Ir al contenido principal

El cuerpo tiene la palabra


Señor Sinay: ¿todas las enfermedades son psicosomáticas? Ultimamente he leído notas, informes y hasta vi películas sobre el poder de la mente con respecto a la enfermedad y a la salud. ¿Cree usted que somos capaces de fabricar emociones tales que enfermen nuestro cuerpo? Tengo un duro debate sobre este tema. Yo sigo la línea de la querida Nana Schnake, y me gustaría conocer otras opiniones.

Patricia F. Alegre

La querida Nana Schnake, a quien se refiere nuestra amiga Patricia, es la médica, psiquiatra y psicoterapeuta Adriana Schnake, figura legendaria y respetada en el ámbito de la psicoterapia humanística, formadora y referente de varias generaciones de terapeutas en el mundo. En La voz del síntoma (libro que con Diálogos del cuerpo y Enfermedad, síntoma y carácter completa su valiosa trilogía acerca del enfoque holístico de la salud y la enfermedad), Schnake propone conocer lo que cura, no lo que enferma, y basándose en esta consigna inquiere: "¿Es de utilidad preguntarse qué aspectos nuestros pueden favorecer la presencia de una enfermedad que nos abruma?". Su respuesta es afirmativa. Darse cuenta de la relación entre persona y enfermedad, señala, beneficia a quien enferma y contribuye a su armonía. El vínculo entre la persona y su órgano afectado, sostiene la gran médica chilena, va mucho más allá de lo fisiológico. Nuestro cuerpo habla, los síntomas son su voz. Además, somos nuestro cuerpo; no hay disociación entre él, la mente, lo psíquico, lo emocional, lo espiritual.

Cada órgano tiene características únicas y esenciales. Es necesario conocerlas más allá de lo anatómico y fisiológico, propone Schnake. Ella suele escuchar (a través de trabajos profundamente vivenciales con los pacientes) la "voz" de los órganos enfermos. Si la función del corazón es recibir sangre para alimentarse de ella y distribuirla y entregarla a todos los demás órganos, cuando no recibe esa sangre no puede darla. "El sabe recibir y dar", dice Nana. Pero no puede dar más de lo que recibe. La doctora Schnake ha comprobado la sintonía asombrosa que hay entre corazones enfermos y debilitados y el carácter o las actitudes de muchas personas que padecen esas cardiopatías. Y esas mismas afinidades las ha descubierto en otros órganos, sobre todo a partir de que los pacientes afectados pudieron ponerse en el lugar del órgano aquejado, dejar de verlo como algo ajeno, de enojarse con su defección y de luchar con él o con la enfermedad sin escuchar el mensaje de la misma.

De esos mensajes también se ocupa intensamente el médico alemán Ruediger Dahlke, que irrumpió hacia los años ochenta con La enfermedad como camino (escrita con Thorwald Dethlefsen), una revolucionaria mirada sobre las enfermedades más allá de lo orgánico. La salud no es algo exterior -dice Dahlke-: nace en un punto muy profundo de nuestra interioridad. Lo mismo ocurre con la enfermedad. El lenguaje de los síntomas es el más hablado en el mundo, señala en La enfermedad como símbolo, otro de sus libros. Todos lo hablamos, "aunque no seamos conscientes de este hecho y muchos ya ni comprendan su propio lenguaje corporal". Si pudiéramos volver a escucharnos en las voces de nuestros síntomas (en lugar de acallarlas, urgidos por el miedo o por prisas a menudo banales), recuperaríamos, afirma Dahlke, "un inabarcable tesoro de conocimientos que yace adormecido en nosotros."

Psicosomático es un término que integra a otros dos, de origen griego: psyké (alma) y soma (cuerpo). En medicina refiere a manifestaciones orgánicas que, se cree, tienen un origen psíquico. ¿Todas las enfermedades son psicosomáticas? Tanto una respuesta afirmativa como una negativa pueden ser reduccionistas, simplificadoras. Decir que sí puede disparar, como advierte Dahlke, un furor interpretativo; sería una invitación a juzgar y criticar al paciente. Decir que no equivaldría a cerrar la puerta al conocimiento integral de la persona (cosa que el gran médico y alquimista suizo Paracelso pedía a los médicos ya en el siglo XVI). En todo caso, convendría no olvidar que nunca es un órgano el que enferma, sino una persona. Y que esa persona es mucho más que su presencia física. "La enfermedad desvela la sombra", escribe Dahlke. La sombra es aquella parte de cada uno de nosotros más oculta y a menudo más negada. Si dejamos que el cuerpo nos hable y lo escuchamos con respeto y honestidad, sin intentar acallarlo o negarlo, tendremos en él, como señala el médico alemán, al mejor terapeuta. El que nos ayudará a estar más sanos en toda la dimensión de nuestro ser.


Por Sergio Sinay

Comentarios

susana ha dicho que…
Genial esta publicacón, Adri!!Por favor, me o tal vez nos,encantaria que una vez más nos cuentes como el Yoga terapéutico,sabe escuchar la palabra del cuerpo y ofrecerle respuestas. Por supuesto si te parece adecuado. Gracias. Un abrazo gigante, Susana
Adriana Paoletta ha dicho que…
Por supuesto Susana, mañana un post sobre las corazas musculares y el rol del terapeuta corporal en la lectura de los síntomas y el tratamineto de los mismos.

Un abrazo radiante
adri
Anónimo ha dicho que…
Si estoy de acuerdo que la enfermedad no es algo aislado de la
persona, sus actitudes ante la vida y sus emociones.

Tengo mieloma multiple, voy bien con mis tratamientos. Gemela
univitelina, con muchos problemas para enfrentar la vida
emocional..Sigo adelante tratando de hacer cambios personales, que no
me resultan faciles..

Gracias por la informacion

Entradas populares de este blog

El laberinto de Chartres como Mandala espiritual.

Al entrar en la Catedral de Chartres, (siglo XIII) por la entrada occidental, te encontrarás caminando en dirección y al interior del Laberinto del Peregrino. El Laberinto está trazado en piedra negra sobre el piso de la nave de la Catedral, bajo la Ventana Rosa, cuyo diámetro refleja exactamente. Durante la Edad Media los peregrinos pobres, que no tenían la posibilidad de ir a Jerusalén, transitaban una imaginaria “peregrinación” de rodillas, recorriendo todas las vueltas y giros del laberinto dentro de propia catedral. En Chartres, como en muchas de las catedrales europeas en las cuales se encontraron diseños similares, este mandala espiritual adquirió un gran significado dentro de la devoción del laicado. Muchas generaciones experimentaron el gozo de arribar al centro del laberinto luego de muchas dudas y tentaciones.Si trazas el diagrama del laberinto con tu dedo, comenzarás a comprender por que John Main consideraba a la meditación no solamente un método de oración, sino una pere…

Consultorio Yoga y Salud: Cistitis crónica.

"Mi consulta especifica es una, si bien tengo una vida 'ordenada', temas afectivos y laborales estables, buena alimentación (no como carnes), practico yoga, etc . y soy muy sana en gral, tengo una situación que me angustia mucho y es la repetición de episodios de cistitis o infecciones urinarias.Tomo Norfloxacina por 8 a 10 dias.Soy super abierta a entender causas emocionales, desórdenes energéticos, etc como desencadenante de los desordenes fisicos. ¿Tendrás alguna sugerencia o consejo para mi?"
Maria Rafaela de Mar del Plata
¿Qué es una cistitis crónica?
La cistitis crónica es una inflamación o infección crónica de la vejiga o vías urinarias. Podemos tener síntomas como dolor o ardor al orinar, o necesidad de hacerlo continuamente, dolor en un costado, etc. Puede haber fiebre y notar dolor o molestias en las relaciones sexuales.
Cuando además tenemos sensación de haber tomado frío nos tomaremos un baño bien caliente y además comeremos sólo alimentos cocinados o calien…

Japa Mala: el significado de las piedras en el rosario hindú.

Cuando queremos iniciarnos en la práctica de la meditación(Dhyana), necesitamos un apoyo para que nuestra mente no se distraiga. Ya hablamos de los mandalascomo símbolos pictóricos de todo lo existente y elemento fundamnetal de la meditación tántrica.

Hoy voy a acercartre al tema del japa mala, el rosario hindú.Mala significa cículo y japa , repetición.

El rosario tiene 108 cuentas que terminan en una cuenta alargada
que representa el Monte Meru o la morada de los dioses.

El MALA representa también una guirnalda de flores. Cuando giras el mala y repites tu mantra, imagina que cada cuenta del rosario es una flor que se abre en el jardín de tu corazón.

Cuando tengas que elegir tu mala de meditación, tén en cuenta el significado de las piedras, para que éstas te armonicen durante tu práctica.Los hay de madera de sándalo, de amatistas, de citrino y cada una de ellas tiene un significado terapéutico.Veremos cuál de ellos es para tí...



AMATISTA: esta piedra semipreciosa de color lila violácea…