domingo, 14 de diciembre de 2008

Mantra para vencer a la muerte. Mantras de sanación


Shiva Mahamrityunjaya Mantra
Mrityunjaya Mantra - Nina Hagen



Una leyenda relata la historia de cómo Shivá protegió a Markandeya de las garras de la muerte (Yama):

Mrikandu Munivar y su esposa Marudmati adoraban a Shivá y le pedían la bendición de tener un hijo. Como resultado se les dio a elegir entre tener un hijo muy dotado pero de corta vida en la Tierra, o un hijo de poca inteligencia pero de larga vida. Mrikandu Munivar eligió lo primero y fue bendecido con su hijo Markandeya, un hijo ejemplar, destinado a morir a los 16 años de edad.

Markandeya creció como un gran devoto de Shivá y el día de su muerte anunciada siguió su adoración a Shivá en su forma de shivá-lingam (el falo de Shivá). Los monstruosos yamadutas (mensajeros de Yama, el dios de la muerte) no fueron capaces de arrastrar el alma, debido a su gran devoción y su adoración continua a Shivá. Yama entonces vino en persona para tomar la vida de Markandeya y lanzó su lazo alrededor del cuello del joven santo. Por accidente del destino, la horca cayó alrededor del lingam, entonces emergió de la piedra el propio dios Shivá arrebatado de furia, que atacó inmediatamente a Yama por su acto de agresión.

Después de derrotar a Yama en batalla hasta el punto de la muerte, Shivá entonces lo revivió, bajo la condición de que el devoto joven pudiera ser inmortal. Por esta leyenda, a Shivá se le conoce también como Kala Kalaya (el que mata a la muerte).

La oración Maha Mrityunjaya Stotra (gran oración de victoria a la muerte) también se le atribuye a Markandeya,[3] y esta leyenda de Shivá conquistando a la muerte está inscrita en metal y adorada en Tirukkadavur (en Tamil Nadú, India).[4]

Una historia similar se presenta en el Narasimha Purana, aunque en esta versión Markandeya fue rescatado por el dios Vishnú después de que él recita el Mrityunjaya Stotra (la oración [stuti] para vencer [yaia] a la muerte [mritiu].[5]



Bhagavata Purana

En el canto 12 del Bhagavata Purana se cuenta otra historia relacionada con la larga vida de Markandeya: el sabio habría sobrevivido a la destrucción del universo previo (que en el hinduismo es un acontecimiento cíclico que sucede cada varios miles de millones de años).

Cuando el agua que existe en el fondo de este universo empezó a subir y alcanzó la Tierra, Markandeya le rezó al dios Vishnú para que lo rescatara. Vishnú apareció en la forma de un bebé flotando sobre una hoja de una planta. Le declaró al sabio que él era el Tiempo y la Muerte. Le pidió al sabio que entrara en su boca y se salvara del diluvio universal. El sabio entró en la boca del bebé, pero dentro de Vishnú vio el cosmos entero, con todos los dioses y semidioses. Cuando muchísimo tiempo después el sabio emergió de la boca, el bebé Vishnú todavía flotaba sentado en su hoja.

Esta leyenda está dedicada a mi maestro Miguel Angel que nos enseñó este mantra maravilloso para vencer a la muerte. Mi regalo para todos mis alumnos y lectores es que lo canten y lo enseñen a los enfermos ya que se dice tiene un infinito poder, como toda oración rezada con la FE del Corazón.

Namasté!
Adriana

4 comentarios:

Bacdiras dijo...

Muchas gracias por el regalo.
Las leyendas preciosas.

Un besillo.

Adriana Paoletta dijo...

Es un placer Bac. la verdad es que cuando me lo enseñó mi maestro lo busqué queriendo saber su significado y compartirlo con ustedes.
Un abrazo de luz
Adriana

Charo dijo...

Son muy dulces los mantras! Gracias!

Adriana Paoletta dijo...

Ay Charo! me preguntaba por dónde estabas?CASUALMENTE HACE DOS DÍAS. Qué alegría tenerte cerca... Gracias a vos por tu presencia siempre esperada Que hermosa tu bebe, te felicito!!!!
Un abrazo de luz para LOS DOS
Adri