lunes, 1 de noviembre de 2010

Buscándome

Abro la puerta de mi estudio y con una sonrisa recibo a cada alumno que viene hasta mí , recomendado por algún amigo o pariente. Lo notable es que el común denominador de sus expectativas para con el Yoga es su búsqueda interior.

¿Pero qué hemos perdido que necesitamos encontrar?.

En las filosofías orientales se habla siempre de ilusión, MAYA, un velo que perturba nuestro conocimiento y no nos permite percibir la realidad tal cual es. Maya adopta diversas formas: sensación de estar aislado, compulsión por los placeres sensoriales, adicciones, miedos de todo tipo, sensación de sentirme poderoso y tener el control de todo, tristeza, avaricia, soberbia, enojo... la lista es interminable y pasa por nuestra mente unos cientos de veces por día, perpetuando este estado de separación con mi ser y la realidad.

Todos los grandes maestros tuvieron que lidiar con la ilusión,pasaba ante sus ojos, para crear en ellos el temor, la desesperanza, una falsa felicidad basada en la búsqueda incesante de objetos materiales, de lugares de poder, que se encargaron de rechazar y disolver.

"Sed como niños", decía el maestro de Galilea, confiados en que pueden tener todo lo necesario en ustedes. Y disfruten de ello.

Mi búsqueda personal, tiene que ver con esta sencilla palabra: recuperarme.

Recuperarme día a día, cuando soy tomada por el enojo, por la desdicha, por la soberbia que cree saberlo todo. Recuperarme del sentirme aislada, en un mundo sin amor y sin esperanza . Recuperarme del falso poder en el que nos educan, creyendo que podemos vencer a la muerte , ocultándola de nuestra mirada.

Y fluir en cada instante de vida ,con atención, para dejar que quien mire, detrás de mis ojos, sea la conciencia pura.

Dejarme guiar como un niño por ella, confiar y abrir los ojos para ver todo mi jardín florecido.

Compartir en comunidad esta bienaventuranza , que todos tenemos sin saberlo. Y a pesar de que el tiempo pasa, tomar la mano fugazmente de quienes envejecemos sin saberlo, siendo conscientes de lo valioso de este momento.

Recuperarnos de este sueño ,que es más letal que la muerte y vivir abriendo el corazón al encuentro profundo contigo mismo, para entender que no estás solo en este viaje.

Puedes sostenerte en equilibrio sobre tus propios apoyos , aunque el cuerpo duela y la mente parezca no entender...

Espera en silencio y busca,... muy adentro, detrás de todo el sufrimiento... y recupera , tu Conciencia PURA.

Adriana Paoletta