domingo, 25 de abril de 2010

La naturaleza de nuestros pensamientos

Nuestro cuerpo y nuestra mente están creándose y disolviéndose a cada momento .Démonos cuenta que de todas nuestras experiencias (imágenes, sonidos, pensamientos, emociones,sensaciones, olores o sabores) tienen una existencia meramente transitoria. Momento a momento nuestras experiencias aparecen y se desvanecen, nacen y mueren. Lo único que existe es un proceso de transformación constante, inmediato y continuo.Por más desesperadamente que lo intentemos no tenemos la menor posibilidad de detener ese proceso.
El desarrollo de la práctica de la meditación profundiza la visión de la impermanencia . La observación nos permite darnos cuenta que nuestras opiniones, nuestros pensamientos, nuestros sentimientos y nuestras sensaciones hacia las cosas y las personas cambian constantemente.

Profundizando la atención y la concentración examinaremos más detalladamente nuestro interior .la atención focalizada sobre el momento presente disuelve la aparente solidez de nuestra vida en una rápida sucesión de sensaciones y percepciones.

De este modo tenemos la visión de una serie de imágenes que aparecen y desaparecen, una visión similar a la que tiene lugar cuando tomamos conciencia de al aparente continuidad de una película viendo que está compuesta en realidad de una multitud de imágenes que se suceden formando un contínuo.La concentración puede llevarnos a instante mismo del impacto sensorial y ayudarnos a reconocer nuestra reacción, es decir separar fotograma por fotograma.

En este nivel de práctica sentiremos una sensación inigualable de liberación, ya que todo se disuelve en momentos microscópicos , gránulos de vida que aparecen y desaparecen de continuo y en donde nosotros mismos como observadores nos disolvemos.

Adriana Paoletta

No hay comentarios: