domingo, 16 de mayo de 2010

Sencillez

Me acerco cada vez más al mundo sencillo que soné de niña, en donde no era necesario ser rico para ser feliz, ser bella para ser amada, ser inteligente para triunfar, ser poderosa para ser escuchada. Realmente era así. Lo sencillo calma y sosiega, nos desnuda de falsas apariencias y vanas búsquedas.

Es como haber quitado los velos anudados de un vestido pomposo, y capa tras capa el último velo era la sutil envoltura ,fresca e inocente, suave y evanescente de mi propia liberación.

Es difícil caminar sin ataduras en la mente, ser tan nuevos como el primer día en que abrimos los ojos por primera vez y descubrimos al mundo impermanente y doloroso.

A veces duele ser libres. Pero más duele ser esclavo de tus deseos que se vuelven telarañas invisibles donde tu acción queda adherida al comportamiento de los otros, a los estímulos cambiantes que desafían tu yo, enloqueciéndolo con mil caminos que no se tocan entre sí.


Despojarte habiendo tenido, saboreado, tocado, amado, es girar el sentido de la rueda y detener por unos instantes el tiempo veloz. De todos los modos posibles inténtalo, se fiel a esta verdad sencilla. Se lo que crees, se amor, se vida , se compasión, se el intento de serlo y arriésgate...

Vale la pena esta dulce sencillez




Abrazos radiantes para ustedes
Adriana

1 comentario:

maria rosa dijo...

Querida Adriana; estoy de acuerdo con todo lo que escribes, la sencillez, lo basico, cuan facil parece y que dificil es.
Cuanto nos complicamos y no vemos que en el dia a dia, con las cosas mas sencillas tenemos la felicidad y como la perdemos buscando.
Un abrazo fuerte desde Luxemburgo, donde he venido a pasar unos dias y disfrutar de la Primera Comunion de mi nieto mayor.
un abrazo