viernes, 12 de diciembre de 2008

Bután, un país en donde la riqueza no se mide en dinero, sino en Felicidad

En Bután, una pequeña y montañosa nación budista del sur de Asia, localizada en la cordillera del Himalaya entre India y China, con unos 2 millones de habitantes, la felicidad es la riqueza que se mide. En efecto, se trata de un país, en donde la riqueza no es medida por las pertenencias o el oro que una persona pueda tener, sino más bien por el grado de felicidad de la misma.

De hecho, en este país, el Producto Interno Bruto (PIB) que se maneja en todos los países de manera internacional, es reemplazado por la Felicidad Nacional Bruta (FNB). Y es que hace varios años, el rey de Bhután, Jigme Singye Wangchuck, comenzó a aplicar esta idea que ya está en funcionamiento, y de la cual han creado una comisión nacional para cuantificar la Felicidad Bruta del País.

Karma Tshiteem, encargado de la Comisión que maneja las estadísticas de la Felicidad de la Nación, dice que la Felicidad Nacional Bruta se medirá en los siguientes factores: bienestar psicológico, salud, educación, buen gobierno, vitalidad de la comunidad y diversidad ecológica; esto, luego de hacer una entrevista a más de mil personas obteniendo resultados en común que avalen su idea.

Ahora bien, los primeros estudios arrojan que casi un 68% de los Bhutaneses no se siente “feliz” teniendo en cuenta los factores anteriores, cosa que denigra las mismas estadísticas.

Para los próximos años se espera que tengan lugar cambios gubernamentales con el fin de potenciar y aumentar la Felicidad Nacional Bruta. No obstante, su política ha dado frutos entre los butaneses, que, pese a su precariedad económica, son, según un estudio de la británica Universidad de Leicester, el octavo pueblo más feliz del mundo por delante de Estados Unidos.

De hecho Bután ha sido el primer país del mundo que prohíbe totalmente la venta de tabaco y donde toda actividad en ese sentido es sancionada. En Bután no está permitido fumar en público en ningún lugar del país. En Bután, todas las personas que sean sorprendidas vendiendo tabaco deben pagar una multa de 225 dólares.

El reino de Bután siempre tuvo un concepto especial de la era moderna. El ingreso de visitantes extranjeros al país no fue autorizado hasta la década de los ‘70. En la actualidad deben pagar 200 dólares por cada día pasado en Bután, obligatoriamente en el marco de viajes organizados y el turismo sigue siendo muy restringido. La televisión llegó hace sólo cinco años a este país rural, cuya economía depende fundamentalmente de la agricultura.

Desde hace varios años, Bután decretaba varios días ‘sin tabaco‘ y las comunidades locales otorgaban medallas a las personas que habían registrado éxitos en el combate contra el tabaquismo. Las medidas radicales contra el tabaquismo fueron apoyadas activamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según la cual el tabaco es la segunda causa de mortalidad en el mundo.

Así mismo en el año 2007 el país comenzó a tener elecciones. La inexperiencia democrática de los butaneses hizo que en abril de 2007 el Gobierno organizara un masivo simulacro electoral en el que los candidatos eran estudiantes de institutos y representaban a partidos ficticios con nombres de dragón y programas imaginarios. Estas elecciones, que contaron con 42 observadores internacionales, son la culminación de una transición “feliz” propugnada por el rey Wangchuck, quien, tras dar su visto bueno a una propuesta de Constitución, abdicó en diciembre de 2006 a favor de su hijo Jigme Khesar.

Es importante destacar que Bután no tuvo teléfono ni moneda hasta 1960 y que Internet y la TV llegaron en 1999.

Tras la formación del nuevo Gobierno, el rey mantendrá su rol como jefe de Estado y, según la Constitución, sólo podrá ser destronado con el voto de al menos dos tercios de la cámara. El ritmo de los cambios ha asustado a parte de los habitantes del país, conocido como el último Shangri-La, que vivió hasta hace poco en un ambiente medieval. Durante su reinado, el rey Wangchuk se embarcó en una rápida modernización que desembocó en la legalización de la televisión e Internet (1999) y, más tarde, de la libertad de prensa, en parte para favorecer la cultura democrática que se estaba promoviendo.

Llena de retos, esta democracia recién nacida comparte sin embargo rasgos de otras más veteranas, como las inevitables anécdotas de la jornada electoral: la más sonada la protagonizó Tshewang Dema, una mujer de 65 años que caminó 600 kilómetros durante catorce días para poder depositar su papeleta: “Me mareo en los coches, y como no quería perder mi voto, caminé“, declaró Dema al rotativo “Bhutan Times“.

Bután cuenta con una población de poco más de 2 millones de habitantes, distribuidos en 47.000 km2 de territorio. La esperanza de vida promedio es de 61 años. Existen 20 médicos cada 100.000 personas, según un estudio de los años 90. Sólo el 58% de la población tiene acceso directo a agua potable.

Fuentes: BBC, Wikipedia, y Publico.es

Vía:Humanismo y conectividad


Etiquetas: , , , , , ,

6 comentarios:

Lazaro Gonzalez dijo...

Interesantisimo el post y todo el blog, con su permiso desearia enlazar este post a mi blog. Gracias.

Adriana Paoletta dijo...

Lazaro
no tengo ningún problema siempre y cuando respetes los créditos que merece Humanismo y conectividad.
Es un gusto ecorme que hayas visitado
Namasté
Adriana

Gustavo González López dijo...

Hola; este mismo pensamiento he tenido yo al leerlo.
Felicitaciones Adriana:
Llevo varios días siguiéndote
y debo reconocer que algunas entradas me gustan más que otras, pero en general suelen estar muy bien elaboradas.
Gracias porque en tu blog encontré los videos de Krishnamurti traducidos al castellano y me ha supuesto todo un descubrimiento.
También te pido permiso para colocar un enlace de esta entrada en mi cuaderno de bitácora, respetando los créditos, por su puesto...
Saludos amables

Adriana Paoletta dijo...

Gustavo:
No tenés nada que agradecer los que estamos comprometidos con la WEB 2.0 debemos ser generosos ¿si no servimos para servir para que servimos?
Te invito a que visites también el sitio de FKL, en mi blog tengo un link allí encontrarás lo mejor de Krishnamurti.
Muchas gracias por tu visita
Adriana

Gustavo González López dijo...

Gracias de nuevo Adriana:
Sí las mereces/emos...
Gracias por el consejo de visitar la web de FKL, ya lo hice derivado por el enlace de tu blog (ya he visto muchos videos de Krishnamurti, y artículos muy muy buenos), había leído antes algunos textos de él pero no me habían llegado tanto como los vídeos que ví gracias a tu blog... después investigué en youtube y los hay muy buenos sobre todo al poner "Krishnamurti el desafío del cambio";
servimos para servir y para otras muchas cosas, claro

Bacdiras dijo...

Qué artículo más interesante. Desde luego que en lugares que han estado aislados del resto, se ven cosas muy curiosas tanto positivas como negativas.
La idea de que la riqueza de un país debería de medirse por el grado de felicidad de sus habitantes, me parece estupenda.
Lo único que, según el artículo,era más un deseo que una realidad.

Un besillo.