lunes, 7 de febrero de 2011

Un Viaje de Sanación 1


¿Cuándo comenzamos a sanar una enfermedad?.
Quizás jamás lo sepamos, pero algo se transforma en nuestro modo de entender el sufrimiento , cuando descubrimos que somos vulnerables. Esa fragilidad fragmenta, nuestra falsa percepción de un yo omnipotente, que se aisla para construirse, venciendo los miedos y separándose de esa unidad que llamamos TODO...DIOS...ARMONIA...AMOR UNIVERSAL.


¿Por qué mi cuerpo guarda en sus células, los rastros dolorosos , de una realidad que no comprendo?.
El pasado aún pesa, sin existir .Sin embargo, mi mente lo actualiza, con un torrente de recuerdos emotivos, que hacen que todo lo vivido, siga intacto, en algún lugar de la memoria. Y me aferro al ancla, que no me permite abandonar este antiguo puerto ,de historias ya vividas y consumadas. Mi cuerpo sigue anclado en esas culpas, en tristezas hondas y sencillas, de pesares que recuerdan ausencias, faltas, deseos, que ya sólo puedo dejar atrás, aceptando mi propia fragilidad.


¿Cuándo dejé de creer en mi propia bondad?. ¿Porqué creí que no iba a ser perdonado?.
¿Qué fue aquello, que me alejó tanto de mi corazón, que mi alma tembló escondiéndose de su propia luz y se fue ocultando del mundo ?.

Un día despiertas y descubres que has iniciado un viaje : un viaje en espiral, que te hará ascender y descender a través del tiempo, sumergido en algo que aún no comprendes, pero que tarde o temprano,, se irá revelando como un dibujo en el cielo de tu mente.
Y recorres toda la existencia, desde el adentro, que ahora duele, hacia el mundo que te sostiene. Y eres como una fuente de Vida, que descubre un secreto manantial, que habías olvidado y que ahora sacia tu sed.


En medio de ese paisaje majestuoso, te rindes, te arrodillas y descansas para mirar, que esa fuente brota infinitamente desde siempre. Contemplas como todo a tu alrededor , está bañado por ese franco resplandor, que abre sin medida su rayo.

Caminas en silencio, reconociendo que ese lugar , es TU LUGAR SAGRADO, donde puedes descansar del dolor, del pasado, de las presiones del futuro.

Descansa, hemos llegado, después de un largo viaje,... a entender el color verde de este campo, el amarillo de las margaritas, el rojo de la tierra bañada por el sol. Descansa, bajo el cielo, limpio y celestial, que reconoces como puerta hacia la suavidad infinita , de este amor, que nunca se consume en tus manos, sino que incansable y paciente, ... espera.


Y me dejo dejo guiar por las huellas del amor, por los signos del amor, por las manos del amor. Necesito despertar, para entender este caminar sinuoso, por lugares que aún no he visitado, pero se que en cada paso sanaré.

Caminemos juntos, para recuperar nuestro equilibrio interior. Caminemos juntos , mientras sostenemos la mano de quien sufre. Caminemos juntos hacia el manantial.

A mi hermana Romina ,que ha iniciado su viaje sanador , acompañada de toda su familia.
Adriana Paoletta

2 comentarios:

Marian dijo...

Precioso
sentido sobre todo
desde adentro
como sos vos ...

Luz del Alma dijo...

Va mi acompañamiento y admiración en éste maravilloso viaje.
Abrazo de luz radiante que ilumina el camino. Mirta