lunes, 8 de diciembre de 2008

Una visión sobre lo continuo y lo discontinuo

Me he puesto a releer "El erotismo" de George Bataille un libro que me fascinó en mi adolescencia y he encontrado una resignificación de sus palabras.Luego de mucho caminar por el mundo de el Yoga y la Espiritualidad veo como muchas partes de este texto tuvieron que ver con los caminos elegidos, El párrafo que reproduzco abajo me parece particularmente excitante y revelador .Los invito a leerlo y a que me comenten que ideas les disparó:


"Ya saben ustedes que los seres vivos se reproducen de dos maneras. Los

seres elementales conocen la reproducción asexuada, pero los seres mas

complejos se reproducen sexualmente.

En la reproducción asexuada, el ser simple que es la célula se divide en un

punto de su crecimiento. Entonces se forman dos núcleos y, de un solo ser,

resultan dos. Pero ahí no podemos decir que un primer ser haya dado nacimiento

a un segundo ser.

Los dos seres nuevos son igualmente producto del ser primero.

El primer ser desapareció.

Esencialmente murió, puesto que no sobrevive en

ninguno de los dos seres que ha producido.

No se descompone a la manera de los animales sexuados cuando se mueren, sino que deja de existir.

Deja de existir en la medida en que era discontinuo.

Solo que, en un punto de la reproducción, hubo

continuidad.


Existe un punto en el cual el uno primitivo se convierte en dos.N de la R: Bataille nos dice Existe un punto en el cual el UNO primitivo se convierte en DOS

A partir del momento en que hay dos, hay de nuevo discontinuidad de cada uno de

los seres. Pero el paso implica entre ambos una conciencia de continuidad.

El primero muere, pero en su muerte aparece un instante fundamental de continuidad de dos seres.


No podría aparecer la misma continuidad en la muerte de los seres

sexuados, cuya reproducción es, en principio, independiente de la agonía y de la

desaparición.

Pero la reproducción sexual, que pone en juego, y sobre la misma base, la dimisión de las células funcionales, hace intervenir, del mismo modo que en la reproducción asexuada, una nueva clase de pasaje de la discontinuidad a la continuidad.

El espermatozoide y el óvulo se encuentran en el estado elemental de

los seres discontinuos, pero se unen y, en consecuencia, se establece entre ellos

una continuidad que formara un nuevo ser, a partir de la muerte, a partir de la

desaparición de los seres separados. El nuevo ser es el mismo discontinuo, pero

porta en si el pasaje a la continuidad: la fusión, mortal para ambos, de dos seres

distintos.

Para poner en claro estos cambios, que pueden parecer insignificantes,

pero que están en la base de toda forma de vida, les sugiero que se imaginen

arbitrariamente el paso del estado en el que están ahora a un desdoblamiento

completo de su persona, al cual no podrían sobrevivir, pues las copias producidas

diferirían de ustedes de una manera esencial. Necesariamente, ninguna de esas

copias seria el mismo que ustedes son ahora. En efecto, para ser el mismo que

ustedes, una de las copias debería ser continua con la otra, y no, como es el caso,

opuesta a la otra. Hay ahí una extravagancia que a la imanaginación le cuesta

esfuerzo seguir. Pero si, al contrario, se imaginan entre uno de sus semejantes y

ustedes mismos una fusión análoga a la del espermatozoide y el óvulo, no les

costara esfuerzo representarse el cambio del que se trata.


No sugiero estas toscas imagenes con el propósito de introducir mayor

precisión. Entre las conciencias claras que somos nosotros y los seres ínfimos de

los que tratamos, la distancia es considerable. A pesar de ello, les pongo en

guardia contra el habito de considerar únicamente desde fuera a esos seres

ínfimos. Les pongo en guardia contra el habito de mirarlos como cosas que no

tienen existencia dentro. Ustedes y yo existimos dentro. Pero lo mismo sucede con

un perro o, en esta misma linea, con un insecto o con un ser aun mas pequeño.

Por mas simple que sea un ser, no existe un umbral a partir del cual aparezca el

existir dentro.

Este no puede ser resultado de una complejidad creciente. Si los

seres ínfimos no tuviesen, a su manera, y ya desde el comienzo, una existenciadentro, ninguna complejidad podría hacerla aparecer.


Pero no por ello es menor la distancia que existe entre esos animálculos y

nosotros. No podemos, pues, conferir un sentido preciso a las imagenes

horripilantes que les he propuesto. Tan solo he querido evocar, de manera

paradojica, los cambios infimos de los que se trata y que estan en la base de

nuestra vida.

En la base, hay pasajes de lo continuo a lo discontinuo o de lo discontinuo a

lo continuo.

Somos seres discontinuos, individuos que mueren aisladamente en

una aventura ininteligible; pero nos queda la nostalgia de la continuidad perdida."


PARA LEER MAS:EL EROTISMO DE GEORGE BATAILLE

Namasté !

Adriana

2 comentarios:

Andrés dijo...

Excelente texto. Me trajo a la memoria una frase atribuida a Platón que dijo que "La diversidad de las partes es condición necesario para la unidad en el todo."
un abrazo
Andres

Adriana Paoletta dijo...

Gracias por compartir el blog Andrés, agradezco tu sabia acotación
Saludos
Adriana