lunes, 24 de mayo de 2010

Shavasana contigo

En la clase que coordino con mi grupo de adultos mayores, van surgiendo cuestiones existenciales que emocionan mi ser. En una relajación que hacemos al finalizar la clase de Yoga ,que es vigorosa y comprometida con el cuerpo y su energía vital, Fanny una de mis adoradas alumnas experimentó, una experiencia interior muy conmovedora.

Tendida en shavasana, (postura que literalmente significa cadáver ) aprendemos a soltar nuestros apegos con el mundo descubriendo que somos más que nuestro cuerpo, más que nuestra mente que siempre cambia. Allí tendidos en completa retracción sensorial (prathyahara), nuestro ser real emerge y nos nutre con las imágenes ( visualizaciones) que estamos preparados para entender. El mundo arquetípico y simbólico comienza a expresarse en profusión de imagenes sanadoras que servirán para integrar aquello que está disperso o desunido, mi cuerpo y mi mente en un organismo vivo, mis emociones y sentimientos con mi razón, mi mente con mi alma.

Allí Fanny pudo verse a sí misma en el momento de abandonar su cuerpo, en lo que llamamos muerte.Tranquila y sin tristeza, habiéndolo abandonado todo, se pudo percibir a sí misma cerrando sus ojos , suavemente, entregándose en los brazos de su ser. Y para mi asombro ,me narró que ninguno de sus hijos estaba allí. Su único deseo era que yo estuviese a su lado, acompaÑando ese proceso de desprendimiento.



Imágenes que son la viva expresión de que nuestro ser real está despertando meciéndonos en sus brazos para que no temamos y entendamos que solos nacemos y solos morimos, de la mano de nuestro Maestro Interior que a veces tiene la forma del maestro exterior que humildemente debe llevarte a apropiarte de tu Identidad Superior, fuente de toda Felicidad (Ananda).

Si no estás atento ,esta felicidad se perderá. Felicidad, no es la satisfacción narcisista de tener todo lo que agrada al yo, sino estar en cada rincón de la existencia tal como se presente, atento y receptivo, sin juicios que nublen la conciencia desnuda y pacífica .

Namasté!

Adriana Paoletta

No hay comentarios: