jueves, 8 de enero de 2009

Emergencia Espiritual: ¿ cómo podemos entenderla?

video


El místico, dotado de talentos naturales... y siguiendo... la instrucción de un maestro, entra en las aguas y descubre que sabe nadar, mientras que el esquizofrénico, sin preparación, sin guía y sin talentos, ha caído o se ha lanzado intencionalmente y se está ahogando.

Joseph Campbell, Myths to Live By

Sentimientos de unidad con el Universo. Visiones e imágenes de tiempos y lugares lejanos. Sensaciones de vibrantes corrientes de energía que recorren el cuerpo, acompañadas de espasmos y violentos temblores. Visiones de deidades, semidioses y demonios. Vividos rayos de luz brillante y colores del arco iris. Temores de locura inminente, incluso de muerte.
Cualquiera que experimentara tan extremos fenómenos mentales y físicos seria rotulado inmediatamente como psicótico por parte de la mayoría de los occidentales modernos. Sin embargo, una cantidad creciente de personas parece estar teniendo experiencias desusadas semejantes a las descritas anteriormente y en lugar de sumergirse en forma irrevocable en la insanía, a menudo emergen de esos extraordinarios estados de la mente con una agudizada sensación de bienestar y un nivel mas alto de desempeño en la vida cotidiana. En muchos casos, se curan en el proceso antiguos problemas emocionales, mentales y físicos.
Hallamos muchos paralelos de tales instancias en la historia de vida de santos, yogis, místicos y chamanes. De hecho, la literatura espiritual y las tradiciones de todo el mundo confirman el poder curativo y transformador de esos estados extraordinarios para aquellos que los experimentan. ¿Por que, entonces, casi invariablemen­te se considera como enferma mental a la persona que tiene tales experiencias en el mundo de hoy?
Si bien hay muchas excepciones individuales, de las corrientes predominantes la psiquiatría y la psicología en general no hacen ninguna diferenciación entre misticismo y enfermedad mental. Esos campos no reconocen oficialmente que las grandes tradiciones espirituales dedicadas por milenios al estudio sistemático de la conciencia humana tengan nada que ofrecer. Así, los conceptos y practicas de las tradiciones místicas budista, hindú, cristiana, sufi y otras, son ignorados y desechados indiscriminadamente.
En este ensayo exploraremos la idea de que muchos episodios de estados inusuales de la mente, incluso aquellos que son dramáticos y alcanzan proporciones psicóticas, no necesariamente son síntomas de enfermedad en el sentido medico. Los vemos como crisis de la evolución de la conciencia, o "emergencias espirituales", comparadas con los estados descritos por las diversas tradiciones místicas del mundo.
Antes de discutir mas específicamente el concepto de emergencia espiritual, observemos con mayor atención la relación entre psicosis, enfermedad mental y misticismo, y los desarrollos históricos que han tenido como consecuencia el rechazo de clásicas experiencias espirituales y místicas como síntomas de enfermedad mental por parte de la ciencia y la psiquiatría modernas.

La promesa y el peligro de la emergencia espiritual

EI ideograma chino que corresponde a crisis representa perfectamente la idea de emergencia espiritual. Esta compuesto por dos signos básicos, o radicales: uno de ellos significa
"peligro" y el otro "oportunidad". Así, mientras el pasaje por esa clase de condición suele ser dificil e inquietante, esos estados tienen un notable potencial evolutivo y de curación. Si se las entiende y trata adecuadamente como etapas difíciles en un proceso natural de desarrollo, las emergencias espirituales pueden tener como resultado la cura espontánea de diversas perturbaciones emocionales y psicosomáticas, cambios favorables de la personalidad, soluciones para problemas importantes en la vida y la evolución hacia lo que algunos denominan "conciencia superior". Dado el peligro concomitante y el potencial positivo de esas crisis, la gente implicada en la emergen­cia espiritual necesita la guía experta de los que poseen experiencia personal y profesional en estados no ordinarios de conciencia y saben como tratarlos y apoyarlos. En los individuos que sufren una crisis evolutiva de esta clase, los rotulos patológicos y el uso insensible de diversas medidas represivas, incluido el control de los síntomas con medicación, pueden interferir en el potencial positivo del proceso. La dependencia de largo plazo de los tranquilizantes que suele sobrevenir, con sus efectos secundarios bien conocidos, la perdida de vitalidad y el modo de vida condicionado presentan un triste contraste respecto de esas raras situaciones en que la crisis de transformación ha sido apoyada, validada, permitiéndosele llegar a su culminación. Por lo tanto conviene destacar la importancia de entender la emergencia espiritual y de crear enfoques comprensivos y efectivos para su tratamiento y adecuados sistemas de apoyo. (EI tema del tratamiento se encara de manera más amplia en nuestro ensayo "Ayuda en la emergencia espiritual".

Desencadenantes de la crisis de transformación

En algunos casos es posible identificar la situación que parece haber desencadenado la emergencia espiritual. Puede ser un factor principalmente físico, como una enfermedad, un accidente o una operación. Otras veces, el esfuerzo físico extremo o la prolongada falta de sueño puede parecer el desencadenante inmediato. En las mujeres, puede ser el alumbramiento, los problemas del embarazo o el aborto. Tambien hemos visto situaciones en que el comienzo del proceso coincidió con una experiencia sexual excepcionalmente poderosa.
En ocasiones,
el comienzo de la emergencia espiritual puede seguir a una experiencia emocional poderosa. Puede tratarse de la perdida de un vinculo importante, como la muerte de un hijo u otro pariente cercano, el fin de una relación amorosa o el divorcio. Del mismo modo, una serie de fracasos, como ser despedido de un empleo, o la pérdida de propiedad, pueden preceder inmediatamente el inicio de la crisis evolutiva. En los individuos predispuestos, el ultimo golpe puede ser una experiencia con drogas psicodélicas o una sesión de psicoterapia experiencial.
Sin embargo,
uno de los catalizadores más importantes de la emergencia espiritual parece ser una profunda dedicación a diversas formas de meditación y de practica espiritual. Esos métodos han sido diseñados específicamente para activar las experiencias espirituales. En reiteradas ocasiones han tomado contacto con nosotros personas cuyas experiencias desusadas se presentaron durante la practica sostenida del zen, la meditación budista vipassana, el yoga kundalini, los ejercicios sufis o la plegaria cristiana y la contemplación monástica. Cuando diversas disciplinas espirituales orientales y occidentales están ganando rápidamente popularidad, son cada vez mas las personas que tienen crisis transpersonales, otra razón mas por la cual el correcto entendimiento y el tratamiento de las emergencias espirituales sea una cuestión de creciente importancia.


Extraído del libro Emergencia Espiritual de Stan y ChristinaGrof.


4 comentarios:

Malala Giambelluca dijo...

Adri!! Qué hermoso video!! Está realmente hermoso y muy bueno el contenido!

Cariños,
Malala.

Adriana Paoletta dijo...

Hola Mali:
me alegra que te haya gustado. nada comparable alo deustedes... además me inhibe la cámara un montón... practicaré más!!!!
besos

humanismoyconectividad dijo...

Adriana felicitaciones por tu iniciativa de presentarte en videos. Quien sabe tal vez en breve te veamos en la tele.
Te deseo el mayor de los éxitos.
un abrazo
Andres

Adriana Paoletta dijo...

Hola Andrés: Qué gusto tenerte por aquí!la verdad es que aunque me siento un poco nerviosa ante la camarita creo que es bueno ponerle el cuerpo a los blogs. Por algo el mio se llama Así.
Un abrazo y gracias por tus palabras de aliento.
Adriana