martes, 23 de diciembre de 2008

Jesús de Nazareth


El jueves pasado mis hijos se confesaron por primera vez en su primer año de catequesis. A través de ellos hemos vuelto a saborear el acercarnos inocentemente a Dios, a su silencio en medio de la iglesia vacía en donde la presencia inmanente de lo divino se siente detrás de nuestros pasos, a sus canciones y villancicos que celebran con alegría el encuentro con la Vida en comunidad.

Mi transitar por el catolicismo es un camino de dudas , éxtasis, alejamientos, retiros espirituales, grupos de acción católica, rebeldías nitzcheanas ( por mi formación en Filosofía y Letras ),acercamiento desde el otro lado de la orilla de Oriente, desde las prácticas del Yoga,en donde me reencontré nuevamente a través de mi formación como Instructora de Yoga en la Universidad del Salvador, bajo la mirada del gran filósofo y místico jesuita Ismael Quiles , con la confluencia entre Hinduísmo y el Cristianismo.

Desde una mirada intelectual siempre me cuestioné e investigué en las raíces profundas de cada religión, ya que en ellas está la semilla de Dios en la tierra.

Con el nacimiento de mis hijos me dí cuenta que el crecimiento en la vida espiritual, debe tener un marco de referencia exotérico(como lo define Wilber), ya que el encuentro con lo divino debe ser guiado desde niños, para que el camino de dudas, sufrimientos, enfermedades, desamores, no nos dejen con la sensación de desamparo, vacío moral y ético que padece gran parte de la Post- Modernidad. El encuentro con nuestro SER REAL nace de la fe en que hay algo más allá de nosotros.

Mi deseo para esta Navidad es que recuperemos la inocencia de poder sentir que el mundo es un lugar de luces y sombras ,entre las cuales nos movemos a veces sin cesar.
Esa inocencia nos permitirá reconocer en los ojos del otro,
el diferente, el que sufre, el que llora, el que calla, el que está solo,
el que ayuda en silencio, el que muere acompañado por alguien,
el que nace en los brazos de sus padres, el que agrede sin saber que se daña así mismo,
el que envidia no reconociendo su propio potencial, el que lucha por tener más y más,
sin comprender que su mayor riqueza está en su interior,
el que enseña, el que recoge la basura todas las noches,
el que trabaja sin descanso no pudiendo disfrutar de su familia( porque no tiene elección),el que lucha y reza en medio de la enfermedad,
el que ama PARA SIEMPRE siempre más...

A todas esas miradas inocentes ....Felíz Navidad!

Un abrazo de luz para todos

Adriana

Gracias Carolina por guiar con tu dulzura a mis hijos por el camino de Jesús.

10 comentarios:

Charo dijo...

Que el niñito Jesús nazca en el corazón de cada uno! Feliz Navidad para vos y tu familia!

Pedro dijo...

Hemos coincidido en el título del post.
Me alegra saber que ese espíritu sigue vivo en muchos hogares. Me da esperanza.

Un fuerte abrazo y mis mayores deseos de paz y felicidad.

Adriana Paoletta dijo...

Gracias Charo! que la inocencia nos ilumine siempre para educar a nuestros hijos en el CAMINO DEL AMOR.
Felíz Navidad!
Adri

Adriana Paoletta dijo...

Querido Pedro:
me inspiré en tu título ya que el hombre de jesús y su lugar de nacimiento dicen tanto que haz dado el pie para seguirte.
Felíz navidad!!!
adri

Bacdiras dijo...

Esa incocencia bendita, más allá de las formas. En todos partes. Al final ¿qué sendero hay mejor que otro? ¿cuál más útil que los otros?

Un besillo y Feliz Navidad.

Adriana Paoletta dijo...

Si Bac... todos los caminos religiosos, contemplativos nos conducen a mantener los valores de convivencia, a estar verdaderamente COMPROMETIDOS con el bien común y a buscar el infinito en nuestro interior.
Felices Fiestas!
Adriana

Surya dijo...

La vida no es significado;
la vida es deseo.
FELIZ 2009

Rodolfo Pardo dijo...

QUE LINDO POST Adriana!! la verdad te pasaste, felicidades a vos y toda tu familia en este año nuevo, les deseo mucha salud y y que el amor reine entre ustedes. un abrazo grande!!


rodikine

Adriana Paoletta dijo...

Garcias Surya por compartir este 2008. Un placer haberte conocido.
Un abrazo
adri

Adriana Paoletta dijo...

Hola Rodi:
Gracias, me alegra saber que te ha gustado. Felicidades para vos y tu familia. Un fuerte abrazo
Adriana