miércoles, 20 de mayo de 2009

Meditación Contemplativa. Transformación interior.

Crecer espiritualmente es llegar a ser menos autosuficientes y más simples. El progreso de la oración no puede ser medido excepto si percibimos que un espíritu de amor más penetrante entra en nuestra vida diaria, del mismo modo que la la experiencia contemplativa cristiana debe dar frutos en la vida de los otros. San Pablo escribe acerca de como rezar:"no sabemos siquiera cómo rezar pero el Espíritu reza en nosotros más allá de toda forma de lenguaje ". De esta manera , según la definición de San Pablo nosotros no somos los que rezamos y no hay métodos de oración. Nuestra oración es nuestra entrada a la oración de Jesús, a su Espíritu, que es la corriente de amor que fluye entre Jesús y el Padre.

¿Qué es la meditación para el cristianismo?. En su sentido original,introducido por los monjes primitivos, de cuyas enseñamazas la meditatio ha sido definida como stare in medio (permanecer en el centro). Se uso Meditari para traducir la palabra griega meletan,que significa primariamente repetir.La meditación estuvo unida originariamente a la lectura de los Evangelios por los monjes del desierto,enseñada del maestro al discípulo en una tradición personal. Meditar las Escrituras no significaba pensarlas o imaginarlas. Este significado llegó mucho después y por medio de "espiritualidades" que no se desarrollaron en los primeros siglos del cristianismo. Meditar las escrituras significaba hacerlas parte de nosotros mediante la memorización y la repetición.

Para poder enfocar la mente y el corazón de un discípulo en el estado de concentración atención y silencio interior necesarios para la oración, el maestro daba una simple frase o verso de las Escrituras. Este monje luego repetiría la frase continua e interiormente en su mente y corazón y , de acuerdo a Juan Casiano( uno de los grandes maestros de Occidente que enseñó a San Benito y a Santo Tomás de Aquino) esta repetición expulsaría todas "las riquezas del pensamiento" para llevarlo a la pobreza de corazón a partir de "la pobreza de este simple verso".

La repetición de una frase ya era usada en la Igesia Apostólica, en la enseñanza rabínica de los contemporáneos de Jesús de acuerdo a los relatos de los Evangelios. La oración de Jesús de la Igesia Ortodoxa forma parte de la misma tradición.

En 1954, en Malasia, John Main, católico practicante, aprendió meditación de un maestro indio muy santo. Se le enseñó a repetir una simple frase mientras durara el tiempo de su meditación. Main continuó sus estudios dentro de la Iglesia hasta convertirse en monje benedictino. Pero cuando le describió esta forma de meditación a su maestro de novicios y de donde había venido le ordenó interrumpirla.

En una ocasión mientras atravesaba un período crítico en su vida, releyó a Casano y pudo reconocer la Meditatio como una forma idéntica substancialmente como la que había aprendido de su maestro indio.

John Main comenzó a enseñar meditación en 1976, después de una corta estadía en la ermita de Thomas Merton y de tres conferencias a los monjes de Getsemaní.

¿En qué consiste la enseñanza ? .

Siéntese en quietud

Ojos suavemente cerrados. Siéntese relajado pero alerta.

Silenciosamente, interiormente, comience a repetir la palabra" maranatha" .

Recítela con cuatro sílabas de igual longitud.

Escúchela mientras la repite,suave pero continuamente.

No piense ni imagine nada espiritual, ni de otra clase.

Si los pensamientos e imágenes vienen a su mente, estas serán distracciones del momento de la meditación, así que retorne a la simle tarea de repetir la palabra.

Medite cada mañana y cada noche durante 20 a 30 minutos.

La palabra "maranatha " es una palabra aramea ( la lengua de Jesús), que significa "Ven, Señor". Es una de las oraciones cristianas más primitivas que se conocen y fue utilizada en los primeros tiempos como lo que ahora llamaríamos "mantra".

Extraído de Luz interior. De Lawrence Freeman O.S.B.
Síntesis: Adriana Paoletta

No hay comentarios: