domingo, 13 de febrero de 2011

La espiritualidad en la vida cotidiana.


El camino hacia la liberación espiritual, es un trabajo cotidiano en el que purificamos, mediante la experiencia consciente, el sufrimiento que tenemos ,en nuestra relación con la vida.


El caminar hacia la trascendencia de la sensación separada , dolorosa y tensa , de estar solo, me llevará a entender , que caminando junto a otros, haré más bello este viaje tan largo como la vida misma.

Ayer me preguntaba, cómo es tan sencillo transmitir el camino del espíritu , a los más pequeños. Ante mi asombro, la armonía de un grupo totalmente heterogéneo en edades, clases sociales e intereses, pueden unirse en la búsqueda ,de la expresión feliz de nuestro SER.

Nuestro SER se expresa en colores, que transforman nuestra mirada. Al pintar, contemplar y admirar la naturaleza que nos rodea, contactamos con la capacidad de apreciar el maravilloso mundo viviente que nos acompaña.


Serenar el pensamiento, nos dará la oportunidad de escuchar y adentrarnos en aquella experiencia anhelada: la calma. Más allá del pensamiento, me espera una conciencia sin límites , que es pura felicidad.


Su puerta está cerrada desde el cuerpo, en sus tensiones que nos mantienen prisioneros, en sus deseos, que nunca se satisfacen. Por eso el yoga, entra por la puerta de tu cuerpo, para llamar a tu SER.

En la disciplina diaria, de un retiro abierto, entramos y salimos naturalmente de este estado de felicidad, a nuestro estado cotidiano , para relacionarnos libremente en comunidad.


La espiritualidad no se encuentra en técnicas excéntricas, ni en complejos ejercicios de ingenio, tampoco en el abandono de nuestra vida real.


Es como un rayo de sol, que baña todos los días nuestro cuerpo, sin que lo sientas. Es abrirme a estar, donde debo estar, siendo generoso conmigo mismo y con los demás.


Es acercarme al misterio, unidos por el amor, que nos dará la respuesta a todo lo que anhelamos.

Siempre juntos, para sanar el corazón y sentir la luz del sol a nuestro alrededor.

Adriana Paoletta