sábado, 29 de mayo de 2010

Relaja el detrás olvidado de tu espalda


Tiéndete en el suelo.

Comienza a respirar conscientemente.

Permite que la respiración fluya libremente a través de la zona posterior de tu cuerpo, el detrás olvidado de tu espalda.

Siente como el aire viaja desde lo pies hasta la cabeza , relajando los apoyos de tu cuerpo sobre el suelo , sobre el abrazo de la tierra.

Percibe cómo a medida que respiras tu detrás se va hundiendo, más y más en la tierra.

Todas las cargas que traes en tu espalda se van desvaneciendo a medida que te vuelves consciente del apoyo de tu cuerpo sobre el suelo.

Déjate llevar hacia el corazón de la tierra que transforma todo dolor en relajación, toda tensión en liberación y toda confusión de la mente en claridad en tu corazón.

Siente...

Suelta...

Abraza el silencio en tu espalda...

Respira a través de tu espalda y abandona todo aquello que te daña...

Suelta...

Respira siendo tan sólo la respiración...


Namasté!

Adriana

1 comentario:

Silvia García dijo...

Precioso post.
Navegando en busca de más conocimientos te he encontrado y me pareció un lugar hermoso, me he puesto como tu seguidora, seguiré visitándote.
Un abrazo
Silvia