jueves, 14 de enero de 2010

Ningún humano es una isla.


Hace un tiempo escuché una reflexión de Eduardo Galeano. Contaba este escritor uruguayo ,que cierta vez tuvo una conversación con el anterior presidente de su país .Tabaré Vazquez ,quien le dijo que cuando dejara la presidencia iba a retomar su antigua carrera como oncólogo ,ya que durante el tiempo en que incursionó en la política activamente, tuvo la oportunidad de tener otra visión de su profesión y de la enfermedad que tanto había estudiado. Tabaré Vazquez reflexionaba diciendo que veía al cáncer ,ya no sólo como una enfermedad sino como una metáfora del ser humano y la humanidad de nuestros días "en las que unas células pierden su relación armónica con el medio y empiezan a reproducirse , alimentándose de las vecinas primero y de todo el organismo después sin darse cuenta de que esa voracidad sería la causante de su propia muerte prematura" .

Me pareció un buen tema para reproducir en un post del blog e inmediatamente empecé a escribirlo .

Ningún ser es una isla.Para alcanzar un estado de conciencia mas elevado en nuestra vida hemos de comprender la verdad de esta frase.

Eso sólo puede suceder cuando nuestra mente egoísta capta el mensaje.
Nuestro ego insiste en que estamos separados de los demás y que nuestro yo termina donde acaban las fronteras de nuestro cuerpo y empiezan las de los demás, Hemos de mirar por debajo de la superficie mas allá de las apariencias para captar la unidad de conciencia a la que hacemos referencia.Cuando contemplamos nuestro cuerpo parece un organismo separado pero cuando lo miramos de cerca descubrimos una multitud de órganos y ríos de fluidos que contienen millones de formas de vida, con aún mas millones de bacterias invisibles todos trabajando unidos para que el organismo entero funcione correctamente.

Modificando la primera frase podríamos decir que ninguna célula es una isla ni está completa en sí misma: cada célula es una parte del cuerpo , una parte de la totalidad; si una forma de vida se contamina,la totalidad también, cualquier célula enferma o muerta disminuye mi capacidad

Aunque las células del hígado nunca entran en contacto con las de la boca, están interconectadas y son vitales para todo el organismo.De ahí que cualquier célula que desaparece afecta la totalidad . Lo mismo sucede con la humanidad.Todos somos células en este cuerpo denominado humanidad.En el grado en que nos consideremos seres separados y por ende, en oposición entre nosotros ,reducidimos su universalidad.Los indios de USA expresaron esta idea diciendo :"ningún árbol tiene ramas tan estúpidas como para luchar entre sí".

Es evidente que cualquier célula que se enfrenta a las células vecinas en el mismo cuerpo se destruirá a si misma y a las demás en el proceso.Esto es lo que hace que una célula sea cancerosa.Al no cooperar con las células adyacentes ,las destruye y al final a menos que se pueda controlar destruye al cuerpo y a sí misma.

Casi toda nuestra existencia depende de que las otras célula del cuerpo , la humanidad ,trabaje con nosotros y para nosotros,Unas existencia solitaria sería como un corazón latiendo fuera del cuerpo separado de las arterias, venas y órganos que han de trabajar en armonía con él para mantener el cuerpo con vida.

Imagina una ola o una gota de agua que se considera independiente del océano.Es débil cuando está separada de él pero cuando regresa a su fuente es tan poderosa como el propio océano.
Cuando somos como islas ,completos en nosotros mismos ,perdemos el poder que no suministra nuestra fuerza común y mermamos a la humanidad entera.

No obstante en el jardín de la mística, donde "el nosotros y el" nos sustituye al yo y al tu, la guerra, es imposible porque en un planeta redondo no es posible elegir lados opuestos.En nuestra vida individual vernos como islas que no forman parte del todo es la causa de nuestra incapacidad para descubrir la experiencia mas elevada, mas plena y rica.

Cuando sientes que estás conectado con todas las personas inmediatamente dejas de juzgar a los demás y ves que también ellos están interconectados por unos hilos invisibles al igual que tus tobillos y tus codos comparten la misma fuerza vital invisible y silenciosa.Por consiguiente la compasión hacia todo el mundo se convierte en una reacción automática . Ves a toda la humanidad como una familia única e indivisible.Esta perspectiva de unidad supone un cambio radical de la noción de la separación que aprendemos de nuestro entorno. En vez de identificarnos por aquello que nos diferencia nos definimos por aquello que tenemos en común. Ya no nos fijamos en las apariencias sino en lo importantes que somos los unos para los otros.De este modo el odio y la envidia son sustituidos por el deseo de resolver las posibles divisiones al igual que un oncólogo trabaja para que todo el organismo erradique la célula cancerosa que provoca el cáncer para que no pueda suponer una fuente de falta de armonía en el cuerpo.

Adriana Paoletta

7 comentarios:

sati dijo...

Hola hermosa Adri, muchas gracias por tu luz, tu ayuda y tu amor siempre presente.
Comparto tus palabras en este post ,somos la UNIDAD y la energia del amor nos nutre...al ser concientes de ello nos manifestaremos con mas fuerza.
un abrazo gigante y nuevamente gracias!!!!
tami

gabo dijo...

Querida Adri, en general estoy de acuerdo con estas ideas, y alguna vez hasta me pareció entenderlas a través de la experiencia, pero en este momento me pregunto si no será justamente ese "aquello que tenemos en común" una apariencia, una manera de incluir, en nosotros, al otro, en pos de una supuesta identidad en que acaso, reduciéndolo, quede aniquilado en tanto otro. Espero no sonar definitivo, te mando un abrazo grande.

Luz del Alma dijo...

Gracias Adriana por éste post, somos UNO, uno con el Universo.
Tambien pienso como Gabo (sesgo profesional),lo que me aparece como respuesta es que cuando encontramos nuestro ser único e irrepetible, es cuando nos damos cuenta que somos Uno con el Otro, no en el otro. El otro es tan Uno como yo, es en la sumatoria que nos convertimos en UNO, así como con el Universo. No es el arbol que se confunde con persona, ambos formamos Uno, la existencia es imposible sin cada uno de nosotros (como diversidad).
Un abrazo gigante de luz, Mirta

Adriana Paoletta dijo...

Tami Mirta y Gabo: siguiendo con la analogía de la célula,justamente ahí cuando las diferencias contribuyen a separar o enfermar al organismo viviente, es cuando se rompe el equilibrio en la diversidad. Las células en el cuerpo cumplen distintas funciones, y se diferencian incluso en su morfología. Las diferencias hacen al equilibrio del organismo. Cuando la unidad funcional del organismo se vuelve autónoma e inconsciente de su interrelación se destruye a sí misma y pierde la oportunidad única de relacionarse con el todo. No habrá que abolir las diferencias pero habrá que resguardar que estas no nos separen o destruyan.

Un abrazo inmenso
Adriana

Luz del Alma dijo...

Adri, es maravillosa la sincronía del Universo, fijate en mi entrada de hoy con respecto al Amor y la pareja... (estaba programada, ya que temía no tener tiempo para cada día...)
Todo es Uno.
Un fuerte abrazo, te quiero mucho, Mirta

Alfredo dijo...

Hola Adriana: Que tan cierta es esta frase que se usa muchas veces y ya ni siquiera pensamos en su significado.

Realmente no sólo las células del cuerpo, o los seres humanos somos islas. Todo en el universo está conectado y esto se refleja también en el "efecto mariposa": si una mariposa aletea en el amazonas puede desencadenar una tormenta en Alaska.

Y volviendo a la metáfora de las islas. Si observamos a nuestro planeta desde el espacio, vemos los continents y las islas como si estuvieran separados, pero si quitamos los oceános, veremos que lo único que hay es una sola corteza terrestre. Sí, con valles y montañas, pero todo unido, uno solo planeta, una sola masa de tierra.

Un saludo y un abrazo deseandote felicidad a ti y a los tuyos en este año que incia.

PD: Acabo de publicar en mi blog tu artículo del Zen de Allan Watts, muy bueno. Gracias

maravillosa tierra dijo...

Hola Adri,mandé un comentario pero parece que no llegó.
Te repito me pareció acertadísimo tu artículo sobre todos somos uno,tardé en darme cuenta,varios años,pero ahora lo entiendo perfecto.
No sé qué paso con tu video de Haití,no pude verlo.
Toda la luz es necesaria para ellos.
un beso
cris