martes, 12 de octubre de 2010

Servir

No importa cómo lo hagas. Tampoco te detengas a mirar a quien das, sino aprovecha cada instante de tu vida para servir desde el corazón.

Seguramente habrá algo que sepas hacer muy bien, pintar, cocinar, calcular, limpiar, vender, hablar, cuidar, crear, arreglar...piensa en tus cualidades y pregúntate si durante el día estás dando lo mejor de ti mismo/a, hacia quienes están a tu alrededor.

Ahora es el momento de detener la máquina de fabricar egoístas, fanáticos de sí mismos, infelices con su propia vida y hacer nacer en nuestro mundo, la actitud más humana: el servir a los demás.

¿Cómo?. Entregándote en cada acción y pensando en si esa acción que realizas tiene un fin correcto, justo, amable y sincero. Mira atentamente y observa todo el tiempo que derrochas , sumergido en la autocrítica, en la mirada de los otros, en tareas inútiles y estériles.

Simplemente haz aquello que mejor sabes hacer y entrégalo de la mejor manera , sin condiciones.

Verás que algo nuevo comienza a gestarse en tu interior y a tu alrededor,todo comienza a florecer. Ten paciencia y siembra el servicio como una ofrenda de corazón a corazón. Hay alguien que te necesita ...

Namasté!

No hay comentarios: