sábado, 8 de enero de 2011

Nací para conocerte,mi amada libertad.

Caminamos sin rumbo. Caminamos por caminos ya trazados por otros. Recorremos el mismo lugar sombrío y angustiante, sin entender porqué hemos sufrido. Y esta culpa ,que no podemos abandonar, por llevarla atada a nuestra cintura ,como una piedra tan pesada que impide nuestra libertad.

Desde muy niña, supe, que a esta libertad , me debía para siempre. Libertad que no me impidió amar , casarme, tener hijos, trabajar de lo que amo, estudiar incansablemente, aprender de mis maestros, respetar a mis padres, respetar a los ancianos y cuidar de los enfermos. Esa adorada libertad, está tan adentro, que nadie la puede ver, ni tocar.

Aunque te hayas sentido prisionero, del peor de los tormentos, de la relación más dolorosa ,de la enfermedad más invalidante ...no temas...confía en tu instinto , para escapar lejos de todo sometimiento, maltrato, odio, ignorancia, hambre , injusticia, desamor, enfermedad.

Levántate y camina, sobre tus propios pasos y comienza a amar , entregándote a quien merezca tu amor, tu respeto, tus caricias. No dudes jamás de ella, escribe su nombre , en cada rincón, en cada sensación de dolor , en cada silencio ,que te recuerde , que está aquí ... Déjate enseñar por ella.

Adriana Paoletta

A mi profesora María Rosa Pereyra, que a mis trece años ,me enseñó a confiar en mí misma, a través de este poema de Paul Eluard . En su memoria.

Sobre mis cuadernos de colegial
Sobre el pupitre y los árboles
Sobre la arena sobre la nieve
Escribo tu nombre

Sobre todas las páginas leídas
Sobre todas las páginas en blanco
Piedra, sangre, papel o ceniza
Escribo tu nombre

Sobre las imágenes doradas
Sobre las armas de los belicosos
Sobre la corona de reyes
Escribo tu nombre
Sobre la selva y el desierto
Sobre los nidos sobre las retamas
Sobre el eco de mi infancia
Escribo tu nombre

Sobre las maravillas de las noches
Sobre el pan blanco de los días
Sobre las temporadas desposadas
Escribo tu nombre

Sobre todos mis trapos de azul
Sobre el estanque sol enmohecido
Sobre el lago luna viva
Escribo tu nombre

Sobre los campos sobre el horizonte
Sobre las alas de los pájaros
Y sobre el molino de las sombras
Escribo tu nombre

Sobre cada soplo de aurora
Sobre el mar en los barcos
Sobre la montaña lunática
Escribo tu nombre

Sobre la espuma de las nubes
Sobre los sudores de la tormenta
Sobre la lluvia gruesa e insípida
Escribo tu nombre

Sobre las formas que centellean
Sobre las campanas de los colores
Sobre la verdad física
Escribo tu nombre

Sobre las sendas despertadas
Sobre las carreteras desplegadas
Sobre los lugares que desbordan
Escribo tu nombre

Sobre la lámpara que se enciende
Sobre la lámpara que se apaga
Sobre mis casas reunidas
Escribo tu nombre

Sobre el fruto cortado en dos
Espejo y mi habitación
Sobre mi cama vacía
Escribo tu nombre

Sobre mi perro codicioso y tierno
Sobre sus orejas elaboradas
Sobre su pierna torpe
Escribo tu nombre

Sobre el trampolín de mi puerta
Sobre los objetos familiares
Sobre el mar del fuego bendito
Escribo tu nombre

Sobre toda carne concedida
Sobre la frente de mis amigos
Sobre cada mano que se tiende
Escribo tu nombre

Sobre el cristal de las sorpresas
Sobre los labios atentos
Bien sobre el silencio
Escribo tu nombre

Sobre mis refugios destruidos
Sobre mis faros aplastados
Sobre las paredes de mi problema
Escribo tu nombre

Sobre la ausencia sin deseos
Sobre la soledad desnuda
Sobre las marchas de la muerte
Escribo tu nombre

Sobre la salud vuelta de nuevo
Sobre el riesgo desaparecido
Sobre la esperanza sin recuerdos
Escribo tu nombre

Y por el poder de una palabra
Reinicio mi vida
Nací para conocerte
Para nombrarte
Libertad

1 comentario:

Mar dijo...

Que hermoso !!
Felices días.
Mar