jueves, 21 de octubre de 2010

Meditar. Volver a casa.

Meditar es ocupar el lugar vacío que ha dejado tu Ser, en el centro del silencio. Es abrazar suavemente los rincones dolorosos de tu cuerpo, entendiendo su evanescencia, su transitoriedad .
Es permanecer atento a la respiración como camino hacia lo que desconoces y deseas conocer.

Es habitar el silencioso espacio entre pensamiento y pensamiento experimentando el vacío poderoso y creador.

Es volver a casa, de la mano de tu guía interno, para evocar en la profundidad misma e innombrada , tu ansiada humanidad.


Adriana Paoletta

1 comentario:

susana dijo...

Adri,lo comparto totalmente.La lectura de esta entrada,por su contenido y por la manera en que lo expresás.me llena de Luz. Senti al terminar de leerlo enormes ganas de darte un abrazo. Te lo estoy dando, Susana