viernes, 4 de junio de 2010

La compasión como camino.


Imaginate que vas caminando por la calle cargado con las bolsas de tus compras y de pronto alguien choca contra ti bruscamente , el golpe te hace caer y tus compras quedan desperdigadas por el piso. Al levantarte entre huevos rotos y tomates deshechos estas a punto de gritar "Imbécil ¿Qué te pasa? ""¡¡¡Por qué NO MIRAS POR DONDE CAMINAS!!!

Pero justo cuando vas a decirlo ves que la persona que ha chocado contigo es ciega.El también está tendido entre la comida desparramada .Tu furia se desvanece en un instante y muestras amablemente tu preocupación "¿te has hecho daño?, ¿puedo ayudarte?"

En este relato de Alan Wallace observamos una situación que se repetirá a lo largo de nuestra vida, es necesario darnos cuenta de que el origen de nuestro desequilibrio y sufrimiento en el mundo es la ignorancia para poder abrir la puerta a la sabiduría y a la compasión.

Todas las personas que vienen buscando enseñanzas espirituales o psicoterapias traen su carga de confusión y aflicción .El budismo enseña que sufrimos no porque hallamos pecado, sino porque estamos ciegos. La compasión es la respuesta natural a esta ceguera y surge siempre que vemos nuestra situación humana claramente. Los textos budistas describen la compasión como el estremecimiento del corazón frente al dolor, como la capacidad de ver nuestras luchas con ojos amables .Necesitamos compasión y no ira para ayudarnos a ser cariñosos con nuestras dificultades , a no cerranos a ellas por el miedo ; de este modo tiene lugar la sanación.

Este es el segundo principio de la psicología budista.

La compasión es nuestra naturaleza más profunda surge de nuestra interconexión con todas las cosas

No hay comentarios: