miércoles, 2 de junio de 2010

Atención plena.Examinar los pensamientos




La psicología budista nos ayuda con los pensamientos de dos maneras importantes. En primer lugar nos enseña a reconocer el contenido de nuestros pensamientos. En segundo lugar aprendemos que podemos desenredarnos de ellos.

Cuando examinamos el fluir de nuestros pensamientos con plena atención,nos encontramos con nuestra banda sonora interna.A medida que se desarrolla, nos convertimos en el héroe ,la víctima, la princesa o el leproso.

Sentados en una clase de meditacion nos vemos forzados a reconocer cada uno de los personajes que personificamos a diario.

Cuando veamos lo compulsivamente que se repiten estos pensamientos, empezamos a entender la verdadera psicología del samsara, la palabra sánscrita que significa existencia repetitiva, circular.

El samsara describe perfectamente las repeticiones dañinas de nuestra vida diaria.En cada momento podemos ver reaparecer nuestros patrones de pensamientos samsáricos de formas incoscientes y limitadas.Podemos ver por ejemplo cuán frecuentemente nuestros pensamientos conllevan miedo juicio o apego o cómo nuestro pensamientos pretenden justificar nuestro punto de vista.

Cuando prestamos atención, descubrimos que estos pensamientos dañinos son pegajosos, que cuesta desprenderse de ellos, y nos percatamos que la mayor parte de nuestra vida estamos perdidos en nuestros pensamientos...

Con el entrenamiento podemos hacernos conscientes de los patrones de pensamiento que condicionan nuestra percepción, podemos entonces traspasar los patrones de miedo o competencia ,celos,juicio o ambición...

Para empezar es útil reconocer los pensamientos mas repetitivos(los top ten), nombrándolos.Pueden ser pensamientos repetitivos acerca del dinero o el conflicto o el hacer planes de forma ansiosa.La mente juzgadora es otro tema común, como representación de todas las voces críticas o desalentadoras de nuestra infancia.

Si luchamos contra ello diciéndonos NO DEBERIA JUZGAR , SOY DEMASIADO DURO sólo añadimos juicios. Cuando aparece la mente que juzga sólo deberíamos reconocerla con una reverencia" Aquí viene la mente que juzga", en cuanto lo hagamos veremos que los pensamientos de juicio pierden su poder sobre nosotros.Si vemos que los pensamientos nos arrastran ,podemos empezar calmando la mente concentrándonos en la respiración o usando una visualización o repitiendo un mantra .

Podemos salir de los pensamientos prestando atención al cuerpo o caminando de manera contemplativa.De esa manera vamos a ir haciéndonos conscientes de los momentos de quietud cada vez que aparecen.

Dondequiera que estemos podemos respirar profundamente sentir nuestro cuerpo,abrir nuestros sentidos y salir de las historias interminables de la mente.Podemos parar.Podemos dejar que nuestra conciencia descanse un corazón espacioso y compasivo.Entonces podemos ver el flujo de pensamientos ,preocupaciones e imágenes como sólo parte de una historia mucho mayor.

Adriana Paoletta

Basado en las enseñanzas de Jack Kornfield

No hay comentarios: