas , la mente se concentra en un objeto de meditación visual y concreto. Los Mandalas o tangkas son pinturas tibetanas destinadas a plasmar la doctrina budista. Pueden simbolizar para quienes pintan o meditan sobre ellos al Buda en nosotros, bajo diferentes aspectos. También es una ayuda en la meditación.

Mediante la concentración en la imagen y los detalles del mandala, observando desde el centro a la periferia ,realizamos un recorrido circular y centrífugo siguiendo los niveles de nuestra mente en estado de concentración y meditación.Podemos utilizarlos más allá de su componente religioso, como objeto de concentración que evoque en nosotros las cualidades internas espirituales que deseamos desarrollar.

Para conducir una meditación con fines terapéuticos, el maestro deberá conocer muy bien los diferentes planos de la conciencia para poder guiar al alumno a través de sucesivas etapas que deberá recorrer. Sin este conocimiento ,naufragaremos en la espiritualidad sin rumbo cierto ,enfrentando peligros tan severos como en la vida sensorial y material.

Los Reinos Sutiles de la Mente.

Según los budistas es el Sambhogakaya. Para el Yoga es el Vignanamayakosha, es un nivel de conciencia más allá del ego y la conciencia organísmica del centauro.

Este nivel de conciencia está descripto por los grandes místicos orientales y occidentales, hindúes y budistas, cristianos, cabalistas e islámicos.

A partir del sexto chakra, el Ajna, la conciencia comienza a convertirse en transpersonal y transverbal. Empieza a entrar en la conciencia verdadera del cuerpo sutil o suksma-sharira y como Sambhovakaya en el budismo. Este proceso se acelera e intensifica al entrar en el chakra séptimo(sahasrara), convirtiéndose la conciencia en supra mental al entrar en los siete niveles superiores . El Ajna y el Sahasrara Chakra conforman el reino sutil.

El chakra Ajna o Tercer Ojo, abarca los sucesos astrales y psíquicos.

Plano Astral:Experiencias extra-corporales, Visiones de áuras y viajes astrales.

Plano psíquico: Abarca los fenómenos psíquicos como la percepción extrasensorial,la precognición, la videncia, la psicocinética. Muchos individuos pueden conectar con este plano ocasionalmente y manifestar capacidades psíquicas parcial o totalmente azarosas. Patanjali dedica un capítulo entero a los sidhis o poderes paranormales.

La conciencia en un rápido ascenso se diferencia por completo de la mente y del yo ordinario, por lo que cabe denominarla: sobre mente o sobre Yo (Aurobindo – Emerson).

El sujeto se indentifica con esas imágenes arquetípicas y absorve las cualidades divinas. El alma se unifica con la forma divina, con el dhyani Buda ,con Dios. Uno se funde con la divinidad, esa divinidad que ha sido la expresión del yo como arquetipo superior.

Ishtadeva o Yidam

Es una forma divina arquetípica superior que se evoca y por consiguiente emerge en ciertas meditaciones y que se visualiza literalmente con el ojo de la mente.

Emerge del inconsciente, aparece rebosante de vida, por el resplandor de la conciencia.No somos nostros los que proyectamos esa imagen sino que el ishtadeva nos proyecta en realidad a nosotros así como todos los fenómenos que denominamos universo. Este símbolo arquetípico superior es una imagen de nuestra propia naturaleza esencial.

Adriana Paoletta

Basado en El proyecto Atman de Ken Wilber.

Prácticas de Meditación para todas las edades. Un trabajo terapéutico para alcanzar la conciencia espiritual.

Cursos de formación en Meditación y Psicología Budista Virtual.Escuela Taitoku de yoga y Medicina Oriental.

Informes adripaoletta@gmail.com

No hay comentarios: