miércoles, 23 de febrero de 2011

El poder de la visualización.Ejercicio de la rosa.

Hay un poder tan sutil como el aroma de una rosa, el poder nuestros pensamientos. No soy una amante de la New Age, cuya filosofía, encarna muchas veces el anverso del materialismo, llevado a lo espiritual, en donde el poder del individuo lo condenará o lo salvará, creyendo ingenuamente que controlamos magicamente todo lo que nos pasa.

La verdad es otra. Somos seres atravesados por el sufrimiento , la impermanencia de todo lo existente y a la vez en interdependencia con infinidad de seres y sucesos que escapan al limitado entendimiento humano.

Hace unos meses, caminando por la orilla del mar, Mi hijo Gabriel ,encontró una rosa blanca, tan banca como la espuma del mar. Y pensó en llevársela a su tía, para que la arrojara al mar con un deseo.

No hay tiempo ni espacio a nuestro alrededor, somos seres eternos, que prisioneros de nuestro cuerpo, entendemos limitadamente nuestra relación con nuestro Ser, que es cuerpo, mente y alma.

Un niño, quizás está más abierto a entender este paradigma, no desde la razón , sino desde su sabiduría intuitiva.

Caminó seguro con su rosa blanca en la mano, pensando que entre sus dedos, sostenía un delicado tesoro , para alguien que lo necesitaba.


Romi pidió un deseo, emocionada por ese don recibido de la virgen del mar. Las rosas son el símbolo de espiritualidad femenina, de la Virgen, que consuela y protege.

Intuyo que Romi en esa oportunidad, no pidió nada para si, sino todo para sus hijos y su familia.

Hoy esa rosa que mi hijo llevó por ella, está en su corazón, pura, resplandeciente y luminosa, emanando la más bella de las fragancias.

Visualización de la Rosa.

Ahora , te sientes, totalmente protegido/a, por esa rosa blanca en el centro tu alma.

Observa como abre sus pétalos a medida que respiras y te relajas.

Respira profundamente y descubre como esa fragancia es cada vez más bella, cautivante y relajante.Concéntrate en tu respiración.

Permite que tu mente se abra para recibir en su centro, la imagen de la rosa. Pura, luminosa y suave. Observa la delicadeza de sus pétalos, la blanca tersura de cada pétalo.

Anímate a sentirla más profundamente, tócala con tu mente, mientras su aroma envuelve tu cuerpo, delicadamente.

Imagínate tocando cada parte de tu cuerpo que quieras sanar. Toca conscientemente cada zona de dolor, cada herida, con la suavidad de sus pétalos.

Viaja hacia el interior de tu cuerpo y reconfórtalo, con esta suavidad perfumada, siente su protección ,su cuidado, su amor infinito.

Relájate profundamente, respirando. Visualizando la caricia sanadora de esa rosa blanca.

Mira profundamente dentro y déjate sanar por su poder celestial. Percibe el perfume que emana de su centro de luz.

Ahora contempla. Hay alguien que sostiene la rosa con sus manos. Ya no tienes que hacer nada, sólo déjate sanar, por tu médico interior, por la presencia que ahora descubras . Mira sus manos, su rostro y su mirada compasiva y alegre.

No temas, estoy aquí para sanarte. Repite varias veces conmigo ,internamente desde el corazón: Estoy sana. Soy la luz que sana.

Siente como las palabras se siembran en tu corazón, como alimento para tu rosa , en el proceso de sanación.

Relájate, disfruta calmadamante de la fragancia de la rosa . Déjate sanar por tu médico interior, por tu madre sanadora. Siéntete totalmente protegido/a y en paz.

Paz en tu corazón. Paz en tu corazón. Paz en tu corazón.

Y así sera.

Adriana Paoletta.
Dedicado a mi hermana Romina que hoy inicia su tratamiento y a todos aquellos que están atravesando un proceso de sanación.