jueves, 6 de agosto de 2009

Terapia con tu propia banda sonora cerebral


¿Podemos usar la música como terapia? Es la pregunta que se han hecho los investigadores del Departamento estadounidense de Homeland Security's Science & Technology Directorate (S&T). Para averiguarlo han llevado a cabo un estudio de neuro-entrenamiento bautizado "música cerebral", que genera melodías a partir de las ondas cerebrales de cada sujeto para tratar enfermedades comunes como el insomnio, la fatiga y los dolores de cabeza.

En concreto, a partir de las señales cerebrales se crean dos únicas composiciones musicales, de 2 a 6 minutos de duración cada una, destinadas a activar la respuesta natural del cuerpo. Una de ellas promueve la relajación y reduce el estrés, mientras la otra potencia el estado de alerta, mejorando la concentración y la toma de decisiones. La melodía de relajación puede sonar como una "melódica y suave sonata de Chopin", mientras que la pista de alerta recuerda más a Mozart, asegura Robert Burns, coordinador del proyecto.

Después de haber traducido a música las ondas cerebrales, a cada persona se le asigna un horario específico de audición de su “banda sonora cerebral”, personalizado para su entorno de trabajo y necesidades. Si se utiliza correctamente, aseguran sus creadores, la música puede aumentar la productividad y los niveles de energía, o potenciar una respuesta natural al estrés corporal.

Posdata:

Para aquellos que se inician en la meditación y encuentran dificultades en la atención plena y en los ejercicios de concentración les recomiendo una forma sencilla de lograrlo. Armar tu propia banda sonora que reuna dos cualidades: que sea instrumental(sin letra) y que no tenga reminiscencias emotivas. Duración : 5 minutos.
  • Elegir una música instrumental y armónica.
  • Adoptar una postura cómoda.
  • Concéntrate en la música sin que ningún pensamiento te distraiga. Son sólo 5 minutos para ti.
  • Conviértete en la música. Sé uno con ella.
Realiza esta meditación al levantarte y antes de acostarte . No dudes en repetirla cada vez que te sientas estresado. A medida que progresas, practica progresivamente la atención plena, esta vez sobre la música descubre los matices, el sonido de cada instrumento, la melodía de cada uno y luego como si fueras un gran director de orquesta observa como se suma cada uno de los instrumentos armónicamente para lograr la melodía final. Recuperarás de esa manera la calma en tu mente y reconocerás que el todo y las partes son en definitiva interdependientes.

Namasté!
Disfruta de tu sadhana!

No hay comentarios: