lunes, 27 de septiembre de 2010

Asanas para abrir tu corazón (primera parte)

Nuestro centro amoroso está ubicado en el centro del pecho. Allí mora nuestro Ser Real. Aquel que nos guía en días de tormentas, nos libera de la opresión del pecho,en el hálito de cada respiración profunda y consciente ,que ensancha la angostura de nuestro pequeño yo. Que de tan pequeño, no puede percibir que una presencia sutil y amorosa está detrás de él ,sosteniendo su mano.


1.Matsyasana con pelota:
Simplemente coloca una pelota detrás de tu espalda a la altura de tus omóplatos, flexiona tus rodillas . Inhala profundamente y eleva tus brazos hacia el cielo. Sentirás que hay algo tenso en tu espalda. Es la carga de todas tus acciones pasadas, algo que llamamos karma. Exhala profundo y lleva tus brazos hacia atrás. Algo en ti comenzará a soltarse. Sigue respirando, suspira si es necesario, libera toda carga de tu espalda para que el cuerpo y su memoria diluyan la tensión de tu coraza. Realiza 5 respiraciones profundas con tus brazos atrás y extiende tus piernas, como si todo tu cuerpo se abriera.Regresa suavemente hasta tu corazón, ya más liberado y de costado retira la pelota observando qué sientes en tu espalda.

2. Parivrtta trikonasana con apoyo:

Coloca un taco o una silla como apoyo, Tus piernas abiertas doble ancho de tus caderas. Flexiona el tronco desde las articulaciones coxofemorales y apoya tus brazos en le taco o la silla para que tu columna esté en descarga mecánica. Inhala profundamente y mientras exhala, gira suavemente el tronco sobre el eje de la columna, elevando el brazo. Siente cómo tu pecho se abre, a través del estiramiento de tu brazo, recibe la fuerza del cielo ( yang) a través de la línea de tu brazo llegando hasta tu corazón. Realiza dos respiraciones profundas y al exhalar vuelve a colocar tus manos en la silla y realíizalo hacia el otro lado. Sentirás un gran alivio en tu columna vertebral y una sensación de liviana liberación.

3. Upavista konasana en dupla:

Colócate en pareja. Sentados con las piernas abiertas. Si no puedes abrir demasiado y tu compañero puede más que tu, simplemente, coloca tus piernas sobre las de él.Sostén la muñeca opuesta de tu compañero y abre tu pecho estirándote a través de tu brazo. Abre tu corazón dejando entrar la respiración. Siéntate firmemente en tus isquiones. Respira profundamente y cambia de brazo. Experimentarás mucha alegría y liberación.

Disfruta de tu sadhana!
Namasté!

Adriana Paoletta

No hay comentarios: