sábado, 9 de enero de 2010

La atención y el afecto, abren las puertas de lo Real. Krishnamurti



RELACIONARSE SIN IMÁGENES ES AMOR
Tenemos que afrontar las cuestiones principalmente,creo, en el nivel psicológico, pues en él, y dependiendo de nuestra comprensión de nosotros mismos, está la clara respuesta a los innumerables problemas.

¿Puede usted no interpretar lo que se está diciendo, no condenarlo no traducirlo sino escuchar de verdad a quien le habla, y escuchar también sus propias reacciones a lo que oye? Escuchar no sólo el significado de las palabras, sino escuchar de un modo no verbal, puesto que la comunicación es verbal y no verbal a la vez. Las palabras tienen un significado preciso; y si no comprende usted el verdadero significado de esas palabras sino que las interpreta de acuerdo con su propio condicionamiento,no está usted escuchando lo que se dice. Luego la comunicación es a un tiempo verbal y no verbal, y la comunicación requiere que pensemos juntos: no que estemos de acuerdo uno con otro, no que aceptemos juntos cierto hecho, cierta creencia o idea, sino que compartamos juntos el pensar.

Comprender juntos el gran problema de la vida es comunicación.Compartir exige cierta cualidad de atención. No puede usted compartir algo hacia lo que no siente interés, ni puede hacerlo si no hay en usted intensidad, pasión. Compartir abarca todos los niveles, no sólo el nivel psicológico, sino también el intelectual,el emocional, el nivel casi físico. Exige una cualidad total de atención; de otro modo, no puede usted compartir. Tenemos una responsabilidad hacia nosotros mismos, pero somos además responsables ante la sociedad en la que vivimos,porque nosotros la hemos creado. A pesar de que estamos enredados, atrapados en el sistema de la sociedad, en su estructura, somos nosotros quienes la hemos hecho; no es la sociedad quien nos ha hecho a nosotros. Nos ha moldeado porque hemos contribuido a la totalidad de su estructura. Por lo tanto, en el nivel psicológico somos responsables ante la sociedad,y la sociedad no es responsable de nuestra condición psicológica. Al emplear la palabra responsabilidad, me refiero a responder de manera correcta, total, a la estructura completa;y no podemos responder adecuadamente, totalmente, si en la base de nuestro pensar existe la noción de que pertenecemos a un país, o a una religión o filosofía determinada, a una determinada secta o gurú. Somos seres humanos responsables ante el mundo entero; lo que hagamos tiene importancia para el mundo entero, porque somos seres humanos.

Hemos hecho este mundo; por eso, este mundo es nosotros, y nosotros somos el mundo. Puede que acepte usted intelectual,verbalmente la opinión de que nosotros somos el mundo y el mundo es nosotros, pero eso no tiene la más mínima relevancia.La cuestión es si ve usted de hecho la realidad de que usted es el mundo y el mundo es usted, y de que usted ha hecho este mundo tal como es: con su brutalidad, sus guerras, sus diversas moralidades contradictorias, la división entre religiones,la división entre economías nacionalistas y los conflictosy violencia que esa división genera. Esta estructura a la que llamamos sociedad la han ensamblado los seres humanos, usted y yo. Somos responsables de ello. Y ser responsable exige cierta madurez; no sólo en cuanto a edad, sino la madurez mental necesaria para llevar a cabo una revolución radical en el plano psicológico. La mera revolución en el mundo físico no basta; es imposible que el lanzar bombas ni nada semejante origine un cambio radical. Las revoluciones en el plano físico no cambian los fundamentos de la mente humana.

Quizá ejerzan un control sobre la mente, moldeen la mente, la sitúen en una determinada categoría, la obliguen a adaptarse; pero ese tipo de revolución no da origen a una clase de seres humanos fundamental y psicológicamente distintos por completo. Y en vista del reto global ante el que nos hallamos, creo que es necesario que respondamos de una manera completamente distinta. Tenemos que considerar los problemas de la relación, los problemas de la moralidad, lo que es el amor, la muerte, y si existe algo más allá de lo mensurable, más allá de la estructura del pensamiento. Los seres humanos, de un modo u otro, han buscado siempre la verdad, la belleza, y eso a lo que llamamos el infinito, lo innombrable, y a lo que el ser humano ha dado miles de nombres. Tenemos que considerar si cualquier actividad religiosa es neurótica, como sostienen algunos eminentes psicólogos,o si existe algo que no sea producto de la mente, algo que nadie nos ha inculcado.

Yo no estoy diciéndole lo que debe hacer;no soy su gurú, su filósofo ni su psicoanalista. Por desgracia,¡de estos ya tiene usted más que suficientes! Al contrario; lo que estamos diciendo es que debe usted ser una luz para sí mismo y prescindir de cualquier autoridad, excepto la autoridadde la ley que usted ha creado. Si quiere cambiar la ley,tiene que cambiar usted mismo primero.Vamos a examinar, entonces, la relación, la relación humana,puesto que eso es la sociedad. Relación significa vida; no hay un vivir sin relación. Relación significa acción, movimiento, y sin comprender la relación humana, sin comprenderla en su totalidad, viviremos perpetuamente en conflicto unos con otros, independientemente de lo íntima que sea nuestra relación. Por lo tanto, esta es una de las cuestiones fundamentalmente importantes con la que debemos lidiar, y a cuya comprensión debemos entregarnos con el corazón y con la mente.

Por favor, véalo, vea lo serio que es esto; porque sin relación,no hay vida.Relacionarse es actuar. Cuando en la relación hay contradicción,división, hay conflicto. Su vida diaria de relación es una serie de conflictos entre usted y su amigo más íntimo y entrañable,entre usted y su prójimo más cercano y entre usted y ese prójimo que se encuentra quizá a miles de kilómetros de distancia.
Cuando hay división, ya sea una división nacional, religiosa,una división provocada por las creencias, por una conclusión,o por su idiosincrasia particular, entonces esa división será causa no sólo de conflicto, sino de violencia, enfrentamientos, agresiones, brutalidad. Esto es un hecho, no una teoría,no algo que se ha inventado quien le habla. Mire su propia relación con otro. Mírela con objetividad, no desde la emoción,desde el sentimentalismo. Mírela muy claramente. Obsérvela,no sólo para poder verse con claridad a sí mismo en la relación, sino para ver cómo en esa relación usted ha creado una imagen de sí mismo y una imagen del otro.Por favor, preste mucha atención a esto, porque esto es lo más básico de la vida; porque si no tenemos una verdadera relación con el otro, vivimos en aislamiento. Tanto si ese aislamiento es intelectual, egocéntrico o ideológico, está únicamente basado en imágenes. Cuando tiene usted una imagen, ya sea una imagen verbal o una estampa de la imaginación, una artimaña del pensamiento, esa imagen divide. Usted tiene una imagen de su esposa, o de su marido, de su novia o de su novio. Usted tiene una imagen, y la otra persona tiene una imagen de usted.

Luego la relación se entabla entre esas dos imágenes, y no es en modo alguno relación, pues está basada en una conclusión o conocimiento.Cuando en la relación interviene el conocimiento en forma de imagen, hay conflicto. Estamos compartiendo esto; no quiero convencerle de nada. Estoy simplemente señalando algo, y si es usted sensible, sincero, serio, tiene que afrontar la pregunta de si puede existir entre dos seres humanos una relación en la que no haya ninguna imagen en absoluto. Sólo entonces hay relación; de lo contrario, no la hay. Cualquier otra cosa está basada en conclusiones, recuerdos, en una idea o imagen, que es por tanto una abstracción de la realidad; y entonces uno vive en esa abstracción de imágenes. Así que ¿es posible vivir con otra persona, y por consiguiente con la sociedad, en una relación que no esté basada en conclusiones, imágenes, conocimiento,y de ese modo crear una clase de sociedad totalmente distinta?

¿Es posible que, dentro de la relación, el corazón y la mente estén libres de imágenes por completo, y vivir así una vida en la que la relación esté absolutamente libre de conflicto?.

Al utilizar la palabra mente me refiero a la totalidad: la mente, el corazón, la psique, al ser humano completo.Este es uno de los retos, quizá el mayor. Usted tiene imágenes;de eso no hay duda... Las tiene, ¿no es así? Si está casado,habrá creado una imagen de su esposa; y ella, una de usted: la imagen de un día o de diez años; de las riñas, la intimidación,los placeres sexuales. Ya sabe usted todo lo que la mente llega a acumular sobre otra persona y que convierte en conocimiento;y este conocimiento es la imagen que usted tiene. ¿Es usted capaz de observar esto, sin preguntar cómo librarse de la imagen?.

3 comentarios:

gabo dijo...

Este texto es genial. Es interesante el camino de vuelta que se podría hacer desde la conciencia desde la que habla el texto, una conciencia de identidad, a la conciencia de identificación (discriminación) que usamos habitualmente y que, por el momento, es ineludible en la práctica.
¿Cómo sería, por ejemplo, volver desde acá al cristianismo? Nos encontraríamos, me parece, con un cristianismo asumido, dentro de una posible comunicación cósmica, como una lengua desde la que se escribe, con un movimiento de amor, poesía en cierto sentido regional, pero en definitiva trascendente. Un cristianismo que se excusa por su humilde condición.

Adriana Paoletta dijo...

Si Gabo, el prójimo, es el espejo de mi mismo y la presencia de Dios en cada uno de nosotros. Ama a tu prójimo como a ti mismo es la ruptura de las proyecciones de nuestra mente dualista que separa en buenos y malos, sabios y tontos, feos y bellos. Más allá de la mente está la unidad de lo creado, la ciudad de Dios.El dios inmanente de toda Filosofía Perenne.

Un abrazo y gracias por tus comentarios tan lúcidos

adri

Jorge Alonso Fernandez dijo...

Adriana estas reflexiones me me llevan a pensar y sentir como es y cual es el mundo de ilusiones en que vivo y especialmente en lo sencillo y lo enormemente complejo de la idea de relacionarme conmmigo mismo y con los demas sin preconceptos...sin conclusiones...para no congelar la realidad en mi propia mente...abrazos cosmicos