domingo, 18 de abril de 2010

Celebrar junto a mis alumnos

Mis alumnos más grandes son un ejemplo para mí. Celebrar junto a ellos sus cumpleaNõs cuando la vida ha sido un largo camino, es un enorme orgullo.


Hace unos meses Manu cumplió 70 y lo celebró con su hermosa familia y a innumerables amigos.


Manu , atravesó una depresión grave hace más de 10 años y pudo dar lucha a esta enfermedad junto a su psiquiatra, el acompaÑamiento de su enorme familia y gracias a su perseverancia, y amor a sí mismo que por recomendación de su médico llegó a hasta mí, sin faltar un solo día a sus clases de Yoga. Su esmero, dedicación, inteligencia , sentido del humor y entrega infinita hacia mis enseñanzas han hecho de él un ser totalmente nuevo.


En su cumpleaÑos número 70 me homenajeó junto su familia de la manera más hermosa y con una gratitud que nunca cesa de expresarse. Para mí es un honor y un placer compartir mi tiempo junto a ellos.


Brenda es una de mis alumnas más antiguas hace casi 17 años que comparte mis clases. Esta uruguaya inteligentísima, cumplió ayer 80 aÑos y lo celebró en la intimidad junto sus seres más queridos. Brenda llegó a mi por recomendación de su psicóloga y su médico traumatólogo, ya que padecía de un dolor invalidante en sus hernias de disco lumbares producto de su duelo por la pérdida de su adorado esposo. También se entregó con total devoción y disciplina a la práctica, olvidándose ya de sus dolencias y perseverando siempre sin faltar un solo día a su clase de Yoga. Ahora es la más ágil de las gacelas.


De ellos aprendo todos los días, de Manu, Brenda, Fanni y Carmen que sostienen hace tantos aNÕs este espacio de comunión entre el cuerpo y la mente, entre el alma y mi yo rebelde que a veces sufre y expresa el dolor pero sabe por cierto dónde está el camino de aprendizaje hacia la conquista de una salud plena.

Ustedes, queridos míos,son el espejo de lo que seré cuando la vida desprenda sus hojas otoñales.

No hay comentarios: