viernes, 28 de enero de 2011

Un viaje consciente en autobús.


Ayer, regresaba en autobús desde Buenos Aires, y observaba , en la terminal de Retiro de Buenos Aires, todo un mundo de rostros, mendigos durmiendo, niños esperando a sus padres, ancianos aguardando con su equipaje, jóvenes con sus mochilas, para aventurarse de viaje.

Cada uno de nosotros , estaba atento al altavoz , para saber, desde qué plataforma partían nuestros micros.

Una mujer mayor,de piel dorada por el sol y el tiempo, me preguntó si sabía dónde llegaba su autobús hacia Gualeguaychú. Miré su boleto y le respondí, que debíamos escuchar las indicaciones del altavoz. Luego me levanté, ya que era la hora de mi partida.

Caminé entre la gente,buscando atenta las plataformas de salida .Atenta al altavoz, pude oír: "pasajeros a Gualeguaychú, hora diez , veinte, salida por plataforma 43".

Y me pregunté ,- ¿lo habrá oído?. Y sin pensarlo tomé mi bolso y entre la multitud, traté de hallar a esa mujer , sin saber si recordaría su rostro. Caminé varios metros entre la gente , tratando de reconocerla, entre la infinidad de rostros que esperaban y caminaban por la estación .

Y allí estaba, sentada, mirando su billete de autobús. Como perdida, entre tantos viajeros.

-Ya anunciaron su viaje-, le dije,- parte por plataforma 43-.

-¿Usted va a Gualeguaychú también?-,me preguntó sonriendo y sorprendida . -No, me encantaría, pero viajo a Pinamar . ¡Qué tenga un hermoso viaje de regreso!-le dije.

-Usted también , muchas gracias!-

Y me alejé de ella rápidamente buscando mi autobus, que justamente llegaba a la plataforma , para emprender mi viaje de regreso al mar.


Por la ventanilla, miré todo a mi alrededor, la Villa 31 de Retiro con sus paredes de colores, sus callejuelas sinuosas, los edificios antiguos, el borde del río, las grúas, los árboles,... la ruta , que poco a poco , se fue convirtiendo en esa bella llanura verde, en donde el horizonte es infinito y los animales pastan hasta el atardecer.


Mi mente viaja, conscientemente, de instante a instante.Mi ser contempla, en silencio la línea verde del horizonte, donde se unen el cielo y la tierra.

Adriana Paoletta

1 comentario:

susana dijo...

Hola Adri!, soy Susana.Siempre leo tus pùblicaciones pero hacía un montón que no comentaba.Este "viaje consciente en micro", es muy fuerte. Me conmueve lo profundo y sencillo. El jueves hice un "viaje cosciente" cuando fui a pedir turnos a un hospital.Qué experiencia que nos hace sentir tan bien y que genera fuerza...Comparto un pedacito de una publicación de Reiki Energía Sanadora que ha hecho Juan.
"En todo momento estás eligiendo y decidiendo manifestar,crear y experimentar algún aspecto dentro de tu ser. Y son tus aparentes relaciones con los demás las que te permiten conocerte a ti mismo"...
"Los otros son ángeles y milagros, convocados por ti mismo en tu sendero hacia tu ser real" Adriana, gracias!!Te quiero mucho, Susana Valer